Mostrando entradas con la etiqueta brock lesnar. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta brock lesnar. Mostrar todas las entradas

lunes, 11 de junio de 2018

Brock Lesnar vs Roman Reigns, Steel Cage Match, WWE The Greatest Royal Rumble




En el anterior post publicado en el blog, comentamos la lucha entre Brock Lesnar y Roman Reigns en WrestleMania 34. Dijimos que la lucha no había sido tan mala, pero sí que estaba todo hecho de una manera muy rara, muy poco eficaz.

Unas semanas después, WWE tenía un evento en Arabia casi tan importante como WM. Porque la empresa ha firmado un acuerdo con ese reino para presentarse allí regularmente durante los próximos 10 años, a cambio de 200 millones de pavos. Este hecho, sumado a la cantidad que la Fox le va a pagar por emitir Smackdown a partir de 2019, que debe ser como el doble de lo que está recibiendo actualmente, constituye una situación financiera excelente para la compañía, y además, muy diversificada. Vince debe ser un genio, si ha convertido este espectáculo circense en algo que merece tanto dinero.

Supongo que por eso Vince aceptó las excesivas exigencias de Brock Lesnar para renovar su contrato. Realmente, hoy en día, podría pagarle mucho más. Y le necesita. En eventos como este, tienen que estar los mejores, y no hay muchas estrellas jóvenes que atraigan al público. En Arabia, además del roster principal y algunos luchadores de 205 Live y NXT, estuvieron Lesnar, Undertaker, Chris Jericho, Rey Mysterio, Shane McMahon, Triple H, John Cena, The Great Khali, Kurt Angle y Mark Henry.

En ese evento, Roman Reigns y Brock Lesnar se volverían a enfrentar, con el título máximo, de nuevo, en juego. Entonces, yo pensé que ese había sido el motivo de que Lesnar retuviera en WrestleMania. En Arabia, alejados del odio que se cultiva en Internet, los aficionados darán su amor a Roman sin ningún tipo de dudas. Además, en ese evento, la lucha tiene lugar dentro de una Steel Cage, de manera que Reigns podría vencer a Lesnar sin tener que cubrirlo. De hecho, aunque antiguamente las Steel Cages era muy importantes, hace tiempo que se usan para dar victorias a luchadores sin que el contrincante quede en mal lugar. Así, si Roman Reigns tenía que convertirse en campeón, The Greatest Royal Rumble era un lugar propicio. No fue así.

Antes de WrestleMania, se había empezado a cuajar un storyline, según el cuál, Lesnar se presentaba en WWE cuando le daba la gana, y Vince se lo permitía todo. Tras caer derrotado en el mayor evento de todos, Roman volvió a hacer referencia a este asunto, que obviamente, nunca ha funcionado entre los aficionados.

Básicamente, durante semanas, el ex miembro de Shield apareció para hablar de Lesnar, para decir que él merecía ser campeón, y que Brock está en la posición en la que está gracias al hecho de que es un "Vince Guy", un chico de Vince, y que se ve beneficiado por ser del agrado del chairman. Y es una storyline que me enfada hasta a mí, que suelo verlo todo con gran distancia.

Ni siquiera porque sea verdad o mentira. Porque es una storyline, y no tiene que ser real. Pero es que no lo es ni en la ficción. Porque Lesnar es el bicho más dominante de la historia. Ha vencido a todos y a todo, sin usar una maldita trampa, humillando a grandes luchadores, incluso. ¿Cómo puedes poner en duda su posición y su título, independientemente de que se salte algún Raw o no, si aniquila a todo el mundo fácilmente?

Incluido Roman Reigns. Porque Lesnar le pegó una paliza incontestable en WrestleMania, y da igual la reacción del público. Porque, recordemos, todavía, en el kayfabe, las luchas son reales. Entonces, en un mundo en el que las luchas son reales, ¿Cómo puedes poner en duda a aquél que te ha dado un palizón de ese tipo?

A no ser que se salga del kayfabe, y critique a Vince y Lesnar por acordar que se mantenga como campeón, en contra de todos los planes, y apareciendo mucho menos en TV ahora. Pero entonces es más ridículo todavía, porque, fuera del kayfabe, en un mundo en el que se puedan criticar las elecciones incorrectas, él sería el más criticable, y el principal "Vince Guy". Entonces, ¿Qué es esta storyline, que no se mantiene por ningún sitio y desde ninguna perspectiva?

Como veremos a continuación, Lesnar ganaría la Steel Cage en The Greatest Royal Rumble. Pero lo haría al caer ambos fuera de la jaula, por ser él el que tocó primero la arena. Ahora, Roman tenía una excusa para decir que no era campeón por culpa del poder beneficiando a Lesnar. Y es más estúpido aún. Porque, cualquiera que viera la lucha, sabía que Reigns había aplicado una Spear a Lesnar, y habían salido despedidos de la estructura, tocando primero el suelo la espalda del campeón. Pero Reigns argumentó que la victoria debería ser para el primero en poner los pies en el suelo, y los pies de Brock aún estaban sobre el trozo de metal que se levantaba unos palmos del suelo, cuando los suyos estaban ya tocándolo. Qué tontería. ¿Quieres defender que debes ser el campeón por encima de una bestia invencible, por algo tan rebuscado como eso? Si esa promo la hace un rudo, sería correcto, pero, ¿Por qué la hace Reigns? Un héroe no debería querer ser campeón sin ser capaz de vencer a su contrincante.

Sobre la lucha, cabe destacar, como digo, la reacción del público árabe, muy a favor de Roman. El combate no está mal, es mucho más reñido que la de WrestleMania, con Super Man Punches del aspirante, contra los súplex de Lesnar. Hay intentos de huida de la jaula que no están mal, uso de sillas, y un momento bueno en el que Heyman le cierra la puerta en la cabeza a Roman, después de una buena Power Bomb de este.

Reigns consigue lanzar a su oponente una y otra vez contra la jaula, hasta que aplica Spear y salen volando ambos, como comentaba antes. La Espalda de Brock es lo primero que cae, si bien hay metal entre el suelo y él, y es proclamado ganador sin duda alguna por los referees. La sensación es que la lucha podría haber sido bastante buena si hubiera seguido adelante.

No sabemos si Roman será el elegido para vencer a Lesnar, o cuanto tiempo durará este en WWE y con cuánta frencuencia luchará. Lo seguiremos comentando.

Puntuación: ***1/4

sábado, 9 de junio de 2018

Roman Reigns vs Brock Lesnar, WWE WrestleMania 34




Teníamos, todavía, pendiente, el main event de WrestleMania 34: la lucha entre Roman Reigns y Brock Lesnar por el Campeonato Universal de WWE. Un tema polémico, por las reacciones del público frente al de origen samoano. WWE se empeña que en sea la cara de la empresa, pero una buena parte del WWE Universe no lo quiere.

Se dice que es un caso similar al de John Cena. Pero hay matices importantes. La mitad del público, los seguidores más hardcore, normalmente varones de cierta edad, lo odiaban. Pero la diferencia con respecto a Reigns es que la gente odiaba a Cena, no a la empresa. Llenaban las arenas por verlo perder, por cantar en su contra, por el sueño lejano de que hubiera un nuevo campeón. Y, finalmente, tras muchos años y un millón de grandes luchas, todo el mundo respeta a John. Aunque canten "John Cena Sucks", ya no creen que apeste, es sólo un rito.

El problema con Reigns es que, cuando la gente pita, no le pita a él. Pita a la empresa. Ni siquiera van a los estadios a verle perder. No les importa si gana o pierde, lo único que ocurre es que no quieren verlo. No es lo mismo.

En realidad, esta reacción tampoco es tan explícita ni unánime. Los medios especializados en wrestling no suponen el epítome paradigmático del periodismo. Se comportan como fans, se retroalimentan con los siempre violentados comentarios y tweets, y repiten y traducen rumores como si fueran noticias reales. Son capaces de mostrar a unos pocos seguidores dejando el estadio en Backlash, y de crear una gran polémica desmedida sobre el hecho de que WWE está en la ruina. Pero cada vez llega más pasta a los bolsillos de Vince.

Porque Reigns tiene muy malas reacciones el los grandes eventos, sobre todo en las ciudades con más tradición de Wrestling. Pero en los programas de Raw, y en los eventos en el extranjero, y probablemente, en los eventos en vivo, Roman tiene reacciones mucho mejores, y seguramente está vendiendo mucho merchandising.

Además, WWE ha hecho un buen trabajo manteniéndolo durante buena parte del año alejado del título, para que la gente no se canse de él. Pero, cada año, cuando llega WrestleMania, está en el puesto más alto. Y los fans que acuden a WrestleMania son tipos a los que no les cae muy buen  este luchador. Son los que más pagan, a los que más les gusta el wrestling, y por tanto, los que más odian a Roman Reigns. Entonces, cada año, ver el main event de WrestleMania se está convirtiendo en algo muy desagradable, muy triste, muy violento. Si, antes, el final de un WrestleMania era un momento para enmarcar que quedaba en el subconsciente colectivo, últimamente está siendo muy oscuro.

WWE tiene que hacer algo con esto. Se dice que Vince es un cabezón, que no da su brazo a torcer, y se empeña en tener como estrella de la compañía a una persona a la que no quiere nadie. Pero, en realidad, no acaba de arrancar. No acaba de convertirse en el gran campeón, en vencer a todo el mundo. Y las medias tintas tampoco son buenas. O se le abandona al midcard definitivamente, o se le da el título para meses y meses. Pero no se puede hacer lo que se está haciendo.

Porque si fuera campeón durante un año, ahora sí, la gente esperaría cada programa para verle perder. Pero no ocurre, y no acaba de cuajar la cosa. En Backlash 2018, WWE nos dio un main event entre Roman Reigns y Samoa Joe, con NADA en juego. La gente no se fue porque estuviera harta de WWE. Se fue porque no había motivo para quedarse, y así se ahorraban los atascos de después del evento.

Porque no había título en juego. Ni una rivalidad. Ni una posibilidad futura, ni una estipulación. Ni siquiera era una lucha nueva: había ocurrido muchas veces en RAW. Da igual la calidad del combate. ¿Para qué te vas a quedar? WWE tuvo la oportunidad de poner un AJ vs Nakamura en el main event,  de darles tiempo y un buen final, y así, convertir a Backlash 2018 en el día de la gran lucha histórica entre estos dos guerreros. WrestleMania y The Greatest Royal Rumble habían tenido muchas estrellas de tiempo parcial, y Money in the Bank tendrá dos luchas de escaleras, y a Ronda Rousey. Backlash podría haber significado algo, podría haber pasado a la historia si se hubiera usado la cabeza. Pero no hay de eso. Nadie recordará, jamás, WWE Backlash 2018.

En el próximo post hablaremos de la siguiente lucha entre Roman y Lesnar, en Greatest Royal Rumble. Y, entonces, nos referiremos también a ese ridículo storyline en el que Roman dice que Brock es campeón porque es un "Vince McMahon Guy". Pero hoy vamos a centrarnos en el main event de WrestleMania 34.

En WrestleMania 31, Roman Reigns se presentó como aspirante al título de WWE, en manos, entonces, de Brock. Tuvieron una lucha muy interesante, muy buena, que fue rematada por la aparición sorpresiva de Seth Rollins que, cobrándose el maletín de Money in the Bank, se unió a la contienda, la convirtió en una Triple Thread Match, y la ganó. Fue un gran final de WrestleMania, de esos que ya no existen, por lo que hemos comentado anteriormente.

El caso es que las cosas entre Lesnar y Roman Reigns se quedaron a medias. Y no se movieron hasta mucho tiempo después. Hubo luchas titulares en las que ambos estuvieron presentes, pero no solos. Hasta que llegó la temporada de WrestleMania 34. Lesnar, es campeón desde que derrotara a Goldberg en WrestleMania 33, y Roman se ganó su plaza de aspirante al salir ganador de una Elimination Chamber. La historia entre ambos podría, de esta manera, terminar.

El contrato de Lesnar acababa tras WrestleMania 34. Y como había hecho un par de años antes, empezó a hacerse fotos con Dana White, y a especular con un posible regreso a UFC. Seguramente ese regreso se dará, pero lo más probable es que Lesnar lo compatibilice con sus luchas en WWE. Porque es Lesnar, y la gente como él, puede hacer lo que quiera en la vida. Honor a quien honor merece.

Los medios de comunicación dieron por hecho que Brock se iba de WWE. Sus luchas previas en House Shows fueron muy cortitas, simples squashes. Y también se ausentó de varios programas de RAW para los que estaba anunciado. Todo era, en realidad, una estrategia para sacarle más pasta a Vince, y para conseguir más libertad para luchar en MMA. Y consiguió ambas cosas. Con su nuevo contrato, y con la enorme cantidad de dinero que se va a llevar por cada aparición, es probable que sus apariciones, a partir de ahora, sean contadas.

Pero sigue siendo campeón. Porque ganó su combate frente a Roman Reigns en WrestleMania. Dado que la renovación se llevó a cabo pocas horas antes del evento, es posible que este resultado fuera un cambio de última hora. Quizás, por eso, la lucha quedó tan rara. La familia de Roman Reigns estaba en las primeras filas. Se dijo en su día que se enfadaron mucho con la derrota del chico en WrestleMania 31. Y son todos muy grandes y fuertes. Esta vez, el disgusto sería aún peor, aunque antes, en la noche, habían podido ver a Nia Jax convertirse en campeona al vencer a Alexa Bliss, con esa interesante historia que tuvieron relacionada con el Bullying.

Creo que hubiera sido buena idea que la historia acabara así, con Reigns venciendo a Lesnar y convirtiéndose en Campeón Universal. Ya sé que enfadaría a mucha gente, pero es lo lógico para la historia. Es posible, tal y como están avanzando las cosas, que eso ocurra, finalmente, en SummerSlam.

Creo que la lucha entre Roman y Brock en WrestleMania no es tan mala como se dice. Y tampoco la reacción primaria del público hacia ambos es tan negativa. Creo que va empeorando, porque nadie entiende la historia que se está intentando contar. Y eso es porque no se está contando bien, o porque la gente iba muy predispuesta a ver a Roman ganar y a enfadarse por ello.

La cosa no empieza mal. Roman ataca con buenos KO Punchs, seguramente intentando emular la estrategia que llevó a cabo en WrestleMania 31, y gracias a la cual, pudo presentar batalla ante el aparentemente invencible Lesnar. Como entonces, consigue lanzarlo contra el poste, aumentando su dolor en la cabeza.

Brock está fuerte. Hoy pega especialmente duro. Hay un rodillazo que casi mata a su rival. Pero comienza a aburrir al público con su súplex city.

Después de un pequeño comeback de Roman, con los citados KO Punchs, Brock lo agarra y aplica F5. Como no es suficiente para ganar, aplica un montón de ellos. Cada vez que Reigns se recupera, el público se enfada un poquito más.

Porque, a estas alturas, los aficionados tienen la idea de que Reigns va a soportar lo que no ha soportado nadie, ganar el título y proclamarse Super Saiyajin Legendario. Lesnar aplica un F5 sobre la mesa de comentaristas, y más sobre el ring. Como Roman no se rinde y Brock está muy enfadado con la reacción del público, se quita la codera y pega codazos a su contrincante como si esto fuera un combate de MMA. Le abre una brecha en la frente, y la cara de Roman queda sumida en un mar de sangre.

Con la cara roja, Reigns aún tiene un gran comeback final, con el que consigue aplicar dos Spears. El público teme que gane. Cuando va a por la definitiva, se impulsa dos veces contra las cuerdas, como hizo cuando derrotó a Undertaker, pero es recibido con un nuevo F5, que ahora sí, acaba con toda su resistencia. Hay que decir que el público reacciona muy buen con el comeback final de Reigns.

La lucha no está mal. Al menos tiene una historia, que es más de lo que pueden decir la mayoría de las luchas. Pero les enta y... rara. Desde luego no es lo que quería ver la grada.

Puntuación: ***1/4

sábado, 10 de marzo de 2018

Brock Lesnar vs Kane, WWE Live Event on Chicago 03/03/2018



El combate que comento hoy no es muy interesante, pero me da pie para hablar de algunas cosas sobre la relación entre WWE y Brock Lesnar.

Brock Lesnar es Campeón Universal de WWE desde WrestleMania 33, cuando venció a Bill Goldberg. Hasta ahora, ha mantenido el campeonato en su cintura, aunque se prevé que lo pierda en WrestleMania 34, ante Roman Reigns, en la revancha de WrestleMania 31.

Brock Lesnar nunca había luchado contra Kane, hasta que coincidió con él en una Triple Amenaza por el título en Royal Rumble 2018, con Braun Strowman también involucrado. En realidad, Kane sólo sirvió como saco de boxeo de los otros dos.

Pero en un House Show de unas semanas después, Lesnar debía defender su campeonato en una lucha en Singles frente al Monstruo Rojo. Sería la primera vez en la historia que ocurriría tal cosa. Y, aunque el combate no vale nada, que ocurriera ya es bastante, teniendo en cuenta como está la cosa entre WWE y Brock Lesnar. Se temía que el campeón no asistiera.

La lucha duró unos 30 segundos. Kane comenzó golpeando, pero en seguida se llevó dos Súplexs por parte de La Bestia. Al levantarse, Kane intentó llevar a cabo un ChokeSlam, pero Lesnar se libró, le pegó un F5, y se lo cargó, ante la mezcla de aplausos por su poder, y abucheos por la decepción de ver un combate tan corto. Por supuesto, la lucha se queda en cero estrellas, y una pequeña humillación para Kane, que, en cualquier caso, trabaja ese papel muy bien.

Y una semana después, pasaría lo mismo en una lucha entre Lesnar y The Miz, aunque en este caso, tiene mucho más sentido. Pero solo es un síntoma más de lo que ocurre con Brock Lesnar en WWE. Hay que plantearse la posibilidad de que se vaya de la empresa. ¿Será eso algo malo?

En 2012, después de una gran carrera en UFC, Lesnar volvió a WWE y tuvo algunas grandes peleas, utilizando toda su energía de luchador de MMA. Sus rivalidades con John Cena, Undertaker, Triple H, CM Punk o Roman Reigns nos dieron muy buenas luchas. Pero en 2016, le tocó renovar un nuevo contrato, y la cosa, después de eso, no fue igual.

El otro día vi el sueldo de los luchadores de WWE en SuperLuchas, y quedé sorprendido por lo que gana Brock Lesnar. Se lleva 10 millones fijos, más varias variables dependiendo de los main events en los que esté, y la posibilidad de usar el avión privado de la empresa, y otras cosas... Al final, su sueldo anual suele rondar los 13 millones.

En sus combates hay algunas limitaciones de tiempo. En los house shows, una lucha suya no puede durar más de 5 minutos. Pero, aunque no pone nada sobre sus luchas en PPV, es obvio que debe tener una clausula que limita suremuneración en función de la duración de la lucha, o algo así.

Desde 2016, casi todas las luchas de Lesnar han sido muy cortas. Ha hecho cosas muy interesantes, pero todas han dependido de bookeos inteligentes. Sus luchas frente a Randy Orton, Bill Goldberg o Samoa Joe cuentan buenas historias. Pero su mejor lucha en esta temporada, sin duda, es la Fatal Four en SummerSlam 2017, con Joe, Reigns y Strowman. Casualmente, buena parte del combate se la tiró Lesnar en Backstage, recuperándose de la bestialidad de Strowman. Tengo claro que fue una excusa para cumplir con el límite de tiempo que puede estar sobre el ring.

Mientras que en 2013 o 2014, teníamos mucha ilusión por los combates de Lesnar, ahora ya no interesan nada, a nivel de calidad. Cuando hay un buen bookeo, salen cosas chulas, pero cuando no lo hay, tenemos combates como los que disputó con Ambrose o Strowman, que no valen nada. Lo de Braun es doloroso, porque esa rivalidad requería mucho más.

Entonces, teniendo en cuenta esos 13 millones de dólares que cobra, nos planteamos si sería mejor verlo fuera. Porque con ese dinero, WWE puede contratar a quien sea. Hay un tira y afloja, con Lesnar faltando a Raw, teniendo estos squashes, y haciéndose fotos con Dana White. Por su parte, WWE ha filtrado una posible reunión con Fabricio Werdum. Esto, sumado a la contratación de Ronda Rousey, es una forma que WWE tiene de decirle a Lesnar que ya no le necesita.

Ya se asegura, casi, que Lesnar dejará WWE para volver a UFC. Pero hay que tener en cuenta que, cuando Lesnar luchaba ahí, los controles antidoping eran una broma. No es seguro que Brock pueda rendir en vale tudo sin doparse. Y, aunque en WWE lo puedan cambiar por Ronda, Werdum o Conor McGregor, lo cierto es él sí es un wrestler, y estos tres no lo son. 

Ya veremos lo que ocurre en WrestleMania. Si WWE y Lesnar llegan a un acuerdo, seguramente será en el último momento. Teniendo en cuenta lo que hizo en su última lucha frente a Goldberg en su primera etapa en la empresa, no espero gran cosa de su combate ante Roman Reigns.

Puntuación: -

miércoles, 24 de enero de 2018

Royal Rumble Match, WWE Royal Rumble 2003



Se acerca Royal Rumble y, durante las semanas previas, hemos visto algunas ediciones antiguas. En concreto, últimamente hemos revisado la del 93 y la del 99, aunque hay unas cuantas más en el blog. Hoy, echamos un vistazo a la batalla correspondiente al año 2003.

En esta edición, el foco principal reside en la rivalidad entre Chris Jericho Y Shawn Michaels, que daría lugar a la pelea entre ambos en WrestleMania 19, mucho antes de su gran feudo del 2008. En los programas anteriores de Monday Night Raw, sus careos habían dado lugar a que Michaels y Jericho entraran, respectivamente, con los números 1 y 2 en el Rumble, así que son los primeros protagonistas de la contienda.

Pero Jericho es un malvado. Cuando suena su música, el que aparece es Christian, burlesco. Michaels no entiende nada, pero recibe un golpe bajo por detrás por parte de Jericho, que entraba por el lado opuesto del ring. Chris le abre la cabeza a Michaels con una silla, y lo elimina sin dificultad. Una ambulancia debe llevárselo, herido, con mucha sangre en su frente.

La primera mitad de la batalla transcurre con mucho dinamismo. Entran buenos luchadores, y muchos son eliminados, de tal manera que nunca hay mucho aburrimiento. Además, tipos como Rey Mysterio, Edge, Christian o el propio Jericho, luchan muy bien. Entran bastantes cruceros, y Tommy Dreamer, con palos de Kendo. Golpea a todo el mundo, incluido Jericho, al que le abre una ceja. Visiblemente enfadado, este se venga y le expulsa. Chris elimina a un montón de rivales. Mientras Christian y Edge pelean, los expulsa a ambos, y se queda, de nuevo, sólo en el ring, triunfante. El siguiente en entrar es Rob Van Dam, que tiene una buena participación también. Para empezar, le pega una buena paliza a Jericho.

En la siguiente parte de la lucha, hay menos eliminaciones, y un poco más de acumulación. Lo más interesante viene de los 3 Minutes Warning, que pelean bien, y tienen enfrentamientos con Rikishi. Tiene gracia, porque los comentaristas hispanos dicen que parecen familia de Rikishi... Lo son, obviamente, pero estos comentaristas no dan ni una. Por supuesto, Michaels vuelve a por Jericho, y,  aunque este vuelve a librarse de él, Test aprovecha el momento para echar al canadiense. 

También está bien la participación de Matt Hardy, que tiene un personaje rudo un poco capullo, y que va acompañado por Shannon Moore, que se lleva unos cuantos golpes por él. Matt tiene un buen enfrentamiento con su hermano Jeff. Pero, en las últimas posiciones, salen al ring Undertaker, Batista y Brock Lesnar, que junto a Kane, dejan el ring casi vacío. Maven intenta jugársela al Enterrador como hizo en 2002, con una patada voladora traicionera, pero esta vez lo paga caro y es expulsado. Shelton Benjamin y Charlie Haas hacen buen equipo, y eliminan a Goldust y Booker T, pero son destrozados por Lesnar. Kane y Rob Van Dam también hacen buen equipo, y eliminan a A-Train, que lleva toda la noche haciendo bombas. Kane, no obstante, traiciona a Rob y lo echa fuera. 

La batalla entre los 4 finalistas está bastante bien. Undertaker consigue echar fuera a Kane y Batista, pero Lesnar, que había recibido un Tombstone, aprovecha la ocasión para eliminarlo a él, llevándose, así, un Royal Rumble Match para sus vitrinas.

Creo que es un buen Rumble, entretenido y con algunas historias trabajadas, sobre todo, la de Michaels y Jericho. Tampoco hay demasiado jobber, hay muchos luchadores con participación destacada.

Puntuación: ***1/2

sábado, 25 de noviembre de 2017

AJ Styles vs Brock Lesnar, WWE Survivor Series 2017




Uno de los puntos fuertes de Survivor Series 2017 es el enfrentamiento entre los campeones de las dos marcas principales de WWE. AJ Styles y Brock Lesnar se ven las caras en una lucha en la que no se juegan nada, pero que habría sido un combate soñado hace 10 años, y al fin, se ha hecho realidad.

Jinder Mahal era el campeón de Smackdown. Tiene sus detractores, pero era un campeón, daba un sentido al campeonato. Y con una gira por la India dentro de poco, no era el momento para quitarle el campeonato. Sin embargo, en un programa de Smackdown, lo perdió ante AJ, de una forma un poco fortuita. Parece, o eso creo yo, que se hiciera, tan solo, para tener una lucha en Survivor Series que vendiera boletos. Porque, es cierto: un AJ vs Lesnar hay que verlo.

Es una lucha que ha gustado mucho. Me ha sorprendido, de hecho, que guste tanto, porque no la veo muy buena. Tiene una parte final fantástica, pero la mayoría de la lucha no lo es.

Esto es David vs Goliat, y tenemos a un Goliat muy Goliat. AJ Styles choca contra el poder de Brock Lesnar, y apenas puede hacer ningún movimiento. La Bestia domina, y le introduce en Súplex City... Durante horas. El dominio de Lesnar es muy largo, y bastante aburrido. No pasa nada.

Lesnar se lanza con un rodillazo contra la esquina, pero AJ se quita, y el Campeón Universal se hace daño en la pierna. AJ lo aprovecha para intentar atacarle ahí, aunque vuelve a ser frenado sin muchos problemas. AJ acaba aplicando un Tornado-DDT, para empezar con su castigo a la cara, aunque es un movimiento que incluye dos botches. La bestia se lanza contra su rival, pero sale despedido fuera del ring, de una manera no muy orgánica tampoco. Esta parte de la lucha resulta bastante confusa a nivel de puesta en escena.

Pero, después de que Lesnar salga fuera, todo es genial. AJ Styles vuela sobre él con un Phenomenal Forearm. Lo lanza contra las escaleras, haciéndole daño, de nuevo, en las piernas, y le golpea con un nuevo y poderoso golpe de antebrazo. En el ring, aplica dos buenas planchas, y escapa de un F5 para conectar su llave a la pierna, el Calf Crusher. Durante un buen rato, Lesnar se duele, y el ambiente es caldeado. Lesnar se libra, no obstante, pegándole cabezazos a Styles contra el ring. Como una verdadera bestia.

Styles conecta, de nuevo, Phenomenal Forearm, pero Brock sobrevive. Va a por el segundo, pero, previsiblemente, Lesnar le agarra para un F5 definitivo.

Me gusta mucho esa última parte de la lucha, los 5 o 6 minutitos finales. Por desgracia, no todo el combate es así. La mayor parte del mismo, no destaca, y el conjunto se queda en una lucha media.

Puntuación: ***1/4

sábado, 7 de octubre de 2017

Braun Strowman vs Brock Lesnar, WWE No mercy 2017




Me gustaba mucho la rivalidad entre Lesnar y Strowman, pero su lucha definitiva en No Mercy ha sido bastante decepcionante. No obstante, debo hablar de ello.

Lesnar es la gran bestia de la historia de WWE. El hecho de ser un part-timer, lejos de restarle presencia, hace que su leyenda aumente, puesto que luchar contra él debe ser, necesariamente, algo especial. Pero a la empresa ha llegado una nueva bestia.

Braun Strowman es el primer monster heel que triunfa en WWE desde hace muchos años. Era solo un rookie cuando empezó, pero se mantuvo imbatido mucho tiempo, tuvo un buen guía en la figura de Bray Wyatt, y se le ha utilizado bien desde que empezó a luchar en solitario. Su rivalidad con Roman Reigns le puso por las nubes, y se ganó la oportunidad de luchar por el título.

En SummerSlam, tuvimos una gran batalla a 4 bandas. Lesnar defendía el Universal Championship de WWE ante Reigns, Strowman y Samoa Joe. Pero la lucha acabó siendo una gran batalla entre Brock y Braun, con los otros dos como meros comparsas.

Strowman puso a Lesnar en su sitio. Lo destrozó contra las mesas varias veces, y le obligó a abandonar la batalla durante un rato. Luego, Lesnar volvió, y se defendió panza arriba, para cubrir a Reigns y conservar su correa. Pero la amenaza de Strowman era ya demasiado obvia.

Strowman es el primer tipo que da miedo a Brock Lesnar. Heyman aceptó que Braun es más grande y más fuerte que Brock. Pero la duda es si es mejor que él, o si sucumbirá al Suplex City. Durante las semanas previas a No Mercy, Strowman se volvió a ver las caras con Lesnar, y volvió a salir victorioso, una y otra vez. Si alguna vez ha existido una amenaza para La Bestia Encarnada, es esta.

Así, llegamos al main event de No Mercy, con lo que se presenta como una gran batalla entre dos animales. Y una vez más, Strowman parece más animal. Arrasa a Lesnar, no le permite llevar a cabo ningún súplex. Es más, cuando lo hace, se levanta como si nada, y aplica un ChokeSlam, seguido de un Running Power Slam. Lesnar sobrevive, pero está tocado.

Brock intenta utilizar el F5, pero le duele demasiado la espalda como para hacerlo, debido a los ataques anteriores. Strowman sigue haciéndole daño, lanzándolo contra el poste y contra los esquineros. Por ahora, el campeón no puede levantar al gigante, así que recurre a la rendición: aplica Kimura Lock durante un buen rato. Strowman resiste, y llega a las cuerdas.

Por primera vez, Strowman está mal. No puede usar su brazo. Brock lo mete en el Suplex City, y va a por el F5. Falla, y se traga dos nuevos Running Power Slams. La cuenta no llega a 3.

Ahora está claro que esto hay que llevar la lucha al siguiente nivel, porque ninguno de los luchadores va a sucumbir ante ataques normales. La gente lo siente así, y grita "I Want Tables". Después del precedente de SummerSlam, es obvio que el combate tiene que ir por ahí... Pero no. Lesnar aplica un F5 y la lucha se acaba.

Es un final absurdo, que se carga la lógica de la lucha y de la rivalidad. Es algo muy frio, sin sentido, y Strowman queda como un manta. Una lástima, no lo estaban haciendo nada mal.

Puntuación: **3/4

sábado, 26 de agosto de 2017

Braun Strowman vs Samoa Joe vs Brock Lesnar vs Roman Reigns, WWE SummerSlam 2017



Llega SummerSlam 2017, y WWE nos prepara un main event por el Campeonato Universal en el que se dan cita los 4 mayores poderes de la empresa: Brock Lesnar, Samoa Joe, Roman Reigns y el gran Braun Strowman.

El General Manager de Raw, Kurt Angle, decidió que Lesnar tuviera que defender su título ante estos 3 adversarios. Ni La Bestia ni Paul Heyman estuvieron contentos con esto, y anunciaron que Lesnar dejaría la empresa si perdía su correa. Eso le da un toque interesante a la lucha, porque siempre hay sospechas de que Brock puede irse, y volver, una vez más, a UFC.

Por otro lado, hay mucha historia entre estas 4 bestias. Lesnar derrotó recientemente a Joe, y Strowman y Reigns se han estado matando durante todo el año. También hace tiempo que Brock y Reigns lucharon en Wrestlemania, y todo hace indicar que lo volverán a hacer.

La lucha es muy buena, y es muy divertida. Hay un storytelling bastante notable, pero más que por las historias pasadas, por las futuras: se acerca una rivalidad entre Lesnar y Strowman.

Porque esta lucha es, sobre todo, Lesnar vs Strowman, con la colaboración de los otros dos, que se ven muy inferiores a ellos. Pero empecemos por el principio.

La lucha empieza enloquecida. Hay un momento en el que es imposible seguir el ritmo, por el montón de cosas que pasan. Reigns destroza a Lesnar con un Spear contra las vallas, que acaban destruidas, pero recibe un STJoe sobre una mesa. El propio Joe vuela con un tope suicida desde el ring un poco después. Y es que, en estos minutos, todo pasa fuera del ring.

Strowman asesina a Brock, con un Running Power Slam contra una mesa, rompiéndola de forma muy violenta. No se contenta con ello, y después de librarse del resto de los rivales, aplica de nuevo ese ataque sobre otra mesa. Todo el mundo teme por la salud de Lesnar, porque ha recibido dos ataques demoledores. No es sufieciente, así que Strowman le tira la otra mesa encima.

Es interesante que una estrella como Lesnar se preste a recibir ataques tan peligrosos como estos. Trabajadores de la empresa, como Noble y Finlay, tienen que venir a liberarle de debajo de la mesa, y se lo llevan en camilla. Y recordemos que, si Lesnar pierde, se va de la empresa, así que esta lesión aparenta ser el último momento del campeón en WWE. El público le canta una despedida.

Joe y Reigns consiguen sacar un momento del juego a Strowman, y tienen un buen intercambio entre sí. Pero Braun vuelve, y aplica un doble chokeslam sobre ambos. Después de hacerlo, queda parado un rato... y Lesnar vuelve a escena.

La verdad es que aquí, Strowman falla un poco, porque se queda un tiempo excesivo mirando a la rampa, como si supiera que Lesnar iba a volver. O este tarda demasiado en salir. El caso es que no queda bien la transición, y no produce el efecto que debería. Pero lo importante es que la guerra entre Lesnar y Strowman renace.

Strowman aplica Running Power Slam sobre Samoa Joe, y sobre Roman Reigns, pero en ambos casos, Lesnar evita la cuenta. El ex-campeón de UFC se defiende panza-arriba, pero se ve sobrepasado por el inmenso poder de un Strowman que le ha sorprendido mucho. De nuevo, el barbudo se impone, y está a punto de aplicar Running Power Slam sobre el campeón, pero se come un Spear de Reigns, que lo saca de la escena. Brock es ahora quien aplica F5 sobre Joe y Reigns, y a la segunda, se lleva la victoria.

Es muy buena lucha, y la historia es brillante, con un par de vacíos. Hubiera sido mejor si Strowman hubiera estado presente en el final del combate, intentando evitar el conteo sobre Roman, o algo así, pero sigue siendo genial. Reigns vuelve a perder, supuestamente con el objetivo de que el público le quiera más, al ver que no se le regalan tantas cosas. Posiblemente, lo que estén consiguiendo es que no le quieran ni los que ya lo hacían. Parece que lo próximo para él es John Cena, lo que es muy interesante.

Puntuación: ****1/4

viernes, 14 de julio de 2017

Samoa Joe vs Brock Lesnar, WWE Great Balls of Fire 2017



WWE estrena nuevo PPV en 2017, el llamado Great Balls of Fire, nombre que rinde homenaje a un momento de una lucha entre Jerry Lawler y Terry Funk en el que el primero usó una bola de fuego para atacar a su eterno rival. Un PPV bastante apañado, en el que tuvimos un Iron Man entre los Hardy y la pareja formada por Sheamus y Cesaro, así como la victoria del imparable Braun Strowman sobre Roman Reigns. Pero lo más llamativo, sobre cualquier otra cosa, fue la primera defensa titular televisada de Brock Lesnar, que se enfrentó a Samoa Joe.

Joe vs Lesnar es un Dream Match de otra época. En 2005, cuando Brock dejaba el wrestling, después de haber sido una gran máquina de demolición en WWE, mientras que Joe se convertía en el asesino del mundo indie, y daba luchas de un nivel increíble, nadie hubiera imaginado que esto pasaría algún día. Y mucho menos, que pasaría 12 años después, todo un mundo temporal para la carrera de cualquier deportista. Pero aquí está.

No era algo que se había planeado, la verdad. Después de una decepcionante participación en WrestleMania, Braun Strowman volvió a escalar posiciones en el roster de RAW, e incluso se puso por delante de la gran estrella de la empresa en estos tiempos, Roman Reigns. Se supone que él sería el contrincante de Lesnar, pero se lesionó. Estuvo fuera de acción durante semanas, así que hubo que buscar un plan B. Lo más parecido que había en WWE era Samoa Joe, así que, después de que este ganara una lucha de 5 personas por un puesto en este combate contra Lesnar en Great Balls of Fire, el dream match se hace realidad.

Chocan dos máquinas dominantes, pero de dos contextos muy distintos. Lesnar es una mole física, campeón de WWE y de UFC en peso pesado. Joe también ha sido siempre muy dominante, y podía destacar mucho en el mundo indie, o incluso en TNA, a nivel físico, pero para WWE, es un hombre mediano con un poco de sobrepeso. Por eso, es importante, ahora más que nunca en él, la psicología.

Joe no se convirtió en un campeón dominante con rachas invictas de más de un año en ROH y TNA por su físico, sino más bien, por su psicología, por la interpretación de su personaje asesino. Hace tiempo que toda esa energía había desaparecido, por su estancia excesivamente larga en Impact Wrestling. Pero, en su llegada a WWE NXT, volvimos a ver algo de eso, si bien sus luchas no acababan de ser realmente trascendentales.

Eso se mantuvo en su debut en el main roster. En su primer día en RAW, atacó a Seth Rollins, y le lesionó legítimamente en un segmento muy bien vendido. Pero, en WrestleMania, no apareció, ni en la lucha de su jefe, Triple H, frente a Rollins, ni en la battle royal. No había motivo para esa ausencia, pero no se le vio.

Y tampoco fue muy interesante su feudo frente a Rollins posterior a WrestleMania, al menos dentro del ring. Pero en su rivalidad frente a Lesnar, Joe sí que parecía Joe de verdad.

Hay algunos segmentos de Raw en esta rivalidad que me gustaron bastante. Atacó a Heyman cuando Brock no estaba, con su Coquina Clutch, y legitimó está técnica como la base para su lucha, después de haberla usado para derrotar a Finn Balor. Llegó a las manos con extrema violencia con Lesnar, y también le puso a dormir. Su Sleeper quedó genial, muy creíble, con la cara de Lesnar absolutamente morada. Lo bueno de enfrentar a estos dos es que a ninguno le va a importar que le peguen de verdad.

Cuando Lesnar hizo su retorno a WWE, comenzó a dar grandes luchas, algunas muy largas y violentas. Pero desde su rivalidad con Undertaker en 2015, lo cierto es que no ha dado una lucha larga de verdad. Aún así, sus últimas luchas frente a Randy Orton en SummerSlam 2016 y frente a a Goldberg en WrestleMania, resultaron, a su manera, geniales. Las dos fueron muy cortas, pero contenían una gran historia. La lucha entre Joe y Lesnar es un poco más larga, si bien no mucho más, y destaca, asimismo, por la historia que se cuenta en ella.

Joe hace de Joe, y esa es la buena noticia. No deja que comience la lucha, ataca a Lesnar por la espalda, y lo destruye, con un STJoe sobre la mesa de comentaristas. Lesnar vuelve renqueante a la lucha, mientras el público canta eso de que "Joe va a matarte". Esta parte no entra dentro del propio combate en sí, pero sí que suma una gran energía al ambiente.

Empieza la lucha, que es muy física, con rodillazos y agarrones, hasta que Joe empieza a aplicar la Coquina Clutch. De nuevo, aprieta fortísimo, con mucho realismo. Lesnar consigue quitárselo de encima, dando pie al siempre aburrido Súplex City. Joe lo frena, con un golpe bajo que pasa desapercibido para el referee, para aplicar, otra vez, dormilonas sin parar.

Las dormilonas del samoano son muy buenas, y la cara de Brock se pone como un tomate. Con un Side Slam, el Campeón Universal consigue librarse, para reiniciar su lluvia de Súplexs, hasta que va a por F5, y Joe consigue enganchar una nueva dormilona.

Ahora sí que parece que Lesnar se ahoga, pero cuando peor cara tenía, levanta a Joe para aplicar un F5 definitivo. La lucha resulta bastante buena, con una historia y una estrategia muy claras, y sin que nadie pudiera definirse como bueno o malo.

Puntuación: ***1/2

sábado, 8 de abril de 2017

Goldberg vs Brock Lesnar, WWE WrestleMania 33




En otoño de 2016, Goldberg volvió a WWE. Su acuerdo con 2K Sports para aparecer en el juego WWE 2K17 allanó el camino, y el recibimiento por parte de los fans fue muy bueno.

Los videojuegos deportivos anuales cambian poco de un año a otro. Así que es importante inventar cosas que hagan que los usuarios se gasten la pasta en una nueva edición de lo mismo. Y, si además, pueden gastársela antes de que el juego se ponga a la venta, reservándolo, mejor, porque así no hay peligro de que la crítica de los medios especializados eche a la gente atrás.

Por eso, Take Two y 2K Sports han intentado dar grandes premios a los jugadores que hacen reserva de los juegos por anticipado, dándoles, por ejemplo, personajes atractivos. En 2014, el personaje jugable descargable exclusivo para el pre-order fue Ultimate Warrior, mientras que en 2015, se incluían las versiones NWO y moderna de Hulk Hogan, además de dos versiones de Sting. En 2016, el personaje exclusivo de pre-oder fue Terminator, y en 2017, Goldberg.

Las relaciones de WWE con personajes con una personalidad tan marcada como Ultimate Warrior, Sting, Hulk Hogan y Goldberg, no siempre han sido buenas. Pero, a veces, sentarse juntos en una mesa a comer lo arregla todo. Todos estos tipos, desde Twitter o en entrevistas, habían dicho cosas muy desagradables sobre la empresa, pero, ahora, la aman. Porque, a veces, la opinión depende de un punto de vista que no es sano, debido a problemas personales o profesionales que han surgido en un momento dado.

Y Goldberg trató al wrestling y a la WWE con desprecio durante muchos años. Salió de allí muy enfadado en 2004. Ahora, en su vuelta en 2017, ha vuelto a disfrutar del mundo de felicidad que es esto del wrestling, un negocio en el que decenas de miles de personas se reunen en un estadio a cantar, gritar y animar a tíos que fingen que se pegan.

Bill quería que su hijo y su mujer le vieran haciendo el papel de superhéroe. El niño ni siquiera había nacido cuando él peleaba, así que se perdió esa parte tan guay de la vida de su padre. Ahora ha podido vivirla, en cierta medida.

Después del acuerdo con 2K Sports, Goldberg retomó su relación con WWE, y se pensó que una vuelta para una lucha en Survivor Series podía ser muy interesante económicamente, tanto para el luchador como para hacer publicidad del juego y para vender suscripciones a WWE Network. Y los ratings también subieron, así como las reproducciones en Youtube. Todo era ventajoso.

Entonces, comenzó una rivalidad entre Bill Goldberg y Brock Lesnar, cuando Paul Heyman, en nombre de su representado, retó a través de redes sociales a Goldberg. Y es que, la lucha final de ambos en su primera etapa en la empresa fue aquella tan horrible de WrestleMania XX, en la que Goldberg venció a Lesnar. Y Lesnar, que lo ha conseguido todo en la vida, no podía olvidarlo.

Entonces, se cerró la lucha entre Goldberg y Lesnar en Survivor Series 2016. Goldberg, en una gran promo de persona real, muy diferente de los guiones genéricos y llenos de palabras clave que usan el resto de los personajes, se presentó de nuevo junto a los fans, declarando que Lesnar sería el próximo... y el último.

Se suponía que la vuelta del ex-WCW sería para una sola lucha, pero tuvo mucho éxito, y su paso por la empresa llegó hasta WrestleMania 33, y quizás vaya más allá. En SS, Lesnar, mucho más joven y fuerte que el hombre de 50 años, se confió, y en un momento en el que miraba hacia otro lugar, se tragó un spear, seguido de un Jackhammer. Goldberg ganó en segundos.

Aunque, como lucha, eso no valía nada, la historia alrededor de esa forma de luchar ha llegado a ser muy buena. Goldberg luchó en el Royal Rumble Match, y se enfrentó a Kevin Owens por el Título Universal. Nada más comenzar ese combate, una distracción de Chris Jericho provocó que Kevin perdiera de vista a Goldberg un segundo, y esa, de nuevo, fue su perdición.

De esta manera, aunque las luchas de Goldberg no pueden tener un buen rating, sí que son semánticamente lógicas, y dan pie a una buena historia. Además, para un tipo que fue conocido por llevar a cabo cientos de squashes, hacer esto así no sorprende a nadie, aunque en realidad trata de enmascarar el hecho de que no puede dar un combate largo, por su falta de formación luchística, por su edad, y por su tiempo fuera del negocio.

Goldberg se convirtió en lo único que Lesnar no ha podido vencer, así que La Bestia exigió tener su revancha en WrestleMania. Y le alegró que esta fuera por el Campeonato Universal. En un programa anterior al magno evento, al fin, pudo propinarle el F5 a Goldberg. Un duro golpe para un hombre tan mayor.

Así llegamos a WrestleMania, un evento que, quizás, tiene una cartelera demasiado grande. Hay demasiadas luchas importantes, y eso hace que algunas de ellas no mantengan el nivel de interés del público. El caso más claro es el de Orton y Bray. Pero aquí sí que tenemos mucha intensidad, porque la lucha en sí es explosiva. Son menos de 5 minutos, pero esta vez no es un squash.

Posiblemente, esta sea la mejor lucha que se puede dar en menos de 5 minutos. Y es muy difícil darle un rating, porque no hay muchos precedentes, a estos niveles, de luchas así. La forma de pelear de Goldberg es muy rápida y peligrosa, pero Lesnar ya la ha estado estudiando. ¿Qué pasará?

Empieza la lucha, y Lesnar frena a Goldberg. Pega tres suplexs muy seguidos, sin dejarle respirar, porque sabe que un segundo de despiste puede ser demasiado. Pero después de un súplex, hace un gesto de furia,  y se traga un Spear.

Ese es un momento increíble, sobre todo para el que lo vea desde casa. Porque la cámara estaba enfocando a Lesnar desde abajo, y aparece Goldberg de la nada con su Spear, solo un segundo después de haber recibido el tercer súplex. Es fantástico.

Segundo Spear, y Lesnar huye a ringside, porque sabe que el tiempo que va a tardar en recuperarse va a ser demasiado largo como para sobrevivir. Pero Bill le sigue a ringside y le mete otro Spear contra la barricada, hundiéndola. Los dos quedan tendidos, Lesnar con una herida en el brazo, y Goldberg con un buen golpe en la cabeza, que le va a resultar fatal.

Vuelven al ring. Lesnar busca el F5, pero el campeón universal se libra, y se saca de la manga el cuarto Spear. Usa el Jackhammer para acabar... Pero no, Lesnar sobrevive milagrosamente. Goldberg vacila, porque no estaba preparado para esto.

Espera a que Brock se levante, y se lanza con otro Spear, pero Lesnar salta verticalmente, esquivándolo, lo que provoca que Bill se estrelle contra el esquinero, pegándose otro golpe importante en la cabeza. Brock vuelve a poner en práctica el Suplex City, y cuando lleva un buen puñado de golpes, aplica un F5 que le convierte en el cuarto campeón universal de la historia.

Goldberg solo conocía una forma de luchar, y durante poco tiempo. ¿Qué pasaría si alguien consiguiera sobrevivir? Pues esto. Muy buena lucha, con una historia genialmente contada, pero durante una cantidad de tiempo muy corta, y con un número de suplexes excesivamente grande. Valorarla es muy complicado, así que, en este caso, creo que la nota es lo de menos.

Puntuación: ***1/2

sábado, 11 de marzo de 2017

Kurt Angle vs Brock Lesnar, WWE WrestleMania 19



Especial Hall of Fame 2017

La última lucha de Kurt Angle que vamos a comentar en este especial sobre el Salón de la Fama 2017 de WWE, es la que disputó con Brock Lesnar en WrestleMania 19. Es interesante comentarla, porque 2003 fue un año en el que ambos luchadores tuvieron una larga rivalidad, de esas que tanto gustan en Smackdown, en torno al WWE Championship. Se enfrentaron en el road to WrestleMania, en el propio WrestleMania, y seguirían luchando en todo tipo de combates hasta septiembre, cuando tuvieron un gran Iron Man Match en un programa de Smackdown.

Kurt Angle llegaba a WrestleMania como campeón. El propio Lesnar le había ayudado a ganar el título en Armageddon, como parte de su rivalidad con Big Show. Posteriormente, Lesnar, que meses antes había sido el campeón más joven de la historia de WWE, ganó el Royal Rumble Match, eliminando en última instancia a Undertaker, un tipo que se ha sacrificado por Lesnar una y otra vez. De esta manera, Lesnar tendría la oportunidad de recuperar el campeonato ante Angle.

Angle y Lesnar tienen una muy buena lucha en el mayor evento del año. Angle comienza la lucha, intentando llevarla a ras de lona, a sabiendas de la diferencia de poder con un Lesnar que todavía no había entrenado para ser luchador de MMA. Aún así, le planta cara. 

Pero Lesnar llega con una venda alrededor de su cuerpo, fruto de las trampas de Angle en anteriores ediciones de Smackdown. Cuando Angle golpea a la bestia en el estómago, este lo vende realmente bien, doliéndose mucho. Pronto, Kurt comienza a atacar la espalda de Lesnar, también afectada por esa lesión.

 Lesnar sobrevive a las poderosas dormilonas de Angle, que le ponen la cara morada. Lucen muy realistas, y Lesnar sigue vendiendo muy bien su dolor en la espalda. Pero Brock, como sabemos ahora, también es bueno con los suplexs, y le da a Angle de su propia medicina. Tenemos una guerra de suplexs.

Angle sale ganando ahí también, y comienza a atacar la pierna de Lesnar, que no encuentra la forma de enfrentar al medallista olímpico. Brock sobrevive al Olimpic Slam y, por fin, consigue conectar un F5, que no resulta suficiente para derrotar a Angle. Este sigue insistiendo con el Ankle Lock, y Lesnar llega a las cuerdas a duras penas, para evitar un Olimpic Slam y aplicar otro F5.

Esto ya es definitivo, pero Brock tiene otros planes, unos que le habían sido prohibidos por la dirección: terminar la lucha con un Shooting Star Press, algo impensable para un hombre de ese tamaño. No sale bien, apenas golpea a Angle con la cabeza, y se hace mucho daño en el cuello al caer.

Angle busca la cuenta, pero Brock la evita, y aplica un último F5 para ganar.

Es una lástima que ese Shooting Star Press saliera mal. Hubiera sido un final apoteósico para Lesnar en su primer WrestleMania. Muchas críticas se ha llevado por hacerlo, pero en realidad, ese vuelo era su finisher habitual en OVW, lo había llevado a cabo sin problemas en decenas de ocasiones. Lástima que no saliera bien en el momento más importante.

Puntuación: ****

lunes, 30 de enero de 2017

WWE Royal Rumble Match 2017



Tengo que confesar que tenía bastante 'hype' por el Royal Rumble Match de este año. Pobre de mí, que todavía confío en los bookers de WWE.

El evento Royal Rumble no ha estado mal. Las luchas titulares están bien, incluida la del título crucero, para variar. Ya las repasaremos durante los próximos días. Pero hoy voy a hablar del Royal Rumble Match, que es el que estropea la noche, sobre todo teniendo en cuenta que dura una hora, siendo una parte muy importante del PPV.

Royal Rumble es una lucha única. Solo se da una vez al año, y lo que ocurra, para bien o para mal, va a pasar a la historia, necesariamente. Por eso, sería de esperar que hubiera un equipo de guionistas,o bookers, escribiendo una historia interesante, para que la batalla sea recordada como algo grande. Pero no, como pasó en el Rumble de 2015, aquí nadie ha escrito nada, no pasa nada en toda la batalla, no avanzan, casi, rivalidades, ni hay actuaciones individuales especialmente reseñables.

No hay apariciones sorpresa interesantes, tampoco. Eso no es muy malo, porque las grandes estrellas de la batalla ya habían sido anunciadas, con el fin de llenar el AlamoDome de San Antonio. Pero Goldberg, Lesnar y Undertaker cobran mucho por combates reales, lo que significa que podían estar poco tiempo sobre el ring, así que llegan todos al final de la batalla. Mientras tanto, casi nada importa.

Empiezan Big Cass y Chris Jericho, que no hacen... nada. Entran Kalisto, Mojo Rawley, y Jack Gallagher como representante del programa 205, con su paraguas, haciendo un par de cosas divertidas. Luego entra Mark Henry, que tiene una buena reacción del público, ya que es texano, y elimina al crucero.

Posteriormente, entra Braun Strowman, que es lo mejor de todo el Rumble. Recordemos que, previamente, le había costado la lucha titular a Roman Reigns, pero a él no se le ocurre entrar a vengarse. Eso hubiera sido lógico.

Strowman elimina a todo el mundo, menos a Jericho, que es el único que tiene cabeza suficiente como para huir. Henry opone un poco más de resistencia, pero es inútil. Justo después entra Sami Zayn, el gran rival de Braun, que intenta realizar una nueva gesta, sin éxito en primera instancia. Luego llega Big Show, que tiene un buen duelo con Braun, pero sale derrotado, no sin antes dejar KO a Jericho con un puñetazo.

Con el número 10, entra, de NXT, Tye Dillinger, The Perfect 10. Era una entrada un poco obvia. Tye se une a Sami para intentar derrotar a Braun, que es demasiado fuerte. Otra sorpresa obvia es James Ellsworth, que no se atreve a entrar, hasta que sale el siguiente luchador, Ambrose, que le obliga a subir, tan solo para que sea destruido. El siguiente en entrar es Baron Corbin, que aprovecha una Helluva Kick de Zayn sobre Braun para eliminar al monstruo, de una forma un poco fría.

Y aquí muere la lucha. Hasta entonces había estado bien la cosa, pero ahora tenemos una media hora por delante en la que no pasa nada. Empiezan a entrar luchadores, pero ninguno sale fuera. Se amontonan. Kofi Kingston tiene su momento de escapar de la eliminación, agarrándose al poste  exterior del ring. Pero lo más llamativo es la eliminación de New Day por parte de la pareja formada por Sheamus y Cesaro, que justo después son sacados fuera por Chris Jericho.

Siguen entrando luchadores. Randy Orton y Bray Wyatt coinciden. Llega Luke Harper, y les ataca, continuando con la historia de la Familia Wyatt. Está a punto de aplicar un Sister Abigail a su señor, pero se come un RKO, como la mitad del ring.

También sale Dolph Ziggler, que aplica superkicks también a todo el mundo. Aparece Apollo Crews, que se supone que está en rivalidad con Dolph, pero este ni le mira. Luego se pasa la vida por los medios, hablando de lo bueno que es. La gente grita "booring" y "Bullshit", porque aquí no pasa nada.

La cosa se anima cuando llega Brock Lesnar, con el número 26, y asesina al ring completo. Y en el ring hay gente muy importante, como Bray, Orton, Jericho o Rusev. Lesnar elimina a Ambrose y a Ziggler, como si no valieran nada. Como tampoco han hecho nada destacable en toda la batalla, a nadie le importa. No hay ninguna referencia a la rivalidad pasada entre Lesnar y Ambrose. Con el número 27, tenemos la aparición sorpresa de... Enzo Amore. Lesnar le destruye con un clothesline, y le elimina.

Ahora llega Goldberg. Aplica un Spear a Lesnar, y le elimina. A este se le queda cara de tonto, porque le ha hecho lo mismo que en Survivor Series. Gran jugada, y gran preparación de cara a WrestleMania. Como WWE cuenta con pocas apariciones de los dos luchadores, y Goldberg no está en condiciones de luchar mucho, han creado una historia que se adapta perfectamente a esta falta de medios. Es parecido a lo que hizo Steven Spielberg en Tiburón, que podía mostrar poco, y mal, al bicho, lo que  hizo a la película ganar en tensión por el terror a sus contadas apariciones.

Llega Undertaker, y se mira cara a cara con Goldberg. Va a por ChokeSlam, pero se meten Rusev y Corbin, que acaban eliminados. Spear de Goldberg sobre Taker, pero cuando el ex WCW elimina a Harper, el Deadman le echa fuera. Da pena, porque no llega a haber emoción entre los 3 grandes, no hay grandes batallas entre ellos.

Con el número 30 sale Roman Reigns, a quien nadie espera, la verdad. Elimina a Undertaker, cuando este estaba sacando a Zayn. El público no reacciona nada bien a esto, porque teme que otra vez va a ganar Roman. Reigns consigue echar a Jericho y Wyatt del ring, pero no puede con Orton. Randy gana, y va a WrestleMania, lo que significa que su storyline con Bray tendrá el título de por medio.

Por cierto, ni rastro de Seth Rollins, ni de su rivalidad con Triple H. Lo sacaron del Rumble en Raw para... nada.

Puntuación: **1/2 

lunes, 21 de noviembre de 2016

Goldberg vs Brock Lesnar, WWE Survivor Series 2016



Survivor Series 2016 ha sido el PPV que más interés ha creado en WWE en mucho tiempo. Había bastante hype. Y, como no podía ser de otra forma, WWE se ha encargado, una vez más, de eliminar toda ilusión en los aficionados.

No solo por lo ocurrido con Goldberg y Lesnar. Cualquier cosa que pudiera sonar ilusionante, se descartó. Por un lado, teníamos un interesantísimo combate entre Kendrick y Kalisto, por el título crucero. Si Kalisto ganaba, el campeonato iría a Smackdown.

¿Qué ocurrió en esa lucha? Se quedó en nada, en una descalificación por la intromisión de Baron Corbin. Ni cambio de marca, ni Kalisto seguirá luchando en la división, ni nada.

En la lucha del team Raw vs Team Smackdown principal, teníamos de fondo una ilusión que la propia WWE especificó unos días antes: si Smackdown perdía, Undertaker iría a por los culpables. Pues bien, no irá a por nadie, porque Smackdown ganó. Para eso, hubiera sido mucho mejor quedarse calladito...

Y luego, tenemos esta lucha entre Lesnar y Goldberg. El de la racha más grande de la historia volvía a subirse a un ring 12 años después de su último combate, en el que, precisamente, había derrotado a la bestia. Pero solo había tenido unas semanas para prepararse. Era una auténtica incógnita el resultado, en lo referido a calidad.

Todo el mundo pensaba que la vuelta de Goldberg sería para un único combate. En ese sentido, Lesnar debía ganar, para seguir presentándose en WWE como una bestia invencible. Pero no, ha ganado Goldberg.

La lucha dura minuto y medio. Los wrestlers se miran un momento. Lesnar ríe, está seguro de su superioridad. Agarra a Goldberg, y lo lleva al esquinero, para comenzar a golpear. Pero Goldberg lo empuja. No es ningún viejo, aún tiene poder.

Lesnar se levanta, pero comete el error de, durante un segundo, mirar hacia otro lado. En ese instante, le cae, de la nada, un spear, que le lesiona. Brock se duele, tiene algún tipo de problema. Esto lo aprovecha su rival, que le aplica otro spear, y un jackhammer para ganar. Se acabó.

Ojo, esta lucha, como squash, es genial. Goldberg siempre fue muy bueno con sus squashes, y esté está muy bien escrito e interpretado. Pero sigue siendo un squash, casi nada de lucha. La pregunta es ¿Por qué?

Lo primero que yo he pensado es que Goldberg no estaba en condiciones de luchar de verdad. No solo en condiciones físicas, sino que, posiblemente, no recordará como se lleva una lucha. Nunca fue un nativo de este negocio, así que es normal que no pueda llevar a cabo un combate completo con una preparación tan corta. No, al menos, frente a un rival tan peligroso como Lesnar, que un par de meses antes le había partido la cabeza a Randy Orton.

Este resultado, seguramente, se ha seleccionado con el fin de que haya una segunda pelea entre ambos, para la que Goldberg tenga una preparación real, y a la que se presente con verdaderas posibilidades de ganar. Nadie creía en él cuando llegó a Survivor Series, y las caras entre el público así lo confirmaban. Ahora, para una segunda lucha, la cosa está más igualada. No es mala idea, de cara a la historia para el futuro, pero es una estafa para los espectadores que se han gastado el dinero en ver Survivor Series. Si Goldberg no estaba preparado para luchar entonces, como así, de hecho, pensábamos todos, no debía haberlo hecho.

Buen squash, eso sí. Es mejor, al menos, que la lucha de WrestleMania XX

Puntuación: *1/2

viernes, 4 de noviembre de 2016

Team Angle vs Team lesnar, WWE Survivor Series 2003



He seguido viendo luchas de eliminación clásicas de Survivor Series, de una manera un poco aleatoria. A veces me entretienen, otras, me aburren.

Nos vamos a 2003. Una época de mucho peso en WWE. Había que reforzar el ring para que no se viniera abajo. En Survivor Series teníamos una lucha grupal, en la que un grupo liderado por Kurt Angle se enfrentaba a otro cuyo jefazo era Brock lesnar. Los dos habían mantenido una rivalidad eterna durante todo el año en Smackdown, y por eso lideraban los equipos, pero quien realmente estaba enfadado con Brock era Hardcore Holly, a quien este había lesionado el año antes.

Junto a Kurt, estaban Holly, John Cena, Chris Benoit y Bradshaw. El grupo de Lesnar está formado por gigantes: Nathan Jones, Big Show, Matt Morgan y A-Train. Vaya Animalicos.

Antes de comenzar la lucha, llega Cena, que se ha unido al grupo de Angle en última instancia. Lleva a cabo un rap, en un momento de transición del heel que era al face que, desde entonces, sería. Por su parte, Holly recibe a Brock a tortas, y no le deja subir al ring, así que los referees se ven obligados a descalificarle. Seguidamente, Bradshaw destruye al Giant Bernard, mediante un Clothesline From Hell, para luego ser vencido por un ChokeSlam del Big Show. La cosa va muy rápido.

Pero se calma. Hay minutos en los que los malos dominan a los buenos, pero no es muy interesante, porque Jones y Morgan no son buenos luchadores. Angle aparece y hay un momento de locura en el ring, con todo el mundo apareciendo, y, como resultado, el medallista olímpico se carga a Morgan, vía Olimpic Slam, y a Jones, con el Ankle Lock, después de que Show se equivocara y le diera un Lariato a su compañero.

Los dos campeones, Lesnar (WWE) y Show (USA), se quedan solos, pero igualan las cosas pronto, cuando Brock le pega un F5 a Kurt, que queda fuera. Luego tenemos un pequeño Benoit vs Lesnar muy interesante, en el que el canadiense aplica el Clipper Crossface varias veces, hasta que Lesnar se rinde, lo que a mi me sorprende mucho, aunque no tanto, si pienso en el papel de ambos en el siguiente WrestleMania. Aparece Show para destruir a Benoit, pero Cena le pega con su colgante, y luego le aplica un FU que le convierte, junto a Chris, en el ganador de la batalla.

Una lucha muy rápida, en las que las eliminaciones se dan sin mucha emoción, y sin mucha historia. Normalito todo.

Puntuación: **1/2

martes, 18 de octubre de 2016

Brock Lesnar vs Kazuyuki Fujita vs Masahiro Chono, NJPW 08/10/2005



Recientemente, el luchador y peleador de MMA Kazuyuki Fujita, anunció su retiro de ambos deportes. Lo hizo tras perder una pelea ante Baruto Kaito el 25 de septiembre de 2016, en una función Rizin World Grand Prix 2016: Fisrt Round. Aunque fue una decisión tomada en caliente, en principio Fujita no tiene pensado volver a luchar, ni como wrestler ni como peleador de MMA.

Hay que recordar que Fujita, si bien no es recordador por ser el mejor luchador, ha sido 3 veces campeón mundial de la IWGP, en los tiempos en los que su mentor, Antonio Inoki, todavía mandaba en la New Japan. Era quien defendía la correa en la Triple Amenaza en la que Brock Lesnar se convirtió en campeón. Vamos a repasar esta lucha, aprovechando, también, que hace poco vimos el último combate de Brock en su primera etapa en WWE, frente a Goldberg.

Aunque la verdad es que no es una lucha que valga mucho la pena. El tercer miembro de la batalla es el veterano Masahiro Chono, pero no le hacen mucho caso, porque los dos forzudos prefieren pelear entre ellos. Pero pronto tiene que unirse a la pelea, porque Lesnar es demasiado fuerte.

Brock asesina a los dos sin muchos problemas. En un momento dado, se hace un poco de daño en el brazo al pegarse con el poste, y Chono intenta aprovecharlo para hacer rendir al aún campeón. Pronto vuelve Lesnar, que le pega un F5 a cada uno, y se lleva el cinturón sin apenas sufrimiento.

Puntuación: **

sábado, 8 de octubre de 2016

Brock Lesnar vs Goldberg, WWE WrestleMania 20



Una vez máz, una antigua leyenda del wrestling ha sido contactada por 2k Sport para aparecer en el videojuego anual de WWE, en este caso, WWE 2K17. Y, una vez más, parece ser que ese trabajo conjunto va a provocar que el luchador vuelva a subirse a un ring de WWE.

Otros años fueron Lesnar o Sting. Ahora, el luchador del que hablamos es Bill Goldberg, que cuenta ya con 49 años. Y es que, han sido muchos años de rumores sobre su vuelta, de declaraciones sobre esa posibilidad. Parece que ya va a ocurrir, y parece que su próximo rival será Brock Lesnar. O eso se deduce de sus declaraciones y de las respuestas de Paul Heyman a través de Twitter. Obviamente, todo está ya acordado, esas declaraciones no surgen de la nada.

Aquí hay algo pendiente, en realidad. La gente puede pensar que esa es muy mala idea, porque Lesnar y Goldberg ya se enfrentaron, y la lucha fue patética. Pero lo fue, por las circunstancias que la rodearon, y sobre todo, por la falta de profesionalidad y amor por el wrestling de los dos involucrados. Se supone que ahora será distinto. Se supone.

Goldberg vs Lesnar, en WrestleMania XX, fue la lucha final en la carrera de ambos en WWE. Bueno, lo fue, hasta entonces, porque luego Lesnar volvió, y ahora, posiblemente lo haga Goldberg. Pero, hasta entonces, se pensó que aquella mamarrachada fue la forma en la que los dos luchadores se despidieron de la empresa. Mientras otros intentan hacerlo por todo lo alto, ellos hicieron el ridículo.

Pero claro, tampoco tenían mucho respeto ya por ella. Son dos tipos que hacen esto por dinero, ninguno lo ha mamado desde pequeño, y por eso, pasa lo que pasa. Repasemos el caso de ambos:

Bill Goldberg, a pesar de no tener una gran capacidad como luchador, consiguió crear un personaje espectacular en WCW, que lo catapultó hacia el estrellato, hasta que los bookers empezaron a cagarla. Cuando WCW quebró, Goldberg no fue a WWE en primera instancia, pero acabó llegando un acuerdo en 2003. Firmó un acuerdo por una serie de apariciones entre 2003 y 2004, parecido al que tiene Lesnar ahora. Sin embargo, el uso de su personaje, y el hecho de que Triple H se saliera con la suya siempre, hizo que Goldberg acabara muy enfadado, y decidiera dejar de hacer nevocios con WWE. 

Por su parte, Lesnar había sido impulsado por la empresa muy fuertemente, convirtiéndose, en un par de años, en la gran estrella, una máquina de matar con la que no podía nadie. Pero las exigencias para una estrella en WWE son muy altas. Lesnar no paraba, nunca estaba en casa, y eso no lo aguantó. Empezó a rumorearse que Lesnar abandonaría la empresa después del magno evento, y fue cierto.

Con las pocas apariciones que le quedaban a Goldberg en WWE a principios de 2004, la compañía fue montando una rivalidad correcta. Después de algunos cruces de declaraciones, Lesnar, que era campeón de WWE, se coló en el Royal Rumble, para eliminar a Goldberg. La rivalidad creció, y Goldberg apareció en No Way Out, cuando Brock defendía su campeonato ante Eddie Guerrero, en una lucha maravillosa. Eddie ganó el campeonato, y el odio entre los dos gigantes se definió como lucha entre ambos en WrestleMania XX. Steve Austin sería el referee especial.

WWE quizo sacar dinero de la última aparición de ambos, y seguramente lo hizo en gran medida, pero ellos no dieron la talla. No quisieron hacerlo, en ningún momento se esforzaron lo más mínimo, demostrando un gran desprecio por los fans y por del deporte.

La lucha comienza... y no comienza. Lesnar y Goldberg se miran. No dejan de mirarse, se amenazan... y nada más, en varios minutos. Luego se agarran, hay prueba de fuerza, como la de Hulk Hogan y Sid en WrestleMania 8. Muy larga también.

No pasa prácticamente nada durante la lucha, es ridículo, y una vergüenza para gente como Benoit, Eddie, Angle o Michaels, que esa noche se dejarían el pellejo en el ring. Después de abucheos y gritos de "Gooolddberg", el público se queda muerto, mientras, después de unos 10 minutos, los dos luchadores comienzan a darse los primeros golpes. No hay mucho reseñable, y la mayoría son ataques lentos o mal ejecutados. Es un desastre.

Lo único reseñable de la lucha es un careo entre los dos luchadores y Steve Austin, cuando, respectivamente, los dos aplican su finisher y la cuenta solo llega a dos. Dos careos que podrían haberse convertido en luchas que dieran mucho dinero, algo que nunca acurrió. ¿Quién sabe? Quizás Austin también vuelva algún día, aunque los años pasan, y se está acercando al punto de no retorno.

Goldberg gana, finalmente, y consigue una pequeña reacción del público. Luego, Austin le pega Stunner a los dos, y se lo merecen. 

Puntuación - 

martes, 23 de agosto de 2016

Brock Lesnar vs Randy Orton, WWE SummerSlam 2016



Ha llegado SummerSlam 2016, el segundo mayor evento de WWE en el año, y como pasar con WrestleMania, no ha sido un evento especialmente destacable. Como entonces, la cosa comenzó con algunas buenas luchas, pero se hundió un poco al final, con las dos peleas finales del PPV, puesto que ninguna de ellas acabó realmente.

La lucha final de la velada fue entre Brock Lesnar y Randy Orton. Lesnar, aparecía como una bestia después de haber vuelto triunfante a UFC, pero al haberse desvelado su positivo en la pelea de MMA, esa victoria no ha podido ser utilizada para la promoción del evento. Por su parte, Randy Orton ha vuelto tras una larga lesión en el hombro.

Los dos comenzaron más o menos al mismo tiempo en WWE. Lesnar abandonó la empresa, convirtiéndose en una gran superestrella en UFC, mientras que Randy permaneció en WWE, logrando tener una carrera enorme permaneciendo en el mundo del wrestling profesional.

Además, esto se ha convertido en una batalla entre RAW y Smackdown. Mientras que Lesnar es una bestia invencible, Orton, tenía la teoría de que solo necesitaba una cosa: un RKO. Con eso, podría vencer, y apareció en RAW para demostrarselo a la bestia, pegándole su finisher por sopresa. Lesnar haría lo mismo en Smackdown. Así se presentaba la batalla.

Pero la lucha acabó siendo poca cosa. Su final se da demasiado pronto, aunque no sabemos si estaba así previsto o no. Aún así, no es tan mala como todo el mundo dice, lo poco que tiene, es bastante lógico, cada uno tiene su estrategia y ambos la cumplen, tal y como había sido fijado en el estoryline.

Pronto Lesnar engancha a Orton con sus suplexs. Le pega 3 millones, un poquito aburrido, como suele pasar con el Suplex City. Randy intenta golpear, pero La Bestia Encarnada es demasiado poderosa. Lesnar lanza a Orton contraa la mesa de comentarista, pegándole un buen golpe. Posteriormente, le pega un bombazo sobre ella, rompiéndola, ahora sí, sin quitar televisores ni nada. Debió doler.

Lesnar no se cansa de destrozar la espalda de Orton. Va a por la otra mesa, pero Randy se saca un RKO de la nada, y lesnar se come la mesa. The Viper aplica otro en el cuadrilátero. La cosa se pone bien para el de Smackdown, va a por su patada, pero Lesnar se levanta y aplica F5.

La cuenta no llega a 3. Lesnar se quita los protectores de los codos. Comienza a castigar en su posición de MMA, a dar puñetazos y codazos, y Orton sangra como un desgraciado, puesto que recibe un profundo corte. Los medicos intentan intervenir, pero Brock se los quita de encima y sigue golpeando. Continúa, hasta que el referee decreta su victoria por KO.

Podría parecer que la lucha se ha parado por lesión real de Randy, pero parece que no, parece que esto es una estrategia para convertir a Lesnar en Heel, y aprovechar su positivo en doping y la imagen negativa que ha dado. Aunque la lucha ha terminado, Lesnar sigue atacando, así que aparece Shane para frenar al representante de Raw. McMahon se come también un F5, dejando claro un enfrentamiento entre los dos próximamente.

La lucha no es mala, pero se queda en nada.

Puntuación: **1/2