Mostrando entradas con la etiqueta kevin owens. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta kevin owens. Mostrar todas las entradas

domingo, 15 de abril de 2018

Daniel Bryan y Shane McMahon vs Kevin Owens y Sami Zayn, WWE WrestleMania 34




La siguiente lucha de WrestleMania 34 que vamos a repasar es aquella en la que se produjo el retorno oficial de Daniel Bryan a un ring. El American Dragon hace equipo con Shane McMahon para enfrentarse a Steengenérico. Sí, los hijos de Vince está ocupando, de pronto, las principales luchas de la empresa.

Daniel Bryan, considerado como el mejor luchador del mundo por mucha gente, llegó a WWE, y se convirtió en una gran estrella. Para un luchador indie de poco tamaño, fue un gran logro. Incluso la empresa estuvo en contra de ello. Creó un Storyline en el que el Dragón era traicionado por Triple H y La Autoridad, porque alguien como él no podía ser la cara de WWE. Randy Orton desempeñaría ese rol mucho mejor. Y la verdad es que esa Storyline  estaba totalmente relacionada con la realidad.

Fue el público el que tuvo que obligar a Vince a cambiar de opinión. Él supo tragarse su orgullo, e hizo que Bryan fuera el gran protagonista de WrestleMania 30. Luego, tuvo la gran suerte de que Danielson se lesionara, y pudo quitárselo de encima con una buena escusa. 

Pero Bryan ama el wrestling por encima de todo. Si no hubiera podido regresar a los encordados, hubiera acabado muy amargado, como le pasó a Bret Hart. Pero se hizo pruebas con montones de médicos, y estos le dieron el alta competitiva. El único que no se la daba era el doctor de WWE. Tras lo ocurrido con Chris Benoit, en la empresa cuidan su imagen por encima de todo, y no se arriesgarán a que nadie tenga una nueva oportunidad de decir que WWE se ha beneficiado a costa de su salud.

Vince puso a Bryan en un puesto de General Manager de Smackdown que resultaba frustrante tanto para los fans como para él mismo. Se acercaba el fin de su contrato, y Danielson tenía claro que lucharía en otro sitio tras su salida. Ante la posibilidad de que su competencia se convierta en competencia real gracias al apoyo de Bryan, finalmente, WWE le dio el alta competitiva. Ahora, podía volver a recibir ataques, y no huir del ring cada vez que algo se complicara. Temo que sea un truco de la empresa, para obligarlo a renovar su contrato, y, luego, buscar una excusa para declarar que sus problemas de salud han vuelto. Eso ya lo veremos. Por ahora, parece que luchará a tiempo completo.

Cuando era General Manager de Smackdown, se involucró en la rivalidad entre Shane McMahon y la pareja formada por Kevin Owens y Sami Zain. Bryan parecía apoyar a estos, y suponía un palo en la rueda para Shane. Desde hace mucho tiempo, se suponía que esta rivalidad llegaría hasta WrestleMania. Pero, cuando Bryan anunció su vuelta a los rings, de pronto, ya era totalmente bueno otra vez. No había ni pizca de la maldad que se intuía en los meses previos. Y no hay nada más aburrido que un babyface en WWE.

Como ya hemos comentado otras veces, la rivalidad comenzó entre Shane y Owens. Shane fue referee en la lucha de Kevin en la que peleaba por el US Championship en SummerSlam, frente a AJ Styles, y eso no acabó como al canadiense le hubiera gustado. Las riñas entre ellos fueron en aumento, hasta que explotaron en el famoso ataque de Kevin sobre Vince McMahon. Entonces, Owens dio un salto en su estatus como rudo.

Shane buscó venganza, y se enfrentó a Owens en un Hell in a Cell en el PPV homónimo. Pero, cuando realizó su salto desde la parte superior de la jaula, Sami Zain llegó para salvar al que había sido su gran rival, después de ser su gran amigo. McMahon se pegó, como siempre, un buen golpe, y perdió.

SteenGenérico volvió a unirse. Durante los meses siguientes, el dúo estuvo metido en muchas polémicas, jorobando al equipo de Smackdown en Survivor Series, y consiguiendo plazas titulares por el WWE Championship, gracias a la benevolencia de Bryan. Se llegó a hablar de que acabarían en el André the Giant Memorial battle Royal, y Owens llegó a sugerirlo, bromeando en Twitter. Pero era obvio que esta rivalidad tenía que llevarlos a WrestleMania.

Owens y Zayn son como perros rabiosos, y siempre estaban peleándose entre ellos. Shane impidio que alguno ganara en WWE Championship en Fastlane, y tras el evento, anunció una lucha entre ellos en WrestleMania. No se lo tomaron bien, y le metieron una buena paliza. Además, Shane sufrió otros problemas de salud graves, no relacionados con esto: una diverticulitis. Su participación en WrestleMania estaba en duda. 

Entonces llegó Bryan, anunciando su vuelta a los rings, y despidiendo a Owens y Sami. Tampoco se lo tomaron bien, claro. Bryan se llevó otra paliza, aunque, después de mucho tiempo, pudimos verlo defenderse. Después de esto, se anunció la lucha entre los dos dúos. shane y Bryan hicieron las paces, se abrazaron, y anunciaron que, si Sami y Kevin les vencían, recuperarían sus trabajos en Smackdown. 

Así que me esperaba que, en la lucha, Bryan traicionara a Shane, y así, los dos canadienses recuperarían su puesto. La historia requería que Shane y Bryan se enfrentaran en el futuro. Pero esa historia se cambió en cuanto Bryan recuperó su puesto de superestrella. También se habló de que sería Shane el que se convertiría en Heel. Pero nada de esto ocurrió en WrestleMania.

La lucha, como las anteriores que hemos comentado de este evento, es puro storytelling. Hay gente muy enfadada, pero bueno, en Internet, todo el mundo está enfadado siempre, porque no tiene delante a nadie que le cruce la cara. Desde luego, no es una lucha de 5 estrellas, pero nadie pretendía eso. Es parte del espectáculo de WrestleMania. Esto va de la maldad de Owens y Zayn, frente a dos hombres lesionados o enfermos. Lo importante es el sentimiento del público. A nadie se le pasó por la cabeza que esto sería la lucha del año.

Owens y Zayn atacan a Bryan antes de que la lucha comience. Lo estrellan contra el borde del ring, como hicieron en Smackdown. y lo dejan KO en ringside. Tiene que venir una camilla a por él, y Kevin bromea sobre el hecho de que está lesionado otra vez. Shane comienza solo.

La lucha está bien escrita, y todo sale como es debido. Shane es lanzado contra las vallas, junto a sus hijos, que observan en primera fila. Como ha tenido problemas intestinales, y muy serios, se duele del estómago. Sus dos rivales le torturan, golpeándole ahí muy bien. Kevin aplica un Sentón y un Frog Splash dolorosísimos. Como Shane ha vendido un dolor muy grande en esa parte de su cuerpo, cuando el espectador presencia esa clase de ataques, puede sentir el sufrimiento del millonario.

Shane está a punto de perder, pero es salvado in extremis por Bryan, que se ha recuperado del ataque recibido. Con verdadera violencia, Daniel ataca a sus dos rivales. Está como un toro, y resiste los finishers de ambos. Acaba haciendo rendir a Sami a través del Yes! Lock.

La lucha es buena. Utiliza de forma correcta la historia que había entre estos 4, y se aprovecha de las lesiones de los dos héroes. Como decía antes, no está pensada para ser una gran lucha, sino para generar el sentimiento de venganza y triunfo del bien contra todas las adversidades. No está mal.

Puntuación: ***1/4

sábado, 17 de marzo de 2018

AJ Styles vs Baron Corbin vs John Cena vs Sami Zayn vs Kevin Owens vs Dolph Ziggler, WWE Fastlane 2018




Ya vimos la batalla entre 7 hombres en Elimination Chamber 2018, para determinar la composición del combate por el Título Universal en WrestleMania 34. Roman Reigns y Brock Lesnar se verán las caras en la que, quizás, sea la última lucha de La Bestia en WWE.

Un par de semanas después, llega Fastlante, el último PPV de Smackdown antes del magno evento, a menos de un mes de este. Echo de menos los tiempos en que había dos meses entre el último PPV y WrestleMania, cuando, durante mucho tiempo, se trabajaban las rivalidades. Ahora, aunque avanzan de forma indirecta, hay que esperar a que terminen estos PPVs por marcas, para que la gente no pierda interés en ellos. No es lo mismo.

En Fastlane, también conocimos la composición final de la lucha por el WWE Championship, si bien es cierto que no dudábamos de cuál sería. AJ Styles y Shinsuke Nakamura se enfrentarán en la revancha de Wrestle Kingdom 10. AJ sostuvo su campeonato en una lucha de 6 hombres, esta vez sin jaula, en la que también participaban John Cena, Baron Corbin, Kevin Owens, Sami Zayn, y Dolph Ziggler.

La historia más interesante estaba entre Kevin y Sami. Por eso he incluido esta lucha en el especial de combates con El Genérico y Kevin Steen involucrados. Algún día le daremos caña a ese especial. El caso es que la historia entre ellos ha resucitado. Se persiguen por el mundo entero.

Owens estaba en una rivalidad con Shane McMahon, que nos dio un un Hell in a Cell match, tras el ataque del canadiense a Vince. Sami, que ya había tenido una potente rivalidad con Kevin en WWE, salvó a Owens del vuelo de Shane, dándole la victoria. Steengenérico renació. De cara a WrestleMania, la duda siempre ha sido qué tipo de combate tendremos, si Shane se aliará con alguien para enfrentarse a estos dos, o si acabarán matándose entre ellos.

Porque se han peleado varias veces. Sería una opción lógica, pero se parecería demasiado a la rivalidad que tuvo Owens el año pasado, al traicionar a Chris Jericho. Parecía que Shane podía tener algo con Kurt Angle, pero estando este en el combate de Ronda Rousey, estaba claro que el hijo de Vince saldaría sus cuentas con Owens. Ojo, que unos días antes de Fastlane, todavía Meltzer decía que Shane lucharía contra Dolph Ziggler, y que Owens y Zayn irían al Andre the Giant Battle Royal. Y eso que han estado en las rivalidades más importantes de Smackdown de los últimos meses. Parece que los periodistas de Internet no han visto wrestling en la vida.

Queda por saber qué tipo de lucha será. Si es un tag team match, ¿Quién será el compañero de Shane? La storyline nos dice que Daniel Bryan, pero WWE no se decide a dejarle volver a luchar y sabemos que, si no lo hace en WrestleMania, seguramente Bryan esté en septiembre luchando en otro sitio. Así que sería una opción de negocios lógica. Aunque me gustaría ver a Bryan luchar frente a Styles, Zayn, Angle o Nakamura, posiblemente, si vuelve a luchar en WWE, será como part-timer, y eso no da tanto juego.  Vince McMahon también sería una opción lógica como compañero de Shane, pero el hombre está muuuuy mayor. Da penita ya verlo. Finalmente, junto a Shane podría estar cualquier otro luchador sin combate en el show, como Dolph Ziggler o Big Show.

La otra parte interesante es la de John Cena. Tenemos bastante claro que va a luchar contra Undertaker en WrestleMania. Pero hizo una promo en Raw diciendo que eso sería imposible, y, aunque eso para cualquiera es una confirmación de que la lucha se hará, los medios de todo el mundo se lo tomaron al pie de la letra, y empezaron a publicar la noticia de que lucharía contra Rey Mysterio en Wrestlemania. No pillan una storyline. El caso es que, tras fracasar en Royal Rumble y Elimination Chamber, acude a Fastlane, porque siendo campeón de WWE, tendría una lucha asegurada en WrestleMania.

Tenemos 3 rivalidades que molan, por tanto, para WrestleMania. Por su parte, Ziggler, después de un tiempo fuera y de haber dejado vacante el título USA, se encuentra sin lucha para WrestleMania. Nunca ha tenido un singles match en el magno evento, y no le quedan muchas opciones de tenerlo este año tampoco, aunque ha renovado con la empresa por un sueldo de main eventer: 1.5 millones anuales. El sexto hombre es Baron Corbin, que a mí me da un poco igual.

La lucha es muy entretenida. Es un combate con varios hombres, de los de toda la vida en WWE. Unos van dejando el ring, y otros van entrando a pegarse. Pero es muy entretenida, y hay algo de storytelling. A diferencia de lo que pasaba Elimination Chamber, aquí el público está muy animado. Yo me quedé dormido viendo el show en directo, pero me despertaba de vez en cuando con los gritos del respetable. Mientras dormía, pensaba que debía ser una gran lucha.

Cena empieza la lucha con un Attitude Ajustment para todo el mundo, excepto para Styles, que es más listo que los demás. Hay a quien le ha molestado este inicio, pero a mí me parece que aquí Cena sí fue Cena, mientras que en luchas anteriores había sido un pelele. Buen comienzo, es una manera de demostrar quién es la leyenda aquí. Styles aguanta sus intentos de aplicar el finisher, lo suficiente para que el resto se recupere y suba al ring para darle un palizón al 16 veces campeón.

Los luchadores van entrando y van teniendo sus momentos de protagonismo. Dolph Ziggler y Baron Corbin acaban luchando en ringside, y quedan KO tras estrellarse contra unos protectores. Es una buena forma de quitarlos de en medio un rato.

Styles también pasa buena parte de la lucha fuera, tras recibir un Attitude Ajustment sobre la mesa de comentaristas. Owens y Zayn, después de haber tenido problemas personales las semanas previas, acaban mal. Aunque en primera instancia parece que Sami quiere dejar a Owens ganar, se golpean con la furia que caracteriza sus enfrentamientos. Pero, sin querer, Kevin aplica una Super Kick sobre Shane McMahon, que estaba en ringside, viendo las acciones. Tanto Kevin como Zayn están a punto de ganar la lucha, pero en ambos casos, Shane lo evita agarrando al referee. 

Corbin introduce las escaleras metálicas en el ring, aunque acaba comiéndose un Attitude Ajustment sobre ellas. Ziggler evita la victoria de Cena. John aplica AA sobre Dolph, Owens aplica Popup Power Bomb sobre Cena, y Styles aplica Phenomenal Forearm sobre Kevin, para mantener, así, su título.

Lucha divertida y entretenida que sirve para trabajar la rivalidad entre Owens, Zayn y Shane, y la de John Cena en busca de su lucha en WrestleMania, y refuerza la posición de Styles como campeón, de cara a ese enfrentamiento con Nakamura en el evento más grande del año.

Puntuación: ***1/2

domingo, 22 de octubre de 2017

Shane McMahon vs Kevin Owens, WWE Hell in a Cell 2017





El evento Hell in a Cell 2017 de WWE, exclusivo para el roster del programa Smackdown Live, ha resultado ser bastante bueno, muy completo. Todas las luchas, en el show, han estado a un buen nivel, y ha resultado ser un evento muy disfrutable.

A nivel comercial, todos los focos se centraban en el regreso de Shane McMahon a los cuadriláteros. Era necesaria una gran estrella para vender entradas y subscripciones a la WWE Network, y para eso está Shane. Su pelea contra Kevin Owens dentro de una jaula infernal es la que vamos a comentar hoy.

Esta es una rivalidad que se ha trabajado muy bien, y que ha vuelto a poner en todo lo alto a Owens. Y es una rivalidad que se viene preparando desde hace tiempo. En SummerSlam, ya estaba en marcha.

Shane McMahon participó en la mayor fiesta del verano, siendo el referee especial de la lucha por el Campeonato de Estados Unidos entre Owens y AJ Styles. El fenómenal acabó llevándose el combate, y la correa, aprovechando la bronca que Kevin estaba teniendo con O'Mac, a raiz de un conteo que no había llegado a 3. Esto resultó ser el germen de algo mucho mayor.

La rivalidad por el US Championship continuó en los programas semanales de Smackdown, y los dos contendientes se volvieron a ver las caras. Esta vez, fue Kevin Owens el que eligió al referee especial, uno que seguramente estaría de su parte: Baron Corbin. Shane apareció antes de que este pudiera darle una victoria injusta al canadiense, que, de nuevo, se quedó sin su preciado campeonato.

Owens que es un cabronazo, no soportó esto. La cosa llegó a las manos, y el luchador fue humillado por el directivo. Así, juró venganza contra toda la familia McMahon. Prometió que hundiría WWE.

Vince McMahon apareció en Smackdown para charlar con Kevin Owens, y anunciar la lucha entre su hijo y el ex-campeón dentro de una jaula infernal, en el evento Hell in a Cell de 2017. A Kevin, que quería a Shane fuera de la empresa por atacarle, no le gustó la idea. Atacó violentamente al anciano, dándole un cabezazo tan real, que le provocó una brecha en la frente. También le golpeó con una superkick, y un Frog Splash. 

Algo así no ocurría desde hace tiempo en WWE. El propio Vince se tuvo que inmiscuir en una rivalidad para poner over a un rudo. Y este ataque hizo más por el personaje de Owens que toda su carrera anterior. Por supuesto, Shane estaba furioso, y la violencia entre ambos no cesó durante las semanas previas al PPV.

Hay que decir que la lucha, que es el main event de la velada, es un Hell in a Cell Falls Count Anywhere. O sea, que los pinfalls se pueden hacer también fuera del ring, y fuera de la jaula. Es una regla absurda, teniendo en cuenta el significado de estar encerrado en un Hell in a Cell Match, pero está, obviamente, pensado para ocurra un gran salto de Shane sobre su rival, desde la parte de arriba de la jaula. Todo el mundo va a ir a ver esa lucha, solo para ver a ese señor suicidarse.

Pero la lucha es muy interesante, como todo lo que ha hecho Shane desde su vuelta. Ninguna de sus luchas ha sido muy convencional, pero ha dado buenos resultados. Su enfrentamiento contra Owens está muy enfocado en ciertos eventos, pero funcionan bien, y tienen sentido con respecto a la historia que se quiere contar.

El hijo de Vince no deja a Kevin entrar en la jaula, y le ataca ya fuera. Ambos entran, posteriormente, y se atacan de forma dura, utilizando la jaula de una forma bastante correcta. Shane se toca la cabeza en varias ocasiones, buscando sangre porque los golpes que se lleva contra el metal son peligrosos. El canadiense domina, usando la jaula contra su oponente, mientras este reacciona con palancas al brazo y Triangle Shock. Pero Kevin convierte esta técnica de MMA en una bomba contra la las escaleras metálicas. Busca rematar, tirándose contra el niño rico, sobre una mesa, pero este se aparta a tiempo, y Kevin acaba destrozándose la espalda. Este dolor se ve aumentado por los golpes con la madera rota que le proporciona McMahon, y con un Coast to Coast.

La lucha ya es bastante brutal, pero Shane quiere salir fuera. El candado está echado, lo que no tiene mucha lógica, siendo esto Falls Count Anywhere, pero bueno, el comisionado de Smackdown Live saca una herramienta y destroza las cadenas, ante la alegría del público, que espera un gran vuelo. Shane y Owens pelean fuera de la estructura, y es el segundo el que sale ganando, y coloca a su rival en la mesa de comentaristas para aplicarle un Frog Splash. Cambia de idea, y sube a la parte de arriba de la jaula, para emular a Shane, y volar desde todo lo alto.

Pero no se atreve. En un momento bastante genuino, Kevin hace el intento de saltar, pero se asusta, y no lo hace. El público se ríe de él, y este les grita. "¡Saltad vosotros! ¿Os creéis que es fácil?". Y mientras lloriquea, Shane despierta y sube arriba, para enfrentarle. Pelean de forma lenta y torpe, con algunas caídas potentes sobre el metal. Cada vez que hay una caída, el público teme que ocurra lo que le pasó a Mick Foley, que se rompa la jaula y el luchador caiga al ring desde varios metros de altura. Por suerte para la salud de ambos, eso no ocurre.

Los luchadores van bajando, y cuando se encuentran a mitad de altura, Shane lanza a Kevin contra una de las mesas, cayendo este de una forma muy peligrosa, y partiéndose, casi, en dos. Owens poco puede hacer ya. Shane lo coloca en otra de las mesas, y procede a saltar desde arriba, para así, vengar la ofensa contra la familia McMahon, realizada por el canadiense. Shane salta, pero un segundo antes de chocar contra Owens, aparece Sami Zayn, y aparta al gordito, con lo que Shane, como le ocurrió en su lucha ante el Enterrador, se come la mesa, protagonizando otro golpe terrible, a pocos metros de sus hijos. Sami coloca a Owens sobre Shane, y el referee, bastante reticente dada la gravedad en el estado de ambos luchadores, realiza el conteo.

Kevin gana. Es interesante que Sami se haya vuelto a unir a él, porque llevamos muchos años ya viéndolos, pelearse, o quererse, en todas las ligas posibles. Retomaré, por tanto, el especial de "Steen vs Genérico", que comencé en su día, porque quiero revisar luchas de ellos, como rivales y como amigos, en todas las empresas posibles.

Por otro lado, Shane McMahon pierde una vez más. Ya sé que todo el mundo se enfadaría si ganara, porque se enfadan siempre que un veterano gana a un joven. Pero es que ha perdido todas las luchas desde que llegó, igual que Sting. Y Triple H también pierde casi siempre. Por mucha presión que metan los twitteros pesados, creo que es importante que los veteranos consigan victorias, porque si no, es imposible que pongan over a nadie. Parece que la rivalidad seguirá un poco más, y habrá algún combate en equipos. Espero que Shane consiga alguna victoria.

Puntuación: ****

jueves, 22 de junio de 2017

AJ Styles vs Shinsuke Nakamura vs Sami Zayn vs Baron Corbin vs Dolph Ziggler vs Kevin Owens, WWE Money in the Bank 2017



Money in the Bank, en su edición de 2017, ha sido exclusiva de Smackdown. Aún así, ha habido dos luchas de Money in the Bank, una para el título masculino, y otra para el femenino.

Como el femenino acabó con trampas, en el siguiente programa de Smackdown, se certificó que se repetiría. Me parece una excusa pobre, porque ha habido millones de trampas en peleas de escaleras anteriores. Pero, como no ha sido la lucha definitiva, no la voy a comentar, prefiero hacer review de la próxima que hagan.

Por su parte, la lucha de escaleras masculina ha sido muy aclamada por todo el mundo. Y la participación no es para menos: están en ella tres de los mejores wrestlers del mundo, candidatos, de hecho, a ser el mejor: Shinsuke Nakamura, AJ Styles y Sami Zayn. Además, les acompañan Kevin Owens, Dolph Ziggler y Baron Corbin.

Yo no creo que sea de las mejores Money in the Bank, pero no está mal. Tiene algunas cosas muy buenas. Empieza bien, porque antes de comenzar la lucha, Baron Corbin ataca a Shinsuke Nakamura por la espalda, y le deja en muy mal estado, de tal manera que el japonés no puede comenzar la lucha.

Así, tan solo tenemos a 5 hombres para empezar. Creo que eso es bueno, porque a veces, en este tipo de luchas, hay tantos participantes que todos se difuminan individualmente. Sin embargo, tengo que decir que los primeros minutos son bastante aburridos.

Sami Zayn empieza a destacar en la lucha, presentándose como un underdog capaz de destrozar a los rudos de la contienda. Después, llegan buenos minutos, con un par de spots sobre escaleras bastante buenos. Corbin aplica ChokeSlam sobre Style en una escalera, y este lanza a OwenS sobre otra. Ambos ataques provocan una gran reacción del público. También, AJ, tiene una gran caída, cuando le quitan la escalera y queda colgado del gancho que sujeta el maletín.

Corbin está cerca de atrapar el maletín, pero vuelve a sonar la música de Nakamura, y el Rey del Strong Style vuelve a la batalla. Mientras la gente tararea su música, utiliza sus patadas para matar a todo el mundo. Todos sus rivales quedan noqueados, salvo AJ.

AJ Styles y Shinsuke Nakamura se ven en el ring de WWE, y tenemos un recuerdo implícito de su enfrentamiento en Wrestle Kingdom. De mutuo acuerdo, apartan las escaleras, y tienen un buen intercambio, a golpe limpio. Finalmente, se suben a la escalera y pelean para llevarse el premio, hasta que baron Corbin aparece, les hace caer, y se queda el maletín.

La lucha es bastante buena, tiene varias cosas muy interesantes, aunque también momentos no muy buenos y un final frio. La mayoría de los participantes hacen un buen trabajo. El que peor está es Kevin Owens, que pasa muy desapercibido.

Puntuación: ***3/4

viernes, 5 de mayo de 2017

Kevin Owens vs Chris Jericho, WWE WrestleMania 33




Las últimas etapas de Chris Jericho en WWE no han sido especialmente buenas. No ha dejado el canadiense, en varios años, ninguna lucha que sea realmente relevante. Por un lado, esas estancias eran demasiado cortas como para que estuviera involucrado en algo realmente importante; y por otro, siempre volvía como face, como estrella de rock, un papel que no le va nada bien (o que no es muy interesante).

Pero podríamos decir que en esta última etapa se ha reencontrado consigo mismo. Llegó para llevar a cabo una buena rivalidad con AJ Styles, ambos como faces, pero poco después, los dos acabaron como heels. Tuvo una rivalidad con Dean Ambrose que no fue muy allá, y comenzó una nueva historia con Kevin Owens que le ha llevado a tener un año muy divertido, y con mucha relevancia dentro de las rivalidades más importantes de RAW.

Se convirtió en el mejor amigo de Kevin, y le ayudó a mantener el Campeonato Universal durante un periodo importante. Él también recibió un poco de ayuda, y consiguió quitarle el título de Estados Unidos a Roman Reigns.

De vez en cuando había algún rifirrafe entre ellos, además de alguno fingido para engañar a sus rivales, pero todo iba bien. Eso fue así hasta que Chris Jericho aceptó un combate para Owens por su título Universal, ante Goldberg. Esto enfureció a Kevin.

Chris organizó la fiesta de la amistad, en un programa de Raw en New Orleans, con regalos, música y una versión del lienzo de Miguel Ángel, 'La creación de Adan', customizado con la presencia de los dos amigos. Pero Owens ya no podía aguantarle más, y le traicionó, dándole una buena paliza.

Owens le dejó claro a Chris que no eran los mejores amigos, que él ni siquiera era su amigo. Solo había sido una herramienta, y cuando la cagó al provocar la pelea entre Kevin y Goldberg, dejó de ser útil. Pero esta traición tuvo consecuencias, obviamente.

En Fastlane, Owens defendía su título ante Godlberg. Nada más sonar la campana, apareció Jericho, con su música, lo que provocó que Kevin se despistara un segundo. Pero Goldberg no necesita más que eso para destruir a cualquiera. Spear de la nada, Jackhammer, y se acabó el campeonato en manos de KO.

Y eso nos llevaba de forma inexorable a una lucha entre Kevin owens y Chris Jericho en WrestleMania. Una pena, porque ninguno de los dos es un buen héroe. En este caso, fue Jericho el que pasó a ser bueno, y volvió a pegar sus gritos de roquero y todo eso. En las semanas previas al magno evento, tuvieron sus más y sus menos, y así llegamos a WrestleMania.

A una lucha que no me interesó especialmente. Ni al público tampoco. Jericho obtiene una buena reacción al aparecer, pero poco a poco, la gente se va durmiendo. Los luchadores tienen un enfrentamiento correcto, con algunos buenos ataques, pero ni el más lejano atisbo de psicología. Han tenido la relación más estrecha de la empresa durante los últimos meses, peo tienen una lucha estándar entre sí, como la que tendrían con cualquiera.

La lucha va de menos a más, y el público empieza a meterse en los últimos minutos. Owens empieza a despreciar a Chris y recordarle que nunca fue su amigo. Este busca desesperadamente el Lion Sault, y a la tercera lo consigue. Owen aplica Popup Powerbomb, pero Jericho sobrevive, sorprendemente. Owens no se rinde a las Murallas, y busca otra bomba, pero recibe un codebreaker mientras la llevaba a cabo. KO consigue poner un dedo en la cuerda, y baja a ringside, dónde le aplica Popup Power Bomb a Chris en el borde del ring. Lo sube, y le hace el conteo, de una manera un poco fría. Debería haber aplicado una última bomba, hubiera quedado mejor.

Kevin Owens se convierte en campeón de Estados Unidos, en una lucha bastante decepcionante.

Puntuación: **3/4

martes, 7 de marzo de 2017

Kevin Owens vs Goldberg, WWE Fastlane 2017



Fastlane era la última parada antes de WrestleMania. Hasta hace unos años, el último PPV antes del magno evento tenía lugar casi 2 meses antes de este, pero ahora solo disponemos de 3 semanas antes de que llegue. Así, hay rivalidades que ni siquiera han comenzado a escribirse.

Y, las que están en marcha, no me interesan lo más mínimo. En diciembre, estaba muy ilusionado por ver un Undertaker vs John Cena, pero a día de hoy, es casi seguro que esa lucha será sustituida por dos con muy mala pinta: Taker vs Reigns y Miz/Marise vs Cena/Bella. 

Fastlane ha sido uno de los peores PPVs que recuerdo. Por suerte, Neville está resucitando un poco la división crucero. Ahora sí tenemos luchas de verdadera calidad en esa división. Pero el resto de los combates del PPV no han valido nada. Encima, Strowman ha perdido su racha imbatida en un combate malo e irrelevante para la historia frente a Roman Reigns. Debe ser el paso previo a vencer a Undertaker en WrestleMania.

Y, como era de esperar, Bill Goldberg llegará como campeón a su lucha frente a Brock Lesnar. Pero lo va a hacer sin luchar un solo combate. En Fastlane, derrotó a Kevin Owens, en un nuevo squash de Spear + Jackhammer. Es obvio que Goldberg no está en condiciones de luchar en combates reales, y no tengo ni idea de qué va a hacer WWE para su lucha con Lesnar en WM.

Antes de la lucha, comienzan los mind games de Owens. Este no entra al ring ni por narices, se sale una y otra vez, incitando al público, con el fin de poner nervioso a Goldberg. Después de un buen rato, decide luchar, pero suena la música de Chris Jericho, que aparece en la rampa. Justo en el mismo segundo en el que Owens mira, se lleva un Spear y el correspondiente Jackhammer. Final.

La lucha no es nada, y aunque es lógico con la historia de Goldberg en su regreso, es una pena para los méritos de los luchadores en activo. WrestleMania es así, mucha estrella, y poca lucha. Al menos el año pasado fue así, y este lleva el mismo camino.

Puntuación: -

jueves, 9 de febrero de 2017

Kevin Owens vs Roman Reigns, WWE Royal Rumble 2017



Cómo decía cuando comenté la lucha entre Cena y Styles, Royal Rumble nos dejó una batalla real muy aburrida, pero dos combates por los títulos mundiales realmente buenos. No me sorprendió que la pelea entre John y AJ fuera de gran nivel, pero sí que me resultó llamativo que lo fuera el enfrentamiento entre Kevin Owens y Roman Reigns por el título universal.

No espero, en general, mucho de Owens y Reigns. Roman tiene poco talento en el ring, y poca capacidad oratoria, o sea, que es insoportable. Pero ha llegado a dar grandes luchas, apoyado en la categoría de súper hombre que le ha otorgado la empresa, que le da un toque de epicidad a sus batallas. En cuanto a Kevin, aunque tiene talento en ambos campos, su personaje no tiene definición ninguna, y eso hace que no me interese, si no es luchando frente a Zayn. Y es que, aunque sé quien era en las indies, no sé quien es en WWE. No es un bully, ese papel lo tenía Ryback. Owens, como decía Russo, solo es un chico gordito.

Pero dio una buena lucha en Royal Rumble 2016 frente a Ambrose, en una lucha sin reglas, sacando esa vena hardcore que mostró en CZW en su día, y un año después, vuelve a hacer lo mismo frente a Roman, aunque en este caso, en lugar de luchar por el título IC, defiende el campeonato mundial. Es un gran avance. 

La lucha es un brawl, una buena batalla. Recordad que Jericho está colgado en una jaula para tiburones, arriba del ring, para que no pueda meterse, como hizo en anteriores combates. Es algo que se aplicó en el pasado, sobre todo con Paul Ellering, manager de los Road Warriors, y actual manager de The Autors of Pain. Pero repasaremos esa historia en un par de días.

Hay poco que analizar de esta lucha. Son dos tíos matándose, con todos los objetos que encuentran. Está muy bien un frog splash de Owens sobre Reigns, desde el esquinero, cuando este estaba en una mesa en ringside. Es una ataque bastante impresionante. También está bien el momento en el que Owens pega un Super Man Punch con un puño de hierro que le pasa Jericho desde su jaula. Aún así, Roman no es derrotado. 

Reigns está a punto de ganar después de lanzar a Kevin sobre una estructura de sillas que él mismo había construido al principio del combate. Le remata con una power bomb sobre la mesa de comentaristas, y esto parece listo para sentencia. Hasta que aparece Braun Strowman, y destruye a Roman, aplicando un Running Power Slam sobre una mesa. Gracias a esto, Owens gana, y el público, que ha estado muy emocionado durante toda la lucha, se lo agradece al gigante, que cada vez se muestra más imponente.

Puntuación: ***3/4

viernes, 25 de noviembre de 2016

Team Smackdown Live vs Team Raw, WWE Survivor Series 2016



Tras la separación de marcas en WWE, comenzó una pequeña rivalidad entre Raw y Smackdown Live. La marca azul pasaba a emitirse en directo los martes, en la misma cadena que Raw, USA Network, así que cabía, incluso, una batalla por los ratings.

Pero esa pelea ha sido bastante amistosa, porque los que mandan en Smackdown, Shane O Mac y Daniel Bryan; y los que mandan en Raw, Mick Foley y Stephanie McMahon; son todos face. Bueno, Steff seguramente no, tan solo lo está fingiendo, pero mientras tanto, no hace nada que sea muy odioso.

Llegamos a Survivor Series, y, aparte de la lucha entre Lesnar y Goldberg, el evento se centra en el enfrentamiento entre las dos marcas. Hay una lucha por el campeonato IC de Smackdown, una lucha por el campeonato Crucero de Raw, una lucha tradicional de eliminación entre equipos de mujeres, una lucha tradicional de eliminación entre equipos de tags, y una lucha tradicional de eliminación entre equipos de hombres. Esta última lucha es, a mi entender, lo mejor del PPV, a nivel luchístico.

Hay que recordar que Undertaker apareció en el Smackdown previo para amenazar a los miembros del equipo azul. Si perdieran, habría consecuencias. Además, ese tipejo que sale últimamente, James Ellsworth, hace de mascota de Smackdown.

En el equipo de Raw, están los super-amigos, Chris Jericho y el Campeón Universal, Kevin Owens. También están los dos principales faces de la marca, que están rivalizando con ellos, Roman Reigns y Seth Rollins. Cierra el team el bestiajo Braun Strowman, un tipo que nunca ha sido derrotado, y que da verdadero miedo.

En el Team Smackdown, están Dean Ambrose y el Campeón de WWE, AJ Styles, que rivalizan por el título desde hace tiempo. Les acompañan Bray Wyatt y el nuevo miembro de la familia Wyatt, Randy Orton, que tarde o temprano se levantará en armas contra su amo, demostrando que todo era una obvia farsa. Y el quinto miembro es el comisionado Shane, que sustituye a Baron Corbin, agredido en su momento por Kalisto.

Dado que el PPV duró 4 horas, sin contar el previo, y que el main event fue muy corto, para esta pelea les dieron a los luchadores todo el tiempo del mundo. Entre promo, entradas, lucha y post-match, la cosa durará como hora y media. Y está bien que así sea, porque aquí no hay participantes random, está lo mejor de cada casa, así que no sería correcto que hubiera aliminaciones que no estuvieran bien contadas. Todos tienen que mantener su papel, y creo que esa es la gracia del combate: todos hacen lo que tienen que hacer.

Comienza la cosa con varios enfrentamientos, muy normalitos y muy ordenaditos. Hasta que se arma la gorda. Empiezan a matarse todos los luchadores, algunos vuelan a ringside, y quedan en el ring, tan solo, dos luchadores de Smackdown, Aj Styles y Dean Ambrose. Se pelean entre ellos, aunque Shane intenta impedirlo. Cuando las cosas se calman, Styles ataca por la espalda al lunático, lo que aprovecha Strowman para destruirlo. Uno menos.

El monstruo de Raw arrasa con todos, nadie puede con él. Es muy poderoso, y así se muestra. Limpia una mesa de comentaristas, para aplastar a Shane contra ella, pero aparece Randy Orton de la nada, y le aplica un RKO. Entre The Viper y Wyatt sujetan a Strowman (que anteriormente había hecho caso omiso a las órdenes de su antiguo amo), para que Shane salte desde el esquinero del ring, con un Flying Elbow. Gran golpe.

Braun, a pesar del daño recibido, está a punto de llegar al ring antes del conteo de 10, pero lo impide James Ellworth, quien le sujeta desde debajo del cuadrilátero. Strowman es eliminado, y se enfada. Asesina a James, lanzándolo desde la rampa a unas mesas que había abajo.

Buena historia la de Strowman, y la cosa sigue en un 4 contra 4. De nuevo, la lucha es ordenada, castigando los rojos a Shane. Esto es así, hasta que los super amigos canadienses, que juegan en casa y, por tanto, tienen el apoyo del público, empiezan a meter la pata. Owens entra para defender a su compañero, pero lo hace atacando con la famosa lista de Jericho (dónde apunta a todos los estúpidos idiotas). Owens es descalificado, y Jericho se vuelve loco, recogiendo las hojas tiradas de su amada libreta. No han llegado las tablets, ni Microsoft Office, al wrestling, así que este tío va por ahí con un montón de folios. Al canadiense le cae un RKO Outta Nowhere, y queda eliminado. El equipo de Raw se mete en problemas, con un 2 vs 4.

Shane McMahon lucha contra Roman Reigns. Consigue un poco de ventaja, y decide realizar un Coast to coast sobre el Imperio Romano. Pero recibe un fuerte spear en vuelo. El referee va a hacer un conteo, pero este no llega a 3. Algo va mal, Shane se ha llevado un buen golpe, y es eliminado por KO. La gente se preocupa, pero se queda en un susto.

La batalla pasa al ringside. Hay golpes por todos lados. Vuelve Dean Ambrose, y se une a los otros miembros de The Shield para atacar a AJ Styles. El campeón de Smackdown recibe una triple powerbomb sobre una mesa, y claro, perece. La cosa se vuelve a igualar. 

Roman Reigns y Seth Rollins se enfrentan a Bray Wyatt y Randy Orton. Luke Harper, aparece para despistar y atacar a los ex-Shield en los momentos precisos. Gracias a ello, Seth Rollins se traga un RKO de la nada, y Reigns un Sister Abigail. El equipo de Smackdown sale victorioso.

Gran victoria para la familia Wyatt, que vuelve a los primeros planos. Parecía que la rivalidad entre Bray y Orton era algo secundario, pero son dos luchadores muy importantes, y hay que tenerlos en cuenta. La lucha está muy bien, todos los wrestlers son valiosos, y todos hacen su parte, avanzando en todas las historias: la amistad entre Jericho y Owens, y la tontería de la lista; la nueva Familia Wyatt con Randy Orton; la rivalidad entre Ambrose y Styles; la coincidencia de los ex-shields como faces; el poder de Braun Strowman; las tonterías de James Ellworth; y el papel clásico de Shane: utilizar saltos peligrosos para tapar sus carencias como luchador. 

Puntuación: ****

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Roman Reigns vs Seth Rollins vs Braun Strowman vs Chris Jericho vs Kevin Owens, WWE RAW 07/11/2016



Estamos a unos días de Survivor Series 2016. un evento que WWE ha construido para que vuelva a ser uno de los 4 principales PPVs del año. Es muy temático, con importantes luchas de eliminación en el marco RAW vs Smackdown, y con un Lesnar vs Goldberg muy esperado en el main event.

Es interesante, porque los luchadores principales de cada marca están en el RAW vs Smackdown, no hay luchas por los títulos mundiales. Incluso Shane McMahon estará en esa batalla. También es arriesgado, porque eso implica que muchas grandes estrellas tendrán que salir derrotadas de esa batalla, que es justamente lo que siempre se ha intentado evitar.

En el pasado Raw, los 5 miembros del grupo de Raw se enfrentaron entre sí. Las luchas grupales en el programa de los lunes por la noche siempre son buenas, aunque en esta hay demasiada gente, y nada en juego. Pero viene bien, a veces, relajarse y ver algo no muy exigente.

Participan en la contienda Seth Rollins, Roman Reigns, Braun Strowman, Chris Jericho y el Campeón Universal, Kevin Owens.

La lucha es poca cosa. Sirve para ver a Strowman en un reto de verdad, y, de hecho, los primeros minutos de la contienda giran en torno a él. Puede contra todos, de manera individual, pero también cuando le atacan en grupo. Finalmente, le pegan todos su mejor golpe en la cara, para sacarlo del ring, y permitir un poco de lucha.

Tenemos a los dos faces, Rollins y Reigns, que se unen para luchar contra el equipo Jeri-KO. Después de unos minutos, Rollins le pega el Pedegree a Jericho, mientras Reigns le pega el Super Man Punch a Owens, que cae sobre su compatriota, y la cuenta llega a 3.  Victoria para el campeón, aunque no muy digna, como su irrelevante reinado en general.

Puntuación: **3/4

domingo, 31 de julio de 2016

Rusev vs Cesaro vs Kevin Owens vs Finn Balor, WWE RAW 25/07/2016



Dean Ambrose se quedó el WWE World Heavyweight Championship, y se lo llevó a Smackdown, dejando a RAW sin título mundial. Obviamente, esto no puede ser. El día siguiente, se anunció en el programa rojo, la creación de un nuevo campeonato, el WWE Universal Championship.

El primer campeón de ese título se definirá en SummerSlam. Seth Rollins se enfrentará, en el mayor evento del verano, al ganador del pequeño torneo que se dio esa noche en RAW. 

Se dieron dos Fatal Four Away, y los dos ganadores, se enfrentaron en el main event de la noche, para así, determinar el otro contendiente al título en SummerSlam. Y ya sabemos que una pelea de 4 en Raw siempre es algo tremendamente divertida. Si hay dos, tenemos programón.

En la primera pelea, la participación fue bastante impresionante. Rusev, Kevin Owens, Cesaro y Finn Balor se enfrentaron en esa batalla, que tuvo de todo, muy divertida. Rusev y Owens colaboran para hacer daño a sus rivales de forma individual. Cosen a Balor a base de Suplexs, y hacen lo mismo con Cesaro. Cuando vuelven a hacérselo a Balor. Rusev ya se harta de las tonterías de Owens, que es un tío insoportable, y acaba atacándole a él.

Kevin Owens tiene minutos en los que hace, prácticamente, de todo a todo el mundo. Cesaro tiene su momento bueno, con su lluvia de Uppercuts. Balor tiene un vuelo de esos suyos a ringside, pero en general, está un poco desaparecido. Rusev consigue atrapar a Owens con su Accolade. Cesaro se lo quita de encima, pero se acaba comiendo otro. Sin embargo, consigue revertirlo a un SharpShooter. Pero ahora, vuelve Owens, y le pega una superkick. Pega unas cuantas durante la lucha.

El final está bastante bien. El pobre Rusev no las ve venir. Balor entra en el ring cuando Owens y el búlgaro se están matando arriba. Patada voladora a Kevin, que se pega de espaldas contra Rusev, que a su vez, se empotra en el esquinero. Ahora, patadas de canguro directamente para Rusev, sin que apenas pudiera levantarse, y el campeón USA se la vuelve a pegar contra el esquinero. Ahora sí, Balor vuela con el Coup de Grâce, y se lleva la victoria.

Muy divertida batalla, todos dan el máximo.

Puntuación: ***1/2

lunes, 25 de julio de 2016

Sami Zayn vs Kevin Owens, WWE Battleground 2016




Ha pasado el Draft de WWE, y tanto Owens como Zayn se han quedado en Raw. Nos hubiera gustado verlos en Smackdown, igual que a Cesaro, porque sabemos que ese programa tiene más posibilidades de tener buenos combates, y con tíos como estos, habríamos tenido algo interesante cada semana. Pero, al menos, con la separación de rosters, sabemos que estarán en posiciones cercanas al título. O más cercanas que antes.

Y seguirán teniéndose el uno al otro, en su eterna rivalidad. Owens y Zayn han dado una gran lucha en Battleground, la mejor desde que están en WWE. Lo que no sabemos es si esa rivalidad seguirá adelante. Aunque el final de la lucha es muy claro, un gran final en SummerSlam, con alguna estipulación, no estaría nada mal tampoco.

Kevin Steen y El Genérico se conocen desde hace muchos años. Hicieron equipo, tuvieron alguna rivalidad pequeña, volvieron a hacer equipo, y acabaron asesinándose mutuamente durante años en ROH y PWG. Y luego, se volvieron a encontrar en NXT.

Y aquí es donde empieza la historia según la mitología WWE. Según su vídeo previo a la lucha en Battleground, habían sido amigos toda la vida, hasta que Owens llegó a NXT, con Sami como campeón, y ahí empezó su odio y envidia, atacándolo, y lesionándolo. Luego, después de muchos meses de calvario, Sami volvió en Royal Rumble, para echar fuera a Kevin, y luego, hacerle perder su título intercontinental. Volvieron a tener una notable lucha en Payback, para luego seguir matándose durante meses, cada vez que tenían oportunidad, en medio de programas, en el Money in the Bank, en una lucha grupal por el IC...

Y al fin se vuelven a encontrar, en una lucha de gran nivel. La actuación de ambos es buenísisima, así como sus gestos, su psicología. Es un odio de muchos años, y se nota.

Sami intenta empezar con sus movimientos de marca, pero pronto es frenado por el odio de Kevin, que le azota con montones de ataques frontales. Le humilla, le pisa la mano, le aplica headlocks para agotarle. Y su mirada y sus palabras son de un desprecio enorme.

Owens pega algunos rodillazos y codazos bastante buenos. Sami consigue librarse, e intenta un vuelo que no le sale muy bien, y, aunque golpea a su rival, también se da en el brazo derecho contra el borde del ring. Eso lo aprovecha Kevin, atacándole ahí, aunque en USA sea muy difícil ver un castigo sobre la extremidad derecha.

Aún con el brazo dañado, Sami consigue aplicar buenos slams. Pero Owens consigue engancharlo con un clipper Crossface, fantástico, ya que lo aplica tanto a la cara como al brazo derecho, que son las zonas que tiene dañadas. Consigue escapar, y empieza con sus muchos suplexs, uno al esquinero, y otro en el borde del ring, que casi es un brainbuster, y casi mata a Owens. Este, consigue llegar al ring antes de que termine la cuenta de 10, in-extremis.

Los dos canadienses se matan a puñetazos, como de costumbre. Kevin comienza a dar grandes super-kicks. La cosa se pone muy épica, y la gente se levanta, aplaude, grita, por el espectáculo que observa. El obeso aplica Popup Power Bomb, pero el face consigue poner una puntita del pie sobre una cuerda. Owens se indigna, le grita, le pega bofetones. Y el rostro de Zayn cambia, se ríe, le pide más. Golpea él con un guantazo, y le da dos suplexs. 

Zayn consigue aplicar su Helluva Kick. Su rival cae sobre su pecho, y el Genérico le mira. Se plantea mostrar clemencia, pero finalmente, pega una última patada que le da la victoria.

Gran combate, e inmenso final.

Puntuación: ****1/2  

jueves, 23 de junio de 2016

Money in the Bank Ladder Match, Money in the Bank 2016




Un Money in the Bank Ladder Match siempre es interesante. Este año, se inserta en un periodo pre-Draft, en el que hay una serie de luchadores que bien podrían ser main eventers, que se están matando entre sí en luchas importantes, como Cesaro, Kevin Owens o Sami Zayn. Estos dos últimos, se están encontrado en todo tipo de luchas grupales desde el principio de año, hasta que explote su rivalidad en una lucha en la que se maten. 

Este Money in the Bank me ha gustado más que los de los últimos años. Aunque el final era previsible, viendo el Ambrose Asylum del Raw anterior, pero el desarrollo de la lucha ha estado muy bien, con varias referencias a las rivalidades que había entre los participantes. Por ejemplo, Chris Jericho se vengó de Ambrose, y de las 19 grapas que le sacaron del cuerpo tras su lucha en Extreme Rules, dándole un escalerazo por cada una de ellas. También Cesaro repite la lluvia de Uppercuts que realizó en la Fatal Four, seguida de la lluvia de bombazos de Owens, que también ejecutó en esa gran lucha. En este caso, ese apartado es cerrado por una doble Helluva Kick.

Obviamente, la rivalidad de Owens y Zayn sigue, y este le pega un bombazo sobre las escaleras de canto, que lo asesina totalmente. El final está muy bien también, con los 6 luchadores peleando a puñetazo limpio sobre una estructura de escaleras. Finalmente, es Ambrose quien se lleva el maletín, para cobrarlo al final de PPV, como veremos en el siguiente post.

Puntuación: ****

martes, 24 de mayo de 2016

Sami Zayn vs Cesaro vs The Miz vs Kevin Owens, WWE Extreme Rules 2016




Extreme Rules 2016 tiene dos luchas especialmente interesantes de ver: el main event, con AJ vs Reigns, y la Fatal 4 por el título interncontinental, lucha bookeada, casi, como si fuera por el título máximo de la empresa, prueba de que WWE quiere dar una posición de fuerza a los luchadores que participan en ella, convirtiéndolos en algunas de las principales caras del momento. Y le hace falta, teniendo en cuenta las salidas de Barrett, ahora de Cody, y la más que probable de Ryback: está perdiendo clase media a una gran velocidad.

También podemos colocar esta lucha dentro de la inmortal rivalidad de Steen y el Genérico, que WWE está alargando a propósito, sin darle una resolución. Ahora están en una lucha a 4, y posteriormente estarán en el Money in the Bank. Owens se coloca como favorito para esa batalla.

La lucha tiene un olor, como decía, a título máximo. Está bookeada como tal, se dan los cuatro un palizón importante. Nada más comenzar, Zayn quita de en medio a Owens con un Helluva Kick, mientras todo el mundo mira alucinando. Tanto alucina el Miz, que se jala un Uppercut potente de Cesaro. Los dos técnicos se quedan solos, y dan un rato de buena lucha.

Owens vuelve a matar a Zayn. Hay un gran momento de Uppercuts contra todos los rivales de Cesaro, pero Owens hace lo propio, lanzándose en forma de croqueta contra todos en el esquinero. Miz caza a Cesaro con su Skull-Crushing Finale, pero no le resulta suficiente. Cesaro vuelve a mostrarse como un animal, responde a los desprecios del actorucho con una ruleta eterna, que remata Owens con un frog splash asombroso.

El suizo, previamente, atrapa a Miz en un Sharpshooter, y el campeón se rinde, pero el referee no lo ve, porque lo distrae Maryse. Posteriormente, Zayn y Cesaro vuelven a dar una clase de lucha, hasta que son frenados por Kevin, con una super kick para Sami, y una Popup Power bomb para Antonio. Miz el roba el conteo al canadiense, pero Cesaro se levanta antes de las tres palmadas, de nuevo. 

Pero Cesaro vuelve a recibir un finisher, en este caso la Helluva Kick del Genérico. Pero los dos canadienses se matan entre sí, y eso lo aprovecha el Miz para hacer la cuenta y ganar.

Una gran lucha, de lo mejor para el título Intercontinental en años.

Puntuación: ****1/4

martes, 3 de mayo de 2016

Sami Zayn vs Kevin Owens, WWE Payback




El primer PPV de una nueva era, así dice el vídeo promocional de Payback 2016, y así lo parece, todo hay que decirlo.

En WrestleMania, vimos a Shane McMahon, Undertaker, Brock Lesnar, Triple H, The Rock, John Cena, Shawn Michaels, Steve Austin, Mick Foley, Shaquille O'Neal, Big Show, Kane... mucha gente veterana, luchando o en segmentos, pero quedando bastante por encima de los luchadores jóvenes. Pero en el RAW de la noche siguiente, nos sorprendió no ver a ninguno de estos, salvo a Shane, pero no en un rol luchístico, sino dirigiendo Raw, en busca de una nueva era.

Así. tomaron bastante protagonismo gente como AJ y el Bullet Club, las parejas ascendidas desde NXT, Cesaro, Zayn u Owens, en combinación con gente algo más consagrada, como Ambrose, Reigns, Jericho o The Miz. En cualquier cosa, salvo Jericho, todos son relativamente jóvenes.

Y en este PPV, vemos encabezar a esta gente la cartelera, y mira tu, ha salido bastante digno en cuanto a calidad luchística. Lástima que la lucha tag ha tenido que cortarse por un mal golpe de Enzo Amore contra una cuerda. Pero el siguiente combate, aunque se presenta con gente de la nueva camada, es ya un clásico: Sami Zayn vs Kevin Owens.

O El Genérico vs Kevin Steen, como queráis llamarlo. Estos dos, amigos en la vida real, llevan luchando, como compañeros o como rivales, 14 años ya. Voy a empezar un especial, repasando luchas suyas, desde los tiempos de CZW, cuando Steen estaba todavía delgado. Debo empezar, obviamente, por la lucha de anoche.

La primera lucha que puse en este blog, como 4 años antes de empezar a escribir con regularidad, fue un Genérico ves Steen, en ROH. Lo que debía ser el final de su rivalidad, o así se vendió, un increíble combate de 5 estrellas, entre un gran babyface, y el rudo más enfermizo que uno se pueda imaginar. También tengo la lucha que disputaron en NXT, por el título de la categoría.

Cuando Owens llegó a NXT, mucho después que Zayn, parece que volvían a ser amigos. El Genérico lo recibió como tal, y Kevin pareció alegrarse de verlo como campeón. Pero todo era fachada, envidiaba que su rival hubiera llegado antes que él a WWE, y que hubiera conseguido el título antes. Owens le atacó, y le lesionó, quedando fuera Sami durante mucho tiempo. Cuando Sami consiguió volver, Owens volvió a destrozarlo. Le llevó muchos meses al pelirrojo volver al ring.

Mientras tanto, Owens ganaba el título de NXT, lesionaba a gente, vencía a Cena, y se convertía en campeón intercontinental. Sami se moría por volver a por él, hasta que lo consiguió, en el Royal Rumble Match 2016, logrando eliminarlo, y retomando esa gran rivalidad.

En WrestleMania, colisionaron en la ladder por el título Intercontinental, de la que salió campeón Zack Ryder, aunque fuera por 24 horas. Pero, antes de volver a optar por ese título, debían arreglar sus asuntos pendientes.

Así, tenemos esta lucha, su primer enfrentamiento en un PPV de WWE. Una lucha bastante buena, que podía haber dado un poco más de sí.

Domina Owens, con mucha fuerza, y mucha habilidad. Le pega golpes en la cara bastante peligrosos, incluidas un par de pataditas de esas que te sacan algún diente. Conecta varios golpes al estómago muy buenos, concluyendo con un Frog Splash magnífico, y asesino, con un peso como el suyo. La cuenta no llega a 3.

Sami consigue tener un gran come-back, con sus clásicos DDTs, también increíbles. El odio llega a su extremo, y se matan a puñetazos. Como no puede ser de otra forma, se llevan los dos algún que otro arañazo en la cara, un poquito de sangre sale por ahí. Sami consigue doblegar a Owens en ringside, pero al volver al ring, recibe una superkick por sopresa, seguida de una popup powerbomb, que venía buscando desde hace rato. para ganar. Un final un poco tibio, para una lucha que llevaba camino de convertirse en algo muy muy bueno.

Después de la lucha, Owens confirma su intención de volver a luchar por el IC. Se queda a ver el combate por ese título entre Miz y Cesaro, y a media lucha, aparece de nuevo Sami, en busca de venganza. La cosa se lía, acaban costándole la lucha a Cesaro, y hay pelea entre los 4 hombres. Ya tenemos la próxima lucha clara.

Puntuación: ***1/2

domingo, 24 de abril de 2016

Chris Jericho vs AJ Styles vs Kevin Owens vs Cesaro, WWE RAW 04/04/2016



Después de WrestleMania 32, han tomado en Raw mucho protagonismo los luchadores jóvenes, aquellos venidos de las indies. Tenemos una cartelera para Payback muy interesante con Cesaro vs Miz, AJ vs Reigns, Ambrose vs Jericho y Owens vs Zayn. Sí, la gran rivalidad entre El Genérico y Steen continúa desde tiempos inmemoriales, les hemos visto luchar ya en CZW, ROH, PWG, NXT... y ya mismo en un PPV de WWE. Pronto haré un especial sobre su amistad/rivalidad a lo largo de los años.

La noche después de WrestleMania, parece que se quiso premiar a todos los perdedores del evento. Shane O'Mac, a pesar de haber sido derrotado por Undertaker, ha recibido el premio de mandar en los siguientes programas de Raw. Y para definir al Number 1 Contender al título mundial en Payback 2016, se enfrentarían, en una Fatal 4 Away, Chris Jericho, AJ Styles, Sami Zayn y Kevin Owens. De todos estos, solo Jericho había ganado en WM.

Pero Owens se cargó a Sami en los camerinos. Cuando está muy contento en el ring, pensando que ha perdido a uno de sus rivales, se anuncia que Cesaro ha vuelto, y ocupa el lugar del anteriormente enmascarado. Una gran perdida para el combate la de Sami, pero, ¿Quién mejor para sustituirle?

Nadie, porque realmente, la lucha se la hace Cesaro él solo, o casi. Siempre que en RAW hay una Triple Amenaza, o una lucha Fatal a 4, por el Number 1 contender, sabemos que va a haber un buen espectáculo, y así es en esta ocasión. Y entre otras cosas, es así, porque el público de Raw suele estar como una moto.

Cesaro ofrece un gran espectáculo, con su rueda, y sus uppercut, se gana el cariño del público, por no hablar de que entra con su personaje de las indies, vestido como un millonario, que luego lucha como Dios. Y esto es interesante, porque tenemos en Raw, con todo el protagonismo del mundo, al Cesaro de las indies; a la rivalidad entre El Genérico y Kevin Steen, que ha pasado por todas las empresas independientes; y a un stable de NJPW, El Bullet Club. Parece como si WWE quisiera abrirse al mundo, a sabiendas que, hoy en día, con Internet, los fans del wrestling conocen ya a todos los fichajes que hacen.

La lucha es muy entretenida, con Cesaro como protagonista, y con AJ venciendo a Jericho en última instancia, vía Styles Clash.

Puntuación: ***1/4

lunes, 4 de abril de 2016

Kevin Owens vs Stardust vs Sami Zayn vs Zack Ryder vs The Miz vs Dolph Ziggler vs Sin Cara, Ladder Match, WWE WrestleMania 32



Vamos a comenzar a repasar las luchas más interesantes de WrestleMania 32, ya sea por calidad luchística, o bien, por repercusión o presencia de grandes estrellas. Pensaba poner también las luchas del kick Off, pero son demasiado normalitas como para gastar 3 días con ellos, habiendo tanto material interesante del que hablar. Tampoco creo que me pare a hablar del New Day vs League os Nations, aunque estuvo bien que aparecieran Michaels, Austin y Foley a darles la del pulpo a los malos.

Un WrestleMania se anima con una ladder. Como los money in the bank los está poniendo en un PPV aparte, últimamente WWE nos mete una ladder por el IC. Lástima que no se les haya ocurrido hacer una ladder, o un TLC, de equipos, teniendo ahora tantos como tienen. Mola tener una lucha así en WrestleMania, aunque la elección de participantes es extraña, y más aún, la del ganador.

Estaba Kevi Owens como campeón. Parece que iba a participar Big Show, con quien había tenido algunos enfrentamientos, pero al final, el gigante acabaría el la Battle Royal, posiblemente con el único fin de que se viera las caras con Shaquille O'neal, con quien tiene una deuda pendiente. En su lugar, Sami Zayn fue ascendido al roster principal, para verse las caras con su archi-enemigo Owens. Asimismo, The Miz se unió a la lucha, después de un par de careos con ambos, y Dolph Ziggler, con quien Owens había tenido un montón de luchas, spots-fest, ovbiamente.

Lo más sorprendente, es la presencia de otros tres rivales, Sin Cara, Stardust y Zack Ryder. Sobre todo de este último, que ni salía en televisión desde hace mucho tiempo. Owens los eleigió como posibles rivales, y fue castigado con que sus rivales fueran... todos.

La lucha está compuesta por spots sin parar, mucho entretenimiento, para ir abriendo boca. Destaca un vuelo de Zayn, entre las escaleras, sobre sus rivales en ringside, seguido de otro tornado DDT pasando por la segunda sobre Owens. También, un sin fín de Super Kicks por parte de Ziggler, y una caída espectacular de Sin Cara sobre Stardust, quien estaba sobre una escalera, entre el ring y la valla. También está muy bien el momento en el que Cody saca unas escaleras con los colores de la equipación que su padre usaba en WWF.

No es gran cosa la ladder, pero es muy sorprendente su final, ya que gana Zack Ryder, que pasa de Superstars, a ser campeón. Inconcebible, llega con 5 años de retraso, ya que perdió todo el interés hace tiempo. Tras la lucha, celebra con su padre. 

Puntuación: ***1/4

martes, 26 de enero de 2016

Kevin Owens vs Dean Ambrose, Royal Rumble 2016



Ya comenté ayer que me gustó mucho el Royal Rumble 2016. Eso no quiere decir que me ilusione mucho la rivalidad simplona entre La Autoridad y Roman Reigns, ni que me parezca ilusionante la, por ahora, cartelera de WrestleMania (Reigns - Hunter, Wyatt - Lesnar), pero la batalla real me produjo una horita de entretenimiento bastante bueno.

En ese evento, había otra lucha entretenida, un Last Man Standing Match entre Dean Ambrose y Kevin Owens. Después de una rivalidad bastante mediocre, aquí se parten la crisma con todo tipo de objetos. Especialmente buenos son los golpes sobre las mesas, siendo así como cae derrotado Owens, cayendo desde el esquinero sobre un castillo de mesas, en un golpe bastante impresionante.

Y eso es la lucha, básicamente todo spots, aunque bastante violentos, y los dos luchadores muestran bien su odio el uno hacia el otro.

Esta lucha mejora a las anteriores de la serie, no en vano los dos son especialistas en luchas violentas. Pero no disipa mi preocupación por la nueva generación de WWE (Wyatt, Reigns, Ambrose, Owens...) y su incapacidad total para dar luchas realmente buenas.

Puntuación: ***1/2

jueves, 5 de noviembre de 2015

Roman Reigns vs Alberto Del Río vs Kevin Owens vs Dolph Ziggler, WWE Raw 26/10/2015




En el programa Monday Night Raw del pasado lunes, 26 de octubre de 2015, pudimos ver algo bastante interesante: un torneo entre todos los ganadores de combates del PPV Hell in a Cell, para encontrar al contendiente por el WWE World Heavyweight Championship. Como resultado, tuvimos un show muy sólido, muy entretenido a nivel de wrestling, y sin tirar de ninguna de las grandes estrellas: John Cena, Randy Orton, The Big Show, Undertaker, Brock Lesnar o Sting, ninguno de ellos estuvo presente.

Para finalizar este torneo, Roman Reigns, Alberto Del Río, Kevin Owens y Dolph Ziggler se enfrentaron en una Fatal Four Away. Y cuando WWE hace este tipo de peleas en un Raw, suele quedar algo muy divertido. Porque, además, el público de Raw es muy apasionado, mejor que el de los PPVs, supongo que porque es más barato, o porque los estadios son mas pequeños y está más encima.

Esta pelea a 4 es muy divertida, muy movida, es el ejemplo paradigmático de la diversión y la pasión en el wrestling. Va de menos a más, con todos pegándose en ringside, dándose de lo lindo. Los rudos se unen para pegar a Ziggler, hasta que se pelean entre ellos. Ziggler y Del Rio tienen un intercambio muy divertido, como lo tienen Ziggler y Owens, hasta que Reigns se impone a todos. Quedaa sólo con Owens, y cuando está en vuelo para recibir una popup powerbomb, pega el Superman-punch, seguido de un Spear para ganar, con un público que arde.

Sobre todo, mucha diversión.

Puntuación: ***1/2

miércoles, 7 de octubre de 2015

Chris Jericho vs Kevin Owens, WWE Live From Madison Square Garden




En este Live event que WWE ha retransmitido por el canal WWE Network, el plato fuerte era el combate entre Brock Lesnar y Big Show. Y es que, cualquier lucha de Lesnar es algo especial. Pero también habia otro par de cosas que podían resultar interesantes: un clásico del Garden, una Steel Cage, en este caso entre John Cena y Seth Rollins por el título USA; y el regreso de Chris Jericho para celebrar sus 25 años de carrera profesional.

25 años han pasado desde que Jericho y su gran amigo Lance Storm, también presente en el Garden, debutaron en una pequeña promoción canadiense, en una lucha, precisamente, entre ambos, que resultó en empate. 25 años después, Jericho es toda una leyenda, y es el mayor campeón intercontinental de la historia, con 9 reinados. En el Madison Square Garden, busca el décimo, ante otro canadiense, Kevin Owens.

La lucha, eso sí, es mediocre, como todo lo que viene haciendo Jericho últimamente. Es un buen intercambio entre los dos, Jericho busca varias veces las murallas, y Owens busca la popup powerbomb. Después de bastantes ataques, la lucha va de menos a más, y el público acaba metiéndose a tope, hasta que Owens reversa unas Murallas en un rollup que le da la victoria.

Puntuación: *** 

viernes, 18 de septiembre de 2015

Finn Balor vs Kevin Owens, Ladder Match, WWE NXT Takeover Brooklyn




Vamos a acabar, de una vez, con Takeover Brooklyn. Ya comentamos el mediocre combate entre Kevin Owens y Cesaro en SummerSlam, pero ya la noche antes, el primero había tenido que pelear en una lucha de escaleras, así que es normal que no llegara en condiciones de hacer gran cosa.

Owens había tenido un gran reinado como campeón, destrozando rivales, lesionándolos incluso. La dominación de NXT era absoluta. Llegó Samoa Joe, y pereció que iba a entrar en rivalidad con Kevin, lo que sonaba extremadamente interesante. Pero Kevin, subió al roster principal de pronto, y todo se olvidó. Más aún, se olvidó cuando WWE decidió poner a Finn Balor a luchar por el título de NXT en Tokyo. Era el momento perfecto para vender la empresa a los Japos, y lo consiguieron, con una gran victoria de Devitt ante el público fiel que le ha visto luchar durante muchos años en NJPW:

Owens, que ya ha olvidado sus tiempos de invicto, llega a Brooklyn con la idea de recuperar su título. La lucha es una Ladder Match, una ocasión perfecta para que estos dos luchadores den un espectáculo un poco distinto a sus enfrentamientos anteriores.

Esta lucha es distinta, pero yo diría que es la peor (siendo buena, ojo). Kevin Owens hace un gran trabajo como rudo, con sus gestos y gritos, pone al público en su sitio. Balor hace una entrada genial, animalesca, da miedo, pero Kevin le mira con asco, con desdén.

Los dos luchadores se odian mucho, y comienzan con una brawl entretenida. No tiene nada de ladder, pero como brawl está bien.

A mitad de la contienda, se van para el ring, y comienzan a usar las escaleras, dandose golpes de todo tipo. Ambos se enganchan arriba, va a por la correra, y Finn lanza a Owens contra una escalera que están en el ring, pegándose este un golpe tremendo. Gana Prince Devitt, como era previsible (en NxT, nadie nunca recupera su título, se hace previsible).

Puntuación: ***1/2