Mostrando entradas con la etiqueta will ospreay. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta will ospreay. Mostrar todas las entradas

domingo, 9 de julio de 2017

Kushida vs Will Ospreay, NJPW Best of Super Juniors 2017 Finals




Vamos con la final de la edición de 2017 del torneo Best of Super Juniors. Se encuentran los ganadores de las dos ediciones anteriores: Will Ospreay y Kushida. El ganador, se enfrentará a Hiromu Takahashi por el título IWGP Junior.

Gran lucha, posiblemente de lo mejor del torneo. A pesar de algunos problemas de selling por parte de Will Ospreay, vale la pena verla. El público está muy metido, y apoya sobre todo al británico, que comienza el combate muy igualado con Kushida. Ambos realizan movimientos para medir al adversario, y salen empatados en todos. Hay un poco de payaseo saltarín, pero no está mal.

Kushida lanza de cara a Will contra la lona, y este se hace daño en la rodilla. a partir de ahí, recibe buenos ataques, tanto en brazo como en pierna. Kushida tiene dos objetivos concurrentes: hacer rendir a Ospreay con sus llaves al brazo, y evitar sus saltos, con sus llaves a las piernas. Aplica una Figura 4 muy buena, pero Will vuelve a la carga. Aunque en un principio vende bien el dolor en la pierna, lo olvida en cuestión de segundos, y comienza a pegar saltos, que es lo suyo.

La parte del llaveo a piernas acaba, pero Kushida sigue insistiendo en su clásico ataque al brazo. No obstante, recibe unas tijeras-DDT en el borde del ring que resultan demoledoras, y está a punto de perder por conteo de 10. Aunque se despreocupa de vender el dolor al brazo, porque lo que importa en su cabeza es hacer cosas chulas, ataca bien con DDTs muy impresionantes.

La cosa sube de nivel, el ambiente se hace atronador, y los luchadores se destrozan con codazos muy fuertes, seguidos de patadas tipo Kawada, en toda la cara. Kushida deja de imitar a Kawada, y empieza a dar pisotones que le asemejan más a Danielson. Pero mucho más duras parecen las superkicks que le endosa Ospreay en el esquinero, donde no puede escapar. Es imposible que no sean reales; lo parecen, y el plano es muy corto.

Kushida engancha el brazo de Ospreay durante un buen rato, y parece que no hay escapatoria posible. Después de aguantar lo inaguantable, el británico se libra, pero solo para caer víctima del Back to the Future. Victoria para Kushida, que tendrá su revancha ante Takahashi.

Puntuación: ****1/4

lunes, 5 de diciembre de 2016

Will Ospreay, Ricochet y Matt Sydal vs Adam Cole y The Young Bucks, PWG BOLA 2016



Voy a seguir comentando algunas luchas del PWG BOLA 16, tal y como prometí en su día. El Wrestling Observer Newsletter ha criticado la serie de shows de una forma muy positiva, llegando a dar 5 estrellas a uno de los combates que ocurrieron en la noche 2. No es una lucha del torneo, sino un six man tag team match, en el que participan 6 de los luchadores más importantes del panorama internacional: Ricochet, Will Ospreay y Matt Sydal se enfrentan a Adam Cole y The Young Bucks, del Bullet Club.

Aunque sé que son 6 grandes luchadores, y que pueden estar involucrados, individualmente, en grandísimos encuentros, cuando pensaba, antes de ver esta lucha, en la conjunción de los seis, sabía muy bien que aquí solo iba a ver saltos y superkicks. Al verla, he confirmado esa sospecha, y me parece increíble que a esto se le den 5 estrellas.

Por un lado, tenemos a los buenos, dando muchos salto, y haciendo poses para recibir ovaciones, como si fueran los Power Rangers. Por otro, los malos, que se supone que lo son, pero hacen sus gestos de Bullet club, muy graciosos, muy chistosos, levantando muy buenas reacciones del público. ¿No se supone que son heels? Sí, pero no tienen el más mínimo interés en hacerse odiar.

Así, a la gente no le importa en lo absoluto quien gana o quien pierde, solo se divierte viendo muchos saltos, y algún que otro golpe realmente bueno. Los Young Bucks aplican ese Tombstone en el que uno, saltando, ayuda al otro, pero esa ayuda no sirve para nada. Aún así, al público le encanta. Y le gusta mucho más cuando son los buenos los que lo hacen, pero el que impulsa en el aire es Sydal, que lo hace con un shooting Star Press, que es muy chulo, pero no vale absolutamente para nada. Terminan con un triple Shooting Star Press.

Una lucha muy entretenida, con mucho salto y el público pasándolo pipa, pero sin ninguna historia, sin nada que destacar que tenga el más mínimo significado. En esto se está convirtiendo el wrestling, en darle a la gente lo que quiere, que es lo peor que se puede hacer en cualquier arte o disciplina: eliminar el papel del artista para crear un producto complaciente, que no suponga ningún reto para el espectador.

Puntuación: **3/4 

sábado, 27 de agosto de 2016

Vader vs Will Ospreay, RPW Uprising 2016



Este año 2016, en el Best of Super Juniors de NJPW, Will Ospreay y Ricochet tuvieron una polémica lucha, que muchos vieron muy brillante, pero que otros entendimos como un sin fin de saltos sin sentido aparente. Así lo vió, al menos, Vader, quien señaló su pesar sobre el rumbo que está tomando el wrestling, a raiz de ver esa lucha. Todo el mundo se le echó encima.

La gente acusó a Vader de no entender la evolución del deporte, ni la riqueza de la existencia de estilos distintos. Independientemente de quien tuviera razón, la empresa británica Revolution Pro Wrestling aprovechó este crítica para enfrentar al ya anciano Vader con uno de los protagonistas de la batalla, Will Ospreay. Además, el propio Ricochet también participaba en el evento en el que tendría lugar la batalla: Uprising 2016. El Luchador de Lucha Underground vencería, esa noche, a Pete Dunne.

Llega Vader al main event de la velada, con un público inglés muy violento, con muchas cervezas encima, que le insulta e increpa. "Fuck You Vader!" resuena en la arena. Está claro que la gente ama al campeón crucero, Will Ospreay, y eso se nota más aún cuando este aparece. El cantico habitual futbolero "Oe, Oe, Oe, Oe", se convierte en "Ospreay, Ospreay, Ospreay, Ospreay".

A Ospreay se le ve el odio hacia Vader a kilómetros, le mira con maldad. Le da la espalda, se burla, y Vader, aunque está muy viejo y tiene mucha panza, sigue siendo un asesino, y le mete con todo. Ojo, la lucha no ha empezado, pero Vader intenta matar a Will. El joven vuela sobre el anciano con violencia, y este cae, pero levanta, y vuelve a golpear. Le lanza con un chokeSlam desde la rampa a una mesa de comentaristas, y lo deja medio KO.

Las ambulancias vienen a por él, le ponen su collarín, pero Ospreay se arrastra hacia el ring, y la lucha comienza oficialmente, bajo la premisa, eso sí, de que esto es serio, por muy viejo que esté Vader, sigue siendo el que era.

Vader apaliza a Ospreay con sus duros golpes, que siguen siendo muy duros. El joven le pega patadas voladoras de vez en cuando. El referee queda KO, y comienzan las trampas. Llega Pete Dunne a ayudar al veterano, y lo hace. Pero llega detrás Ricochet. Los dos técnicos vuelan sobre Vader, pero finalmente, Dunne no les deja ganar, y Vader aplasta a Ospreay con dos ChokeSlams seguidos.

No está mal la cosa, para la edad que tiene Vader.

Puntuación: **3/4  

lunes, 13 de junio de 2016

Will Ospreay vs Ricochet, Best of Super Junior XXIII



Vamos, a continuación, a repasar otra lucha del torneo Best of Super Junior, o Best of Super Gaijins, como lo han llamado algunos. Y es que, hay más extranjeros que japoneses, participando.

La lucha entre Will Ospreay y Ricochet merece ser comentada, por un lado, por el éxito en críticas que ha obtenido; y por otro, por la polémica que ha surgido a raiz de que tuviera lugar.

Ospreay y Ricochet son 2 highflyers, quizás dos de los más espectaculares de la actualidad. Y en su lucha, se regodearon de ello, de forma excesiva. Después de eso, Vader, gran leyenda del wrestling tanto en Japón como en Estados Unidos, expresó su pesar por el rumbo que está tomando el wrestling, por las coreografías y la falta de psicología que impera en general, y en esta lucha en particular. A esto fue respondido por montones de figuras de la industria, diciendo que la lucha había 'molado' y que la gente se lo había pasado bien, que es lo que importa, o en casos de gente seria como William Regal, se aludía al hecho de que en todas las épocas se ha puesto en duda la creación de nuevos estilos de wrestling.

En mi opinión, concuerdo en que todos los estilos pueden ser la base para buenas luchas, si se desarrollan de forma inteligente y consecuente con el universo en el que tienen lugar. Y yo creo que en el caso del Ospreay vs Ricochet, no lo es.

Los dos luchadores entran en el ring con un salto mortal similar. Y durante los primeros minutos, ponen en liza una coreografía similar, buscando el aplauso fácil. Cuando una lucha se centra en intentar hacer cosas guays para que el público le cante, las cosas no funcionan, y eso es extrapolable a cualquier arte.

Los dos saltan mucho y se pegan buenos golpes, sin estrategia aparente, y sin consecuencias: es imposible recordar quién hace qué. El caso es que gana el inglés, quien ganaría finalmente el torneo también.

Debo decir que me gustan las luchas entre highflyers cuando están bien hechas, pero en el caso de este combate, le doy la razón a Vader.

Puntuación: **1/2  

viernes, 29 de enero de 2016

Marty Scurll vs Will Ospreay, RPW High Stakes 2016



La empresa británica RPW ha sido la relevación de 2015. Con luchadores como Zack Sabre Jr, Marty Scurll, Will Ospreay o Timothy Thatcher, tenemos una nueva generación de luchadores británicos, que siguen la estela de grandes maestros como William Regal, Dave Taylor o Fit Finlay. Además, con la participación de grandes luchadores americanos como AJ Styles, e incluso algún evento en común con NJPW, la empresa no está dejando cosas muy interesantes. Hoy por hoy, es la indy que más me interesa ver, esa es la verdad.

Como NJPW, la empresa británica ha empezado el año con fuerza, con un evento fantástico, High Stakes, que podéis ver en Vimeo solo por 12 dólares. En él, aparte de otras cosas entretenidas, tenemos un Marty Scurll vs Will Ospreay fantástico, y una lucha titular entre Styles, que se despide del mundo independiente por lo alto antes de ir a WWE, y Zack Sabre Jr, que poco a poco, se está convirtiendo en el luchador a seguir, y tiene un futuro enorme.

Empezamos con Scurll vs Ospreay. Si seguís el mundo indy, habréis escuchado sus nombres bastante. Cada vez van más ligados a MOTYCs. Ya se enfrentaron en 2015 en un muy buen match, y también participaron en una triple amenaza con AJ Styles envuelto, que tengo ahí descargada para verla en cuanto pueda. Y en este evento, dan una lucha fantástica, de nuevo.

Marty Scurll es un luchador al que se nota muy influenciado por Bryan Danielson, mientras que Ospreay es  un highflyer muy habilidoso. La lucha comienza con una lucha de egos importante, y una velocidad grandiosa. Las acciones, llenas de habilidad, se suceden sin parar. Scurll para esto un poco, ya que no le conviene, con un piquete de ojos, y golpea la cara de su rival de forma violenta. Will pega un comeback fantástico con vuelos por todos lados, pero por querer vacilar más de la cuenta, se acaba comiendo los protectores metálicos de ringside.

Marty mete algo de técnica. Ataca bien el brazo de su rival, y también las piernas. Utiliza la tapatía, y el Cattle Mutilation, como lo haría Danielson. La cosa vuelve a ponerse violenta, cuando Ospreay vuelve con su comeback volador, pegando también buenos golpes en la cara. Se nota que hay mucha rivalidad entre ambos, dado que se escupen, y Marty, incluso, llega a meterse la mano en sus partes, y restregársela al volador. Asqueroso momento.

Hay un momento, llegando al final, emocionante, con un duelo de golpes en la cara por todas partes, tecnicas y contra-técnicas, que es imposible seguir. Hubiese sido un final perfecto ahí, pero la lucha se extiende un poco más de la cuenta, alejándose un poco de la perfección, porque lo que sigue, en general, es más de lo mismo. 

Scurll duerme a Ospreay con dormilonas. Despierta por poco, y tiene tiempo para pegar varios vuelos asesinos, pero mucho más asesinos son los golpes en la cara de Scurll. Después de un duelo de tortas que se les va de las manos, Marty le pega un rodillazo en la jeta que bien podría haberlo matado. De nuevo, Scurll duerme a Ospreay, y este se rinde.

Grandísima lucha, que se extiende un poco más de la cuenta al final.

Puntuación: ****1/2