Mostrando entradas con la etiqueta Roman Reigns. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Roman Reigns. Mostrar todas las entradas

lunes, 11 de junio de 2018

Brock Lesnar vs Roman Reigns, Steel Cage Match, WWE The Greatest Royal Rumble




En el anterior post publicado en el blog, comentamos la lucha entre Brock Lesnar y Roman Reigns en WrestleMania 34. Dijimos que la lucha no había sido tan mala, pero sí que estaba todo hecho de una manera muy rara, muy poco eficaz.

Unas semanas después, WWE tenía un evento en Arabia casi tan importante como WM. Porque la empresa ha firmado un acuerdo con ese reino para presentarse allí regularmente durante los próximos 10 años, a cambio de 200 millones de pavos. Este hecho, sumado a la cantidad que la Fox le va a pagar por emitir Smackdown a partir de 2019, que debe ser como el doble de lo que está recibiendo actualmente, constituye una situación financiera excelente para la compañía, y además, muy diversificada. Vince debe ser un genio, si ha convertido este espectáculo circense en algo que merece tanto dinero.

Supongo que por eso Vince aceptó las excesivas exigencias de Brock Lesnar para renovar su contrato. Realmente, hoy en día, podría pagarle mucho más. Y le necesita. En eventos como este, tienen que estar los mejores, y no hay muchas estrellas jóvenes que atraigan al público. En Arabia, además del roster principal y algunos luchadores de 205 Live y NXT, estuvieron Lesnar, Undertaker, Chris Jericho, Rey Mysterio, Shane McMahon, Triple H, John Cena, The Great Khali, Kurt Angle y Mark Henry.

En ese evento, Roman Reigns y Brock Lesnar se volverían a enfrentar, con el título máximo, de nuevo, en juego. Entonces, yo pensé que ese había sido el motivo de que Lesnar retuviera en WrestleMania. En Arabia, alejados del odio que se cultiva en Internet, los aficionados darán su amor a Roman sin ningún tipo de dudas. Además, en ese evento, la lucha tiene lugar dentro de una Steel Cage, de manera que Reigns podría vencer a Lesnar sin tener que cubrirlo. De hecho, aunque antiguamente las Steel Cages era muy importantes, hace tiempo que se usan para dar victorias a luchadores sin que el contrincante quede en mal lugar. Así, si Roman Reigns tenía que convertirse en campeón, The Greatest Royal Rumble era un lugar propicio. No fue así.

Antes de WrestleMania, se había empezado a cuajar un storyline, según el cuál, Lesnar se presentaba en WWE cuando le daba la gana, y Vince se lo permitía todo. Tras caer derrotado en el mayor evento de todos, Roman volvió a hacer referencia a este asunto, que obviamente, nunca ha funcionado entre los aficionados.

Básicamente, durante semanas, el ex miembro de Shield apareció para hablar de Lesnar, para decir que él merecía ser campeón, y que Brock está en la posición en la que está gracias al hecho de que es un "Vince Guy", un chico de Vince, y que se ve beneficiado por ser del agrado del chairman. Y es una storyline que me enfada hasta a mí, que suelo verlo todo con gran distancia.

Ni siquiera porque sea verdad o mentira. Porque es una storyline, y no tiene que ser real. Pero es que no lo es ni en la ficción. Porque Lesnar es el bicho más dominante de la historia. Ha vencido a todos y a todo, sin usar una maldita trampa, humillando a grandes luchadores, incluso. ¿Cómo puedes poner en duda su posición y su título, independientemente de que se salte algún Raw o no, si aniquila a todo el mundo fácilmente?

Incluido Roman Reigns. Porque Lesnar le pegó una paliza incontestable en WrestleMania, y da igual la reacción del público. Porque, recordemos, todavía, en el kayfabe, las luchas son reales. Entonces, en un mundo en el que las luchas son reales, ¿Cómo puedes poner en duda a aquél que te ha dado un palizón de ese tipo?

A no ser que se salga del kayfabe, y critique a Vince y Lesnar por acordar que se mantenga como campeón, en contra de todos los planes, y apareciendo mucho menos en TV ahora. Pero entonces es más ridículo todavía, porque, fuera del kayfabe, en un mundo en el que se puedan criticar las elecciones incorrectas, él sería el más criticable, y el principal "Vince Guy". Entonces, ¿Qué es esta storyline, que no se mantiene por ningún sitio y desde ninguna perspectiva?

Como veremos a continuación, Lesnar ganaría la Steel Cage en The Greatest Royal Rumble. Pero lo haría al caer ambos fuera de la jaula, por ser él el que tocó primero la arena. Ahora, Roman tenía una excusa para decir que no era campeón por culpa del poder beneficiando a Lesnar. Y es más estúpido aún. Porque, cualquiera que viera la lucha, sabía que Reigns había aplicado una Spear a Lesnar, y habían salido despedidos de la estructura, tocando primero el suelo la espalda del campeón. Pero Reigns argumentó que la victoria debería ser para el primero en poner los pies en el suelo, y los pies de Brock aún estaban sobre el trozo de metal que se levantaba unos palmos del suelo, cuando los suyos estaban ya tocándolo. Qué tontería. ¿Quieres defender que debes ser el campeón por encima de una bestia invencible, por algo tan rebuscado como eso? Si esa promo la hace un rudo, sería correcto, pero, ¿Por qué la hace Reigns? Un héroe no debería querer ser campeón sin ser capaz de vencer a su contrincante.

Sobre la lucha, cabe destacar, como digo, la reacción del público árabe, muy a favor de Roman. El combate no está mal, es mucho más reñido que la de WrestleMania, con Super Man Punches del aspirante, contra los súplex de Lesnar. Hay intentos de huida de la jaula que no están mal, uso de sillas, y un momento bueno en el que Heyman le cierra la puerta en la cabeza a Roman, después de una buena Power Bomb de este.

Reigns consigue lanzar a su oponente una y otra vez contra la jaula, hasta que aplica Spear y salen volando ambos, como comentaba antes. La Espalda de Brock es lo primero que cae, si bien hay metal entre el suelo y él, y es proclamado ganador sin duda alguna por los referees. La sensación es que la lucha podría haber sido bastante buena si hubiera seguido adelante.

No sabemos si Roman será el elegido para vencer a Lesnar, o cuanto tiempo durará este en WWE y con cuánta frencuencia luchará. Lo seguiremos comentando.

Puntuación: ***1/4

sábado, 9 de junio de 2018

Roman Reigns vs Brock Lesnar, WWE WrestleMania 34




Teníamos, todavía, pendiente, el main event de WrestleMania 34: la lucha entre Roman Reigns y Brock Lesnar por el Campeonato Universal de WWE. Un tema polémico, por las reacciones del público frente al de origen samoano. WWE se empeña que en sea la cara de la empresa, pero una buena parte del WWE Universe no lo quiere.

Se dice que es un caso similar al de John Cena. Pero hay matices importantes. La mitad del público, los seguidores más hardcore, normalmente varones de cierta edad, lo odiaban. Pero la diferencia con respecto a Reigns es que la gente odiaba a Cena, no a la empresa. Llenaban las arenas por verlo perder, por cantar en su contra, por el sueño lejano de que hubiera un nuevo campeón. Y, finalmente, tras muchos años y un millón de grandes luchas, todo el mundo respeta a John. Aunque canten "John Cena Sucks", ya no creen que apeste, es sólo un rito.

El problema con Reigns es que, cuando la gente pita, no le pita a él. Pita a la empresa. Ni siquiera van a los estadios a verle perder. No les importa si gana o pierde, lo único que ocurre es que no quieren verlo. No es lo mismo.

En realidad, esta reacción tampoco es tan explícita ni unánime. Los medios especializados en wrestling no suponen el epítome paradigmático del periodismo. Se comportan como fans, se retroalimentan con los siempre violentados comentarios y tweets, y repiten y traducen rumores como si fueran noticias reales. Son capaces de mostrar a unos pocos seguidores dejando el estadio en Backlash, y de crear una gran polémica desmedida sobre el hecho de que WWE está en la ruina. Pero cada vez llega más pasta a los bolsillos de Vince.

Porque Reigns tiene muy malas reacciones el los grandes eventos, sobre todo en las ciudades con más tradición de Wrestling. Pero en los programas de Raw, y en los eventos en el extranjero, y probablemente, en los eventos en vivo, Roman tiene reacciones mucho mejores, y seguramente está vendiendo mucho merchandising.

Además, WWE ha hecho un buen trabajo manteniéndolo durante buena parte del año alejado del título, para que la gente no se canse de él. Pero, cada año, cuando llega WrestleMania, está en el puesto más alto. Y los fans que acuden a WrestleMania son tipos a los que no les cae muy buen  este luchador. Son los que más pagan, a los que más les gusta el wrestling, y por tanto, los que más odian a Roman Reigns. Entonces, cada año, ver el main event de WrestleMania se está convirtiendo en algo muy desagradable, muy triste, muy violento. Si, antes, el final de un WrestleMania era un momento para enmarcar que quedaba en el subconsciente colectivo, últimamente está siendo muy oscuro.

WWE tiene que hacer algo con esto. Se dice que Vince es un cabezón, que no da su brazo a torcer, y se empeña en tener como estrella de la compañía a una persona a la que no quiere nadie. Pero, en realidad, no acaba de arrancar. No acaba de convertirse en el gran campeón, en vencer a todo el mundo. Y las medias tintas tampoco son buenas. O se le abandona al midcard definitivamente, o se le da el título para meses y meses. Pero no se puede hacer lo que se está haciendo.

Porque si fuera campeón durante un año, ahora sí, la gente esperaría cada programa para verle perder. Pero no ocurre, y no acaba de cuajar la cosa. En Backlash 2018, WWE nos dio un main event entre Roman Reigns y Samoa Joe, con NADA en juego. La gente no se fue porque estuviera harta de WWE. Se fue porque no había motivo para quedarse, y así se ahorraban los atascos de después del evento.

Porque no había título en juego. Ni una rivalidad. Ni una posibilidad futura, ni una estipulación. Ni siquiera era una lucha nueva: había ocurrido muchas veces en RAW. Da igual la calidad del combate. ¿Para qué te vas a quedar? WWE tuvo la oportunidad de poner un AJ vs Nakamura en el main event,  de darles tiempo y un buen final, y así, convertir a Backlash 2018 en el día de la gran lucha histórica entre estos dos guerreros. WrestleMania y The Greatest Royal Rumble habían tenido muchas estrellas de tiempo parcial, y Money in the Bank tendrá dos luchas de escaleras, y a Ronda Rousey. Backlash podría haber significado algo, podría haber pasado a la historia si se hubiera usado la cabeza. Pero no hay de eso. Nadie recordará, jamás, WWE Backlash 2018.

En el próximo post hablaremos de la siguiente lucha entre Roman y Lesnar, en Greatest Royal Rumble. Y, entonces, nos referiremos también a ese ridículo storyline en el que Roman dice que Brock es campeón porque es un "Vince McMahon Guy". Pero hoy vamos a centrarnos en el main event de WrestleMania 34.

En WrestleMania 31, Roman Reigns se presentó como aspirante al título de WWE, en manos, entonces, de Brock. Tuvieron una lucha muy interesante, muy buena, que fue rematada por la aparición sorpresiva de Seth Rollins que, cobrándose el maletín de Money in the Bank, se unió a la contienda, la convirtió en una Triple Thread Match, y la ganó. Fue un gran final de WrestleMania, de esos que ya no existen, por lo que hemos comentado anteriormente.

El caso es que las cosas entre Lesnar y Roman Reigns se quedaron a medias. Y no se movieron hasta mucho tiempo después. Hubo luchas titulares en las que ambos estuvieron presentes, pero no solos. Hasta que llegó la temporada de WrestleMania 34. Lesnar, es campeón desde que derrotara a Goldberg en WrestleMania 33, y Roman se ganó su plaza de aspirante al salir ganador de una Elimination Chamber. La historia entre ambos podría, de esta manera, terminar.

El contrato de Lesnar acababa tras WrestleMania 34. Y como había hecho un par de años antes, empezó a hacerse fotos con Dana White, y a especular con un posible regreso a UFC. Seguramente ese regreso se dará, pero lo más probable es que Lesnar lo compatibilice con sus luchas en WWE. Porque es Lesnar, y la gente como él, puede hacer lo que quiera en la vida. Honor a quien honor merece.

Los medios de comunicación dieron por hecho que Brock se iba de WWE. Sus luchas previas en House Shows fueron muy cortitas, simples squashes. Y también se ausentó de varios programas de RAW para los que estaba anunciado. Todo era, en realidad, una estrategia para sacarle más pasta a Vince, y para conseguir más libertad para luchar en MMA. Y consiguió ambas cosas. Con su nuevo contrato, y con la enorme cantidad de dinero que se va a llevar por cada aparición, es probable que sus apariciones, a partir de ahora, sean contadas.

Pero sigue siendo campeón. Porque ganó su combate frente a Roman Reigns en WrestleMania. Dado que la renovación se llevó a cabo pocas horas antes del evento, es posible que este resultado fuera un cambio de última hora. Quizás, por eso, la lucha quedó tan rara. La familia de Roman Reigns estaba en las primeras filas. Se dijo en su día que se enfadaron mucho con la derrota del chico en WrestleMania 31. Y son todos muy grandes y fuertes. Esta vez, el disgusto sería aún peor, aunque antes, en la noche, habían podido ver a Nia Jax convertirse en campeona al vencer a Alexa Bliss, con esa interesante historia que tuvieron relacionada con el Bullying.

Creo que hubiera sido buena idea que la historia acabara así, con Reigns venciendo a Lesnar y convirtiéndose en Campeón Universal. Ya sé que enfadaría a mucha gente, pero es lo lógico para la historia. Es posible, tal y como están avanzando las cosas, que eso ocurra, finalmente, en SummerSlam.

Creo que la lucha entre Roman y Brock en WrestleMania no es tan mala como se dice. Y tampoco la reacción primaria del público hacia ambos es tan negativa. Creo que va empeorando, porque nadie entiende la historia que se está intentando contar. Y eso es porque no se está contando bien, o porque la gente iba muy predispuesta a ver a Roman ganar y a enfadarse por ello.

La cosa no empieza mal. Roman ataca con buenos KO Punchs, seguramente intentando emular la estrategia que llevó a cabo en WrestleMania 31, y gracias a la cual, pudo presentar batalla ante el aparentemente invencible Lesnar. Como entonces, consigue lanzarlo contra el poste, aumentando su dolor en la cabeza.

Brock está fuerte. Hoy pega especialmente duro. Hay un rodillazo que casi mata a su rival. Pero comienza a aburrir al público con su súplex city.

Después de un pequeño comeback de Roman, con los citados KO Punchs, Brock lo agarra y aplica F5. Como no es suficiente para ganar, aplica un montón de ellos. Cada vez que Reigns se recupera, el público se enfada un poquito más.

Porque, a estas alturas, los aficionados tienen la idea de que Reigns va a soportar lo que no ha soportado nadie, ganar el título y proclamarse Super Saiyajin Legendario. Lesnar aplica un F5 sobre la mesa de comentaristas, y más sobre el ring. Como Roman no se rinde y Brock está muy enfadado con la reacción del público, se quita la codera y pega codazos a su contrincante como si esto fuera un combate de MMA. Le abre una brecha en la frente, y la cara de Roman queda sumida en un mar de sangre.

Con la cara roja, Reigns aún tiene un gran comeback final, con el que consigue aplicar dos Spears. El público teme que gane. Cuando va a por la definitiva, se impulsa dos veces contra las cuerdas, como hizo cuando derrotó a Undertaker, pero es recibido con un nuevo F5, que ahora sí, acaba con toda su resistencia. Hay que decir que el público reacciona muy buen con el comeback final de Reigns.

La lucha no está mal. Al menos tiene una historia, que es más de lo que pueden decir la mayoría de las luchas. Pero les enta y... rara. Desde luego no es lo que quería ver la grada.

Puntuación: ***1/4

sábado, 3 de marzo de 2018

The Miz vs Finn Balor vs John Cena vs Roman Reigns vs Seth Rollins vs Braun Strowman vs Elias, WWE Elimination Chamber 2018



En el anterior post, repasamos el Elimination Chamber femenino del evento homónimo de WWE en 2018. Resultó ser una muy buena lucha. Pero, también hubo un combate masculino dentro de la estructura de metal. Veamos qué tal salió.

Shinsuke Nakamura ganó el Royal Rumble Match de 2018, y es considerado como el mejor RR de la historia. Roman Reigns ha ganado el Elimination Chamber, y muchos dicen que es este el peor combate de este tipo desde que se inventó. ¿Tenemos, de nuevo, un caso de evaluaciones sesgadas por los favoritismos de los influencers?

Sí, y no. Aquel Rumble era muy bueno (aunque no tanto) y este Elimination Chamber es bastante malo (aunque no tanto). Busquemos las claves de este resultado tan mediocre.

Por primera vez, WWE ha metido a siete tipos en una jaula. ¿Para qué? Para nada, en la lucha no pasa nada especial por tener a 7 personas. Simplemente, al empezar el match, hay tres tipos, en lugar de dos. La mayoría de los miembros se han visto las caras antes o después, pero no hay ninguna historia abierta, ahora mismo, entre ellos. O, desde luego, no la hay dentro de la jaula. Además, los 7 batallaron, en lunes anterior, en un difícilmente explicable Gauntlet Match en el que todos quedaron mal, porque todos acabaron derrotados, salvo Strowman, cuyo único papel consistió en vencer a The Miz, algo que no requiere demasiado esfuerzo.

Rollins, Balor y Miz comienzan luchando. No es que sea mala lucha, pero no tiene alma. No se usa la jaula apenas en toda la batalla. Quizás un poco al final. Y el público es un desastre, como en gran parte del evento. Se nota que se vendieron pocas entradas, y que muchas se compraron por una oferta de última hora de dos por uno. Mientras la comunidad de Internet exige que se le den oportunidades a jóvenes atletas sin personalidad sólo por sus capacidades físicas, el público que de verdad cuenta, el que paga los boletos, no va a los estadios. Eliminar el kayfabe significa eliminar los sentimientos del público con respecto a los luchadores y las storylines. Si al público no le importa lo que pasa, por muy entretenido que sea, y por muy buenas que sean las peleas, no se va a gastar el dinero. Para encontrar simple entretenimiento, tiene opciones mucho mejores. Y si la gente no va al estadio, las luchas no pueden ser buenas, porque una lucha en silencio es insoportable.

Entra Cena, y entra Reigns. Los luchadores siguen peleando, como si esto no fuera un elimination chamber, como si fuera la típica batalla grupal de Raw, pero sin el público de RAW. Sólo hay un par de cosas buenas, que vienen de parte de The Miz, que es el único que tiene algo dentro. La gente se ríe, cuando este intenta aliarse con Rollins para atacar a Balor. Obviamente, el miembro de The Shield se niega. No tarda mucho, el rudo, en intentar aliarse con el líder del Balor Club, e incluso intenta hacer el "Too Sweet" con él. Después, cuando ya están Cena y Roman en la jaula, golpea a todos con la Yes Kick que le robó a Daniel Bryan. Es curioso que el público disfrute más con el único rudo que con el resto, que son todos técnicos.

Pero entra Braun Strowman, que arregla un poco la lucha. Destroza a todos, y deja un reguero de cuerpos a su paso. Pero muy lentamente. Se nota a kilómetros que está haciendo tiempo para que salga Elias. Mala actuación, y mucha pasividad por parte del resto. La mayoría de los luchadores se tiran todo el combate tumbados en el suelo, tras recibir daños que, en realidad, no eran tan duros.

Strowman se cansa de esperar, y elimina al Miz con su Running Power Slam. En un buen segmento, recibe los finishers de todos, pero no recibe el conteo, porque está en la parte metálica exterior, y ahí no se puede hacer. Es raro, porque juraría que he visto a gente ser eliminada justo ahí en otras ediciones. 

Strowman va eliminando a todos de la misma manera. Cae Elias, y cae también Cena, que nuevamente, es derrotado sin la menor transcendencia. Esta es la manera en la que se tira abajo una leyenda construida durante 15 años. Finn Balor opone más resistencia, pero también cae. Rollins y Reigns se unen contra Strowman, y tienen posibilidades de ganarle. Pero acaban luchando entre ellos, porque no tienen ni pizca de conocimiento. Running Power Slam para Rollins, que queda fuera.

Todos sabíamos que, en WrestleMania 34, Reigns se tiene que enfrentar a Lesnar para, por fin, ganarle y ser el Dios de la Tierra. Strowman se ha mostrado como un gran monstruo, invencible, pero comete un gran error. Se lanza contra reigns, y se come la cabina de metraquilato, pegándose un buen golpe en la cabeza. Esto lo aprovecha muy bien Roman para golpearle con varios Super Man Punch, y rematarle con dos Spears.

Gran final para una lucha que era desastrosa. Lo arregla un poquito. Ya sé que a mucha gente le enfada que gane Roman, pero era lo que tenía que pasar, y lo que tiene sentido en la historia. La parte final sí que levanta un poco al público, y la victoria de Reigns es bien recibida. Creo que Roman vencerá a Lesnar en WrestleMania, y tendrá un reinado largo que le situé como la gran estrella de esta época, y eso será muy bueno para los negocios.

Lesnar se ha escaqueado últimamente de algún programa de Raw. Su contrato espira tras WrestleMania, y se dice que podría dejar WWE para irse a UFC. Se ha hecho alguna foto con Dana White. Pobre, el dueño de UFC, parece que Brock le está utilizando, como hizo la última vez que tuvo que renovar contrato con WWE, para sacarle algo más de pasta al pobre Vince. El caso es que, cada vez que lo hace, todo el público se lo traga, y se cree que se va a ir de WWE. Y quizás lo haga si no le dan lo que quiere, pero su estrategia es obvia.

En cualquier caso, su hegemonía acabará, y llegará la de Roman, que ha sido pospuesta demasiadas veces. En cuanto a Strowman, su rol de monstruo destructivo no queda dañado, después de eliminar a 5 hombres, y darle una paliza a Roman tras la lucha. Lástima que, seguramente, lo dejen en un segundo plano en WrestleMania. Se merece una lucha importante ya.

Puntuación: ***

martes, 30 de enero de 2018

30-Man Royal Rumble Match, WWE Royal Rumble 2018



Ya ha llegado la edición de 2018 de Royal Rumble, con la que inicia el camino hacia WrestleMania. Este año, tenemos dos Rumbles, uno de hombres y otro de mujeres. Y, aunque era un experimento riesgoso poner dos batallas de este tipo en un mismo show, creo que la cosa ha quedado muy bien, y que los dos Royal Rumble matchs han sido bastante buenos. Vamos a empezar repasando el de hombres, que es el que tiene lugar primero en el evento, porque el femenino resulta ser el main event.

Que este Rumble no sea main event, nos indica que en el de mujeres van a pasar cosas más importantes. Por tanto, y teniendo en cuenta la participación de luchadores con pocas opciones como Heath Slater, supuse desde el principio que no habría grandes sorpresas. Hay un par de apariciones muy chulas, pero efectivamente, no hay ninguna locura. No obstante, la participación es de mucho nivel, y la lucha queda muy bien, sobre todo gracias a la parte final. 

Finn Balor y Rusev comienzan la batalla. El búlgaro se lleva el mayor pop de la noche, pues todo el mundo corea "Rusev Day". El tercer participante es Rhino, que golpea a ambos con fuerza, pero es eliminado por el 4º luchador del día, Baron Corbin, que es, seguidamente, eliminado por Balor. Corbin se enfada y asesina a todo el mundo, incluido Heath Slater, que era el siguiente en salir. Es gracioso, porque después, todos los luchadores que salen le pegan al pobre Slater.

Aparece Elias, catando con su guitarra, aprovechando que no hay nadie en condiciones de luchar. Y después, aparece la primera sorpresa de la noche, Andrade Cien Almas, el campeón de NXT, que el día anterior había tenido una lucha fantástica ante Johnny gargano en Takeover. Los dos tienen un buen intercambio, pero ahora sí, se van acumulando luchadores en el ring.

Con el número 10, debería haber salido The Perfect Ten, Tye Dillinger. Pero la pareja formada por Kevin Owens y Sami Zayn, que anteriormente habían fracasado a la hora de intentar quitarle el WWE Championship a AJ Styles, le ataca para quitarle el sitio en el Rumble. Owens quiere salir a luchar, pero Sami insiste en entrar él, y así lo hace. No sirve para mucho, porque es eliminado pronto. Después de recibir muchos golpes, Heath Slater es introducido en el ring por Sheamus, y aprovecha para echar fuera al irlandés cuando este se mete también en el cuadrilátero. No dura mucho el padre de familia, que es expulsado por Bray Wyatt.

Los tres miembros de New Day coinciden en el ring, pero dos de ellos, Woods y Big E, son eliminados por Jinder Mahal. El indio intenta hacer lo propio con kofi Kingston, pero llega el momento de realizar la acrobacia de turno para sobrevivir. Cae fuera, pero pone un pie sober Xavier, que aún estaba tirado en el suelo. Sus amigos le ponen una bandeja de tortitas, para que pueda apoyar el otro pie, porque, como sabéis, para ser eliminado, un luchador debe tener los dos pies sobre el suelo. Big E y Xavier Woods impulsan a Kofi, que vuela de vuelta al ring y expulsa al excampeón de la WWE. Esto tiene pinta de ser el primer capítulo de una rivalidad entre New Day y el grupo de Jinder. Almas echa fuera a kingston, y llega el Woken Matt Hardy para enfrentarse a Bray Wyatt.

Aunque los ánimos a Rusev continúan, los dos locos le echan fuera, y luego se eliminan mutuamente. Veremos como continúa esta rivalidad. Después de que Bray derrotata a Matt sin problemas en RAW, parece que el mayor de los Hardy podría dejar de ser Woken y llegar al estado Broken. 

Suena la música de John Cena. El rapero llega al ring entre cánticos de "John Cena Sucks", aunque todos los supervivientes se ceban con él. Aún así, se venga de Elias, que le pegó un guitarrazo en el 25 aniversario de Raw. Después de su entrada, tenemos una bonita sorpresa, porque llega al ring The Hurricane.

Hace poco, desde Twitter, Shane Helms se postuló para formar parte de la nueva división crucero de WWE. No estaría mal darle ese toque a 205 Live, después de las bajas de los últimos meses. En el Rumble, por lo pronto, Hurricane intenta atacar a Cena con un ChokeSlam, pero es lanzado fuera por el 16 veces campeón.

Tenemos otro participante de NXT: Adam Cole, que le da una pequeña alegría al público. El excampeón de Ring of Honor viene con vendas, por las heridas causadas en el evento de NXT de la noche anterior. Aún así, tiene una buena participación en esta pelea. En la posición 27, tenemos la mayor sorpresa de la noche: llega Rey Mysterio, con una forma física muy mejorada, y una gran ovación del público. Esto es bueno, porque el hombre acabó muy decepcionado después de que en su última aparición en un Rumble, el público le abucheara por salir con el número 30, cuando todos esperaban a Daniel Bryan.

Andrade Cien Almas vuela, sólo para tragarse un RKO de Randy Orton, y ser eliminado. Tremendo ataque. Aunque siempre hay muchos luchadores en el ring, lo cierto es que hay muchas historias que se cuentan. El séquito del Miz evita que Roman Reigns le elimine, pero los dos se llevan un Superman Punch. Rollins ayuda a Roman con un curb Stomp, y con una bomba, echan fuera al rudo, que cae sobre sus lacayos. Roman no agradece el trabajo de su compañero, y también aprovecha la ocasión para hacerle caer.

En la última posición, aparece Dolph Ziggler, que semanas antes había dejado el título de Estados Unidos vacante, y había desaparecido de la programación de WWE. Esta aparición sorprendente le situaba como principal favorito, pero es eliminado muy pronto. Supondremos que la storyline del rubito va por otro lado, si es que la hay.

Tras la salida de Ziggler, solo 6 luchadores quedan en el ring: John Cena, Randy Orton, Rey Mysterio, Roman Reigns, Shinsuke Nakamura y Finn Balor, que aguanta desde el principio. Los tres primeros unen fuerzas para montar un choque generacional, puesto que son tres de las grandes estrellas de su tiempo, y se enfrentan a tres tipos que ahora están arriba. En primera instancia, salen ganadores, puesto que Cena aplica AA sobre Balor, Rey Mysterio golpea con 619 a Reigns, y Orton conecta un RKO sobre Nakamura. Pero cuando se pelean entre ellos, Reigns aprovecha para eliminar a Orton, y Balor a Mysterio. Se termina, así, la participación del enmascarado. Si bien parece que no ha firmado un nuevo contrato con la empresa, el tiempo que ha permanecido en el ring, mucho más alto que el que suelen tener los invitados de un día, me hace pensar que es probable que vuelva.

El Fatal Four final está muy bien, con muchas opciones por parte de todos. Los 4 serían ganadores creíbles. Además, hay muchos minutos de pelea. La gente está claramente con Shinsuke, y le grita a Reigns y Cena que los dos apestan cuando pelean el uno contra el otro. Cena acaba expulsando a Balor, después de que este le pegara un pisotón muy fuerte a Nakamura. Y, luego, es el japonés el que consigue derrotar al legendario luchador americano. Se queda sólo con Reigns, y para sorpresa de todos, se lleva el triunfo final en el Royal Rumble 2018. Después de la pelea, declara que quiere como rival en WrestleMania a AJ Styles, el campeón de WWE. Así, veremos una nueva versión de la pelea que pudimos ver en New Japan, pero en el mayor escenario del mundo del wrestling.

Puntuación: ***3/4

lunes, 27 de noviembre de 2017

The Shield vs New Day, WWE Survivor Series 2017




Estaba establecido que The Shield haría su regreso triunfal en TLC 2017, para enfrentar a The Miz y sus secuaces. Roman Reigns se puso enfermo, así que esa reunión tuvo que esperar un tiempo más.

En Survivor Series, hubo un montón de enfrentamientos Raw vs Smackdown para dilucidar cuál de las dos marcas es mejor. The Shield, esta vez sí, pudo reunirse, para enfrentarse a otra tercia legendaria, aunque mucho más desenfadada: los New Day, que ahora están es Smackdown. Es una lucha que nunca se ha dado, porque los Shield tuvieron su primer paso por WWE  entre 2012 y 2014, mientras que New Day comenzaron a luchar juntos a partir de ese mismo año, 2014. Son los dos equipos más importantes de los últimos años, y ahora, colisionan al fin. Así, The Shiel puede presumir de haberse enfrentado a La Familia Wyatt, Brothers of Destruction, Evolution y New Day.

Al inicio de esta pequeña rivalidad entre la liga de Kurt Angle y la liga de Shane McMahon, los New Day se presentaron como algunos de los más fieros invasores, de cuantos miembros de Smackdown entraron en las instalaciones de Raw. Atacaron, entre otros, a Seth Rollins y Dean Ambrose. En otro programa, les costaron los títulos en parejas, que fueron a manos de Sheamus y Cesaro. Rollins y Ambrose buscaron venganza, y se presentaron en Smackdown, junto a The Big Dog. El reto estaba listo.

New Day y The Shield tienen una buena lucha, como no podía ser de otra forma. Roman y Big E tienen un encontronazo al principio, como los más poderosos de cada equipo. Hay un par de batallas campales entre todos, y un dominio más ordenado y duradero de New Day sobre Dean Ambrose. Cuando el lunático consigue dar el hot tag a Seth Rollins, este, y posteriomente, Roman, causan gran nivel de destrucción.

Woods sobrevivie a los grandes ataques de Reigns, y salva a Kofi, que había recibido el Dirty Deeds de Ambrose. Las mayores cualidades individuales de The Shield se van imponiendo, poco a poco. Los de negro buscan la Triple Power Bomb sobre Woods, pero sus compañeros le salvan. Reigns se come las escaleras de metal, y sufre el ataque combinado de los tres afroamericanos. Ahora, son ellos los que atacan en equipo, con planchas poniéndose unos encima de los otros, sobre Dean. Big E eleva tanto al lunático como a Seth, y aplica doble Big End, con la ayuda de sus compañeros. Reigns, con un spear sobre el fortachón, cae encima de Kofi, y evita la cuenta de tres.

Grandes minutos de batalla. Los dos equipo se reunen en sus respectivas esquinas, y se miran, agotados. Se lanzan de nuevo a guerrear, saliendo victoriosos los de Raw. Spear de Roman sobre Kofi que es rematado con, ahora sí, una Triple Power Bomb, desde el esquinero.

Muy buena lucha, mucha acción.

Puntuación: ***3/4

viernes, 6 de octubre de 2017

Roman Reigns vs John Cena, WWE No Mercy 2017




Cómo decía en el anterior post, la cartelera de No Mercy resultó ser realmente buena. Algunas luchas podrían haber estado en un WrestleMania, sin problema.

La que más suena a WrestleMania es la que disputaron John Cena y Roman Reigns. Las dos grandes estrellas de las últimas décadas en WWE, se ven las caras aquí, primero, porque en un WrestleMania, quizás, habría demasiados pitidos; y segundo, porque con la agenda como actor de John Cena, no se sabe cuánto tiempo de wrestler le queda a este hombre.

Esta es una lucha entre iconos, como la que tuvieron Hulk Hogan y Ultimate Warrior, el propio Hogan y The Rock, o este último con Cena. Todos esos combates se llevaron a cabo en WrestleMania, pero este, por ahora, se queda en No Mercy. Quizás, la de Hogan y Warrior sea la única que se parece, en el sentido de que era una lucha en la que, realmente, había un paso de antorcha, que es el motivo principal del enfrentamiento entre John y Roman.

La rivalidad entre ellos ha estado bastante bien, y las promos han cumplido, de sobre, con lo esperado. Cena se metió mucho con The Rock, cuando tuvo sus careos con él, por haber abandonado WWE para convertirse en actor. Ahora, Roman ha podido meterse con el rapero por lo mismo.

Sobre todo, la rivalidad ha ido sobre el respeto. Ninguno de los dos respeta al otro, a pesar de poder empatizar por los pitidos que reciben. Pero Cena, además, ni siquiera está interesado en este enfrentamiento.

Después de una racha no muy buena, Reigns retó a John Cena, en el regreso de este a Raw. El 16 veces campeón acababa de vencer a Jason Jordan, no sin dificultades, y Roman se rió de él por tardar tanto en vencerle. Este, por su parte, declaró que tenía mucho respeto por gente que se mata a trabajar para llegar a lo más alto, como Jordan, pero no por Roman Reigns.

Roman también dejó clara su falta de respeto por la leyenda. La semana siguiente, fue Reigns el que tuvo que luchar con Jordan, y tampoco a él le resultó sencilla la victoria. En otra gran promo, característica como siempre del gran Cena, este le restregó por la cara el fracaso que estaba resultando su carrera como gran estrella. Roman no se quedó atrás, y dejó claro que WWE no necesita a Cena, pero Cena sí necesita a la empresa, riéndose de su carrera en Hollywood.

En el último programa de Raw antes de No Mercy, Reigns, entre insultos, mostró una de las promos de Cena contra The Rock, en su rivalidad de cara a WrestleMania 28. En esa promo, Cena se metía con The Rock, por abandonar a los fans de WWE, mientras prometía que él siempre estaría ahí. Desde luego, Cena se lo puso fácil a Roman para ponerle en evidencia. Emulándole, Reign se despide diciendo: "Te veo el domingo, estrella de cine", lo mismo que John le dijo a La Roca en su día.

Llegamos a una lucha que, por el nivel de los contendientes, podría ser el main event de un WrestleMania, pero está a mitad de cartelera en No Mercy, debido al miedo a la reacción del público. No obstante, la rivalidad está tan bien preparada, y estos dos tipos son tan grandes, que el ambiente es bastante bueno. El respetable recibe a John Cena con el habitual "John Cena Sucks", armonioso. Pero está claramente a su favor. 

Los aficionados trollean, pidiendo que se vayan, y John Cena accede. Se va hacia la rampa, diciéndole a la gente que hará lo que ella le pida, y dejando clara su desidia con respecto a este enfrentamiento. Pero Reigns le sigue, a puñetazo limpio.

Los primeros minutos de la lucha son así. Reigns golpea sin parar, con simples puñetazos, y Cena los vende demasiado, sin demostrar mucho espíritu. Son minutos lógicos con respecto a la historia que se quiere contar, pero tremendamente aburridos.

Cena reacciona, y tenemos algunos momentos de lucha bastante igualada. El 16 veces campeón mundial consigue conectar el Attitude Ajustment, sin éxito. Inseguro de sí mismo, durante el resto de la lucha, intenta aplicar todas las versiones definitivas de su finisher, para intentar ganar a Reigns.

Sí que es una lucha en la que hay un paso de antorcha, porque Cena utiliza los ataques más poderosos que ha puesto en práctica durante su carrera, sin conseguir derrotar a Roman. Conecta otro AA desde el esquinero, pero la cuenta no llega a 3. Intenta otro sobre las mesas, pero Reigns lo evita, aplicando una Spear devastadora. Cena vuelve a aplicar AA, dos veces seguidas, aprovechando el impulso del primero para conectar el segundo. Pero, de nuevo, no es suficiente para derrotar a Roman Reigns. Finalmente, este aplica otro Spear, y gana el combate.

Es una lucha difícil de valorar. No es muy buena, técnicamente hablando, pero la historia de los Attitud Ajustment fracasados ante el nuevo héroe, está bien. No está mal.

Puntuación: ***1/4

sábado, 26 de agosto de 2017

Braun Strowman vs Samoa Joe vs Brock Lesnar vs Roman Reigns, WWE SummerSlam 2017



Llega SummerSlam 2017, y WWE nos prepara un main event por el Campeonato Universal en el que se dan cita los 4 mayores poderes de la empresa: Brock Lesnar, Samoa Joe, Roman Reigns y el gran Braun Strowman.

El General Manager de Raw, Kurt Angle, decidió que Lesnar tuviera que defender su título ante estos 3 adversarios. Ni La Bestia ni Paul Heyman estuvieron contentos con esto, y anunciaron que Lesnar dejaría la empresa si perdía su correa. Eso le da un toque interesante a la lucha, porque siempre hay sospechas de que Brock puede irse, y volver, una vez más, a UFC.

Por otro lado, hay mucha historia entre estas 4 bestias. Lesnar derrotó recientemente a Joe, y Strowman y Reigns se han estado matando durante todo el año. También hace tiempo que Brock y Reigns lucharon en Wrestlemania, y todo hace indicar que lo volverán a hacer.

La lucha es muy buena, y es muy divertida. Hay un storytelling bastante notable, pero más que por las historias pasadas, por las futuras: se acerca una rivalidad entre Lesnar y Strowman.

Porque esta lucha es, sobre todo, Lesnar vs Strowman, con la colaboración de los otros dos, que se ven muy inferiores a ellos. Pero empecemos por el principio.

La lucha empieza enloquecida. Hay un momento en el que es imposible seguir el ritmo, por el montón de cosas que pasan. Reigns destroza a Lesnar con un Spear contra las vallas, que acaban destruidas, pero recibe un STJoe sobre una mesa. El propio Joe vuela con un tope suicida desde el ring un poco después. Y es que, en estos minutos, todo pasa fuera del ring.

Strowman asesina a Brock, con un Running Power Slam contra una mesa, rompiéndola de forma muy violenta. No se contenta con ello, y después de librarse del resto de los rivales, aplica de nuevo ese ataque sobre otra mesa. Todo el mundo teme por la salud de Lesnar, porque ha recibido dos ataques demoledores. No es sufieciente, así que Strowman le tira la otra mesa encima.

Es interesante que una estrella como Lesnar se preste a recibir ataques tan peligrosos como estos. Trabajadores de la empresa, como Noble y Finlay, tienen que venir a liberarle de debajo de la mesa, y se lo llevan en camilla. Y recordemos que, si Lesnar pierde, se va de la empresa, así que esta lesión aparenta ser el último momento del campeón en WWE. El público le canta una despedida.

Joe y Reigns consiguen sacar un momento del juego a Strowman, y tienen un buen intercambio entre sí. Pero Braun vuelve, y aplica un doble chokeslam sobre ambos. Después de hacerlo, queda parado un rato... y Lesnar vuelve a escena.

La verdad es que aquí, Strowman falla un poco, porque se queda un tiempo excesivo mirando a la rampa, como si supiera que Lesnar iba a volver. O este tarda demasiado en salir. El caso es que no queda bien la transición, y no produce el efecto que debería. Pero lo importante es que la guerra entre Lesnar y Strowman renace.

Strowman aplica Running Power Slam sobre Samoa Joe, y sobre Roman Reigns, pero en ambos casos, Lesnar evita la cuenta. El ex-campeón de UFC se defiende panza-arriba, pero se ve sobrepasado por el inmenso poder de un Strowman que le ha sorprendido mucho. De nuevo, el barbudo se impone, y está a punto de aplicar Running Power Slam sobre el campeón, pero se come un Spear de Reigns, que lo saca de la escena. Brock es ahora quien aplica F5 sobre Joe y Reigns, y a la segunda, se lleva la victoria.

Es muy buena lucha, y la historia es brillante, con un par de vacíos. Hubiera sido mejor si Strowman hubiera estado presente en el final del combate, intentando evitar el conteo sobre Roman, o algo así, pero sigue siendo genial. Reigns vuelve a perder, supuestamente con el objetivo de que el público le quiera más, al ver que no se le regalan tantas cosas. Posiblemente, lo que estén consiguiendo es que no le quieran ni los que ya lo hacían. Parece que lo próximo para él es John Cena, lo que es muy interesante.

Puntuación: ****1/4

sábado, 12 de agosto de 2017

Roman Reigns vs Braun Strowman, Last Man Standing, WWE Raw 07/08/2017



La rivalidad entre Roman Reigns y Braun Strowman se está extendiendo durante mucho tiempo. Parecía que se iba a acabar hace mucho, pero WWE no se ha querido decantar por ninguno de los dos como gran dominador, así que no ha habido ninguna victoria determinante. Estos dos seres super-poderosos parecen tener mucho que decir en el futuro de la empresa.

Me gusta bastante esta rivalidad. Muy física, muy trabajada, sin claro dominio. Los dos luchadores están quedando bien, y eso es difícil, en una empresa que, normalmente, está claramente dividida en dos bandos: el de los jobbers y el de los que reciben push. 

No pensé que un push a un monster heel fuera a funcionar en la empresa de Vince. Normalmente, después de una buena racha, el monstruo en cuestión aburre a todo el mundo, y cae en picado. Al fin, después de muchos  años, aparace que WWE tiene a un gigante que pueda sustituir a los eternos Show, Kane y Taker.

Se trata de Braun Strowman, un tipo que ascendió al roster principal sin, prácticamente, ninguna experiencia, pero que ahora lucha con gran solutra, tan solo dos años después. En el último programa de Raw, y con una lucha de 4 personas estipulada para el SummerSlam, con Strowman, Reigns, Jow y Lesnar, pudimos ver un Last Man Standing entre el gigante y Roman. Bastante entretenido.

Estos dos luchadores han protagonizado momentos de gran violencia. Caídas, lanzamientos, y, en general, spots muy destacables. En un Last Man Standing, tienen la oportunidad perfecta para hacerlo de nuevo.

Tenemos, de nuevo aquí, un buen intercambio con algunos momentos buenos de gran poder. Strowman domina los primeros minutos, sin mucha oposición. Roman intenta tener un comeback, pero incluso el hecho de tumbar a Braun ya es complicado, así que mantenerlo 10 segundos abajo se presenta como algo casi imposible. El ex-miembro de Shield utiliza las escaleras de metal para tal fin.

Pero Strowman siguen siendo invencible, y aplica varios slams para ganar, Roman vuelve a aprovechar los objetos que su rival introduce para acercarse a él. El emperador usa Samoan Drop sobre una mesa, aunque la cuenta sigue lejos de 10. Debo decir que veo entre el público a varios seguidores tremendamente sobreactuados, y uno de ellos se parece mucho a Daniel Bryan. 

Strowman lanza una de las sillas de oficina sobre el héroe, en un momento bastante impresionante, y peligroso. Si algún lector trabaja en oficina, sabrá que esas sillas no pesan precisamente poco. Hay lucha entre el público, y los contendientes llegan a la parte alta del escenario, recordando anteriores eventos protagonizados por ambos, en los que ha habido buenas caídas. En este caso, tenemos un tremendo spear de Roman Reigns, con un sprint de 10 metros, que resulta muy impactante.

Pero Samoa Joe se encontraba entre el público, y agarra a Roman para ponerlo a dormir con el Coquina Clutch. Braun consigue despertar antes de la la cuenta llegue a 10, pero Roman no lo hace, así que el gigante gana,

Lucha muy entretenida, con ese corte de Joe que la estropea un poco pero que permite un final bueno para los dos luchadores involucrados. Veremos, en SummerSlam, una auténtica guerra entre estos 3 animales, y Brock Lesnar.

Puntuación: ***1/4

lunes, 12 de junio de 2017

Roman Reigns vs Samoa Joe vs Bray Wyatt vs Seth Rollins vs Finn Balor, WWE Extreme Rules 2017



Hace tiempo que Extreme Rules se convirtió en un evento en el que todas las luchas que había era con unas reglas distintas. Pero no necesariamente extremas. De hecho, muy poco extremas. Debería llamarse el PPV, simplemente, WWE Rules.

Más allá del nombre del PPV, lo más interesante de la edición 2017 de este evento era la lucha a cinco bandas, por hallar un nuevo retador por el Título Universal de WWE. Porque más que un retador a ese título, se buscaba un adversario para Brock Lesnar.

Se suponía que ese rival iba a ser Braun Strowman, el tipo más interesante que hay hoy en día en WWE. Por desgracia, se lesionó, y estará un tiempo fuera. Pero bueno, será una excusa para cocinar un poco más a esa gran estrella en la que se está convirtiendo. Primero, Lesnar tendrá que pelear contra uno de estos 5 tipos: Bray Wyatt, Seth Rollins, Roman Reigns, Finn Balor y Samoa Joe.

Esta es una lucha que la gente ha amado. Posiblemente, y una vez más, haya sido por el resultado: Samoa Joe ganó. Será genial ver a la Samoan Submission Machine meterse en Súplex City, pero hay que tener en cuenta que Lesnar no ha tenido una lucha de verdad desde mediados de 2015, en su última rivalidad con Undertaker. Esperemos, por lo que más queramos, que esto no sea un nuevo squash.

Esta lucha es muy diver, pero no es un MOTYC, ni de lejos, me temo. Tenemos unos primeros minutos bastante aleatorios, con ataques al azar sin mucha historia, hasta que Bray y Joe, los canallas gorditos de la batalla, se unen para apalizar a todo el mundo.

Incluso usan sillas, y hay varios momentos de dudas y tensión entre ellos. Estas dudas se diluyen cuando Wyatt utiliza a Joe como escudo en contra de un vuelo de Rollins. Ya no hay equipos.

Reigns destroza a Balor y Bray con un spear sobre las llamadas barricadas (si queremos hacer una de esas traducciones literales), mientras Rollins vuela sobre la mesa en la que estaba Joe. Así, aprovechan, por primera vez en la lucha, para enfrentarse los dos héroes, en un duelo interesante. Van entrando luchadores al ring, y hay finishers por todos lados, hasta que Joe consigue dormir a Balor con el Coquina Clutch. Samoa Joe gana, y se convierte en el rival de Brock Lesnar.

La pelea es buena, larga y divertida, pero no consigue transcender.

Puntuación: ***1/2

martes, 25 de abril de 2017

Roman Reigns vs The Undertaker, WWE WrestleMania 33




He intentado posponer la revisión de esta lucha, la que será posiblemente la última en la carrera de Undertaker. Me quedé dormido mientras veía WrestleMania 33 en directo. Por algún motivo, no soporté despierto a las 5 de la mañana la lucha entre Bray Wyatt y Randy Orton. Por eso, no había visto la lucha entre Undertaker y Roman Reigns hasta ahora.

Lo que había leído sobre la lucha era casi todo muy negativo. Pero no le daba mucho valor a esas críticas, dado que una victoria de Reigns sobre el Deadman va a ser vista con odio por cualquiera. Los críticos que han podido ver esto con menos prejuicios, o aquellos que no odian tanto a Roman, la han tenido en mejor consideración, así que no soy tan pesimista. En todo caso, lo importante es que la vea yo mismo, porque de las opiniones ajenas no puedo fiarme.

Por lo que se ha sabido, y por lo que se hablaba a principios de año, la idea original en WWE era que Undertaker derrotara a AJ Styles en Royal Rumble, y se convirtiera en campeón de WWE. Posteriormente, perdería el campeonato en Elimination Chamber, siendo eliminado de la jaula por John Cena, lo que llevaría a las dos leyendas a tener una batalla en el gran evento del año en WWE. Por otro lado, The Miz pelearía con Shinsuke Nakamura en WrestleMania con el título Intercontinental en juego. Vamos, que todo era bueno. Pero a alguien, posiblemente Kevin Dunn, se le ocurrió la historia de que Cena pidiera en matrimonio a Nikki Bella, quizás para ayudar a los ratings de Total Divas, que, en realidad, aún así siguen cayendo en picado. En consecuencia, el Enterrador se quedó con un nuevo rival, que era Roman Reigns.

Esta decisión destruyó una cartelera que hubiera sido espectacular, y hubiéramos tenido dos grandes batallas de Undertaker antes de su retiro. Pero no vale de nada lamentarse. WrestleMania no a estado tan mal, hay muchas luchas buenas, como se puede extrapolar de los reviews que he hecho últimamente. Pero Undertaker merecía más para acabar su carrera.

Roman Reigns es el nueva Ace de la empresa, y este es su tercer main event consecutivo en WrestleMania. Después de vencer a Braun Strowman y a Undertaker, tan solo le quedará por delante Brock Lesnar, para confirmarse como el más poderoso del cotarro. Y de eso va, en realidad la rivalidad. Reigns eliminó a Undertaker en Royal Rumble, y afirma que este es su cortijo ahora, que Undertaker es el pasado. Este quiere demostrar que sigue siendo el que manda aquí

No me parece muy justo eso, porque Undertaker nunca ha jugado ese papel. Quieren vender esto como un cambio generacional, y sería normal en un Reigns vs Cena, pero no con Undertaker, que  no es de la generación anterior, sino que es de hace 3 generaciones, y por tanto, dada su avanzada edad, no puede quedar creíble en una batalla de poder a poder. Por otro lado, el nunca ha sido el Ace de la compañía, nunca ha acumulado grandes victorias y títulos, sino que siempre se ha dedicado a contar historias secundarias, y a elevar a talentos nuevos. 

Pero, a pesar de que la historia no concuerda con la realidad, es buena. Undertaker se describe como el ser invencible de la empresa en el pasado, y Roman es ahora el que manda. Es la historia que se quiere contar, y se cuenta, de una forma notable. Undertaker comienza atacando sin piedad, y en varias ocasiones, lanza a Roman por encima de la tercera, haciendo referencia a su eliminación del rumble, y declarando, explícitamente, que es el rey del patio.

Tenemos, posteriormente, un duelo de golpes en la cara, de muy vieja escuela. Taker lanza puñetazos, patadas, y hace su famoso combo de Snake Eyes + Big Boot + Leg Drop. Roman usa sus patadas en la esquina del ring, y sus Superman Punch. Asimismo, en un nuevo intento de patada en el filo, es recibido con un puñetazo brutal.

Undertaker golpea la cabeza de Reigns contra las mesas de comentaristas, y aplica un ChokeSlam ahí. Cuando va a por un tombstone, se traga una lanza, rompiendo la mesa con su espalda. Por suerte, aquí no hay descalificación, no hay count out, así que tiene tiempo de sobra para volver al ring. 

Entran en juego las sillas. Taker las usa para atacar brutalmente a su rival, y consigue aplicar un Tombstone. Reigns sobrevive, y Taker se lamenta, porque sabe que le queda poco tiempo. Las fuerzas le abandonan. Roman escapa de una nueva tumba, e intenta reversarla, pero Undertaker no es físicamente capaz de hacer el movimiento. Es un botch, pero tiene sentido dentro de esta historia. Taker no es capaz de luchar como antes, y Reigns es el nuevo rey del patio.

Taker se arrastra para coger de nuevo la silla, pero Roman la bloquea con el pié, en una imagen de impotencia del Enterrador que lo dice todo. Roman comienza a lanzar Spear tras Spear, mientras el cansado, viejo e impotente Undertaker se empeña en seguir con esto. Roman lo mira ya con desprecio, pensando que Undertaker debe dejar de arrastrarse, lo que el público sanciona con un abucheo. 

Hay una imagen fantástica, con un plano seleccionado deliberadamente. Después de varios spears, Taker está tendido, y hace su típica resurrección, ante una gran explosión del público. Pero no consigue completarla, y la decepción es absoluta, y empieza a sentirse en el ambiente la aceptación de la realidad. Reigns corre de cuerda a cuerda, impulsándose, para hacer un spear final que acaba con la carrera de Undertaker.

Normalmente, la última lucha de WrestleMania acaba con el vencedor celebrando, pero esta vez no. Se permite a Undertaker vestirse, y quitarse los guantes, la capa y el sombrero, y dejarlo en medio del ring. El mensaje de que es el fin del personaje es claro. Undertaker se retira.

Creo que la historia está muy bien contada, a pesar de un par de botches, hay que tener en cuenta que Taker está luchando en el main event de WrestleMania, con 50 años, en una lucha de casi media hora. No se puede decir que este sea un mal combate, porque el objetivo es contar una historia, y aunque a nivel físico es mejorable, la historia está bien contada.

En el Raw siguiente, Reigns aparecería para recibir un gran abucheo, sin necesidad de decir una palabra. De Undertaker no sabemos nada, es de esperar una confirmación oficial de su retiro, y un exaltamiento al Salón de la Fam de WWE.

Puntuación: ***1/2

viernes, 3 de marzo de 2017

Samoa Joe vs Roman Reigns, WWE RAW 06/02/2017



Últimamente, hemos tenido main events en Raw que han llamado mucho la atención. Vamos a repasarlos.

Triple H y Seth Rollins al fin se vieron las caras después de mucho tiempo. Pero para defender al jefazo de NXT apareció Samoa Joe, que es algo así como su guardaespaldas. El ex-TNA nunca recibió una oportunidad, hasta que Hunter le fichó, y por eso le está muy agradecido. Samoa Joe le dio una buena paliza a Rollins, y le lesionó, de forma legítima. Por suerte, Rollins se recuperará para estar en WrestleMania. Tan solo faltaría, dada la horrible cartelera que vamos a tener, que tampoco estuviera este año Rollins. Su lucha frente a Triple H puede ser muy buena (o muy mala, con el Rey de Reyes nunca se sabe).

La semana siguiente, tendríamos una lucha entre Joe y Roman Reigns. Parece que el primero va a tener un buen push, al menos en primera instancia. Tiene su personaje antiguo de tipo feroz y asesino, aunque en WWE parece un poco raro, puesto que es pequeño y debil en comparación con sus rivales, pero su espíritu violento le permite jugar ese rol.

Esta lucha ha gustado mucho en Internet, aunque yo no le veo la gracia. Ver a Joe ganar a Reigns ha debido provocar muchos orgasmos, pero eso no justifica algunas notas que he visto por ahí. 

El nuevo ataca a Roman por la espalda, antes de comenzar la lucha. Se muestra muy violento, hace bien su trabajo. Reigns acepta luchar, a pesar de estar dañado, y la cosa comienza oficialmente, con un dominio absoluto de Joe, que utiliza golpes contundentes. El ritmo va decayendo, y Roman tiene un come-back final, que le acerca a la victoria, pero en ese momento aparece Braun Strowman, que le despista lo suficiente como para que Samoa Joe le agarre y le aplique un STJoe para ganar. Parece que este será su finisher a partir de ahora.

La lucha no me parece muy relevante.

Puntuación: **1/2

jueves, 9 de febrero de 2017

Kevin Owens vs Roman Reigns, WWE Royal Rumble 2017



Cómo decía cuando comenté la lucha entre Cena y Styles, Royal Rumble nos dejó una batalla real muy aburrida, pero dos combates por los títulos mundiales realmente buenos. No me sorprendió que la pelea entre John y AJ fuera de gran nivel, pero sí que me resultó llamativo que lo fuera el enfrentamiento entre Kevin Owens y Roman Reigns por el título universal.

No espero, en general, mucho de Owens y Reigns. Roman tiene poco talento en el ring, y poca capacidad oratoria, o sea, que es insoportable. Pero ha llegado a dar grandes luchas, apoyado en la categoría de súper hombre que le ha otorgado la empresa, que le da un toque de epicidad a sus batallas. En cuanto a Kevin, aunque tiene talento en ambos campos, su personaje no tiene definición ninguna, y eso hace que no me interese, si no es luchando frente a Zayn. Y es que, aunque sé quien era en las indies, no sé quien es en WWE. No es un bully, ese papel lo tenía Ryback. Owens, como decía Russo, solo es un chico gordito.

Pero dio una buena lucha en Royal Rumble 2016 frente a Ambrose, en una lucha sin reglas, sacando esa vena hardcore que mostró en CZW en su día, y un año después, vuelve a hacer lo mismo frente a Roman, aunque en este caso, en lugar de luchar por el título IC, defiende el campeonato mundial. Es un gran avance. 

La lucha es un brawl, una buena batalla. Recordad que Jericho está colgado en una jaula para tiburones, arriba del ring, para que no pueda meterse, como hizo en anteriores combates. Es algo que se aplicó en el pasado, sobre todo con Paul Ellering, manager de los Road Warriors, y actual manager de The Autors of Pain. Pero repasaremos esa historia en un par de días.

Hay poco que analizar de esta lucha. Son dos tíos matándose, con todos los objetos que encuentran. Está muy bien un frog splash de Owens sobre Reigns, desde el esquinero, cuando este estaba en una mesa en ringside. Es una ataque bastante impresionante. También está bien el momento en el que Owens pega un Super Man Punch con un puño de hierro que le pasa Jericho desde su jaula. Aún así, Roman no es derrotado. 

Reigns está a punto de ganar después de lanzar a Kevin sobre una estructura de sillas que él mismo había construido al principio del combate. Le remata con una power bomb sobre la mesa de comentaristas, y esto parece listo para sentencia. Hasta que aparece Braun Strowman, y destruye a Roman, aplicando un Running Power Slam sobre una mesa. Gracias a esto, Owens gana, y el público, que ha estado muy emocionado durante toda la lucha, se lo agradece al gigante, que cada vez se muestra más imponente.

Puntuación: ***3/4

lunes, 30 de enero de 2017

WWE Royal Rumble Match 2017



Tengo que confesar que tenía bastante 'hype' por el Royal Rumble Match de este año. Pobre de mí, que todavía confío en los bookers de WWE.

El evento Royal Rumble no ha estado mal. Las luchas titulares están bien, incluida la del título crucero, para variar. Ya las repasaremos durante los próximos días. Pero hoy voy a hablar del Royal Rumble Match, que es el que estropea la noche, sobre todo teniendo en cuenta que dura una hora, siendo una parte muy importante del PPV.

Royal Rumble es una lucha única. Solo se da una vez al año, y lo que ocurra, para bien o para mal, va a pasar a la historia, necesariamente. Por eso, sería de esperar que hubiera un equipo de guionistas,o bookers, escribiendo una historia interesante, para que la batalla sea recordada como algo grande. Pero no, como pasó en el Rumble de 2015, aquí nadie ha escrito nada, no pasa nada en toda la batalla, no avanzan, casi, rivalidades, ni hay actuaciones individuales especialmente reseñables.

No hay apariciones sorpresa interesantes, tampoco. Eso no es muy malo, porque las grandes estrellas de la batalla ya habían sido anunciadas, con el fin de llenar el AlamoDome de San Antonio. Pero Goldberg, Lesnar y Undertaker cobran mucho por combates reales, lo que significa que podían estar poco tiempo sobre el ring, así que llegan todos al final de la batalla. Mientras tanto, casi nada importa.

Empiezan Big Cass y Chris Jericho, que no hacen... nada. Entran Kalisto, Mojo Rawley, y Jack Gallagher como representante del programa 205, con su paraguas, haciendo un par de cosas divertidas. Luego entra Mark Henry, que tiene una buena reacción del público, ya que es texano, y elimina al crucero.

Posteriormente, entra Braun Strowman, que es lo mejor de todo el Rumble. Recordemos que, previamente, le había costado la lucha titular a Roman Reigns, pero a él no se le ocurre entrar a vengarse. Eso hubiera sido lógico.

Strowman elimina a todo el mundo, menos a Jericho, que es el único que tiene cabeza suficiente como para huir. Henry opone un poco más de resistencia, pero es inútil. Justo después entra Sami Zayn, el gran rival de Braun, que intenta realizar una nueva gesta, sin éxito en primera instancia. Luego llega Big Show, que tiene un buen duelo con Braun, pero sale derrotado, no sin antes dejar KO a Jericho con un puñetazo.

Con el número 10, entra, de NXT, Tye Dillinger, The Perfect 10. Era una entrada un poco obvia. Tye se une a Sami para intentar derrotar a Braun, que es demasiado fuerte. Otra sorpresa obvia es James Ellsworth, que no se atreve a entrar, hasta que sale el siguiente luchador, Ambrose, que le obliga a subir, tan solo para que sea destruido. El siguiente en entrar es Baron Corbin, que aprovecha una Helluva Kick de Zayn sobre Braun para eliminar al monstruo, de una forma un poco fría.

Y aquí muere la lucha. Hasta entonces había estado bien la cosa, pero ahora tenemos una media hora por delante en la que no pasa nada. Empiezan a entrar luchadores, pero ninguno sale fuera. Se amontonan. Kofi Kingston tiene su momento de escapar de la eliminación, agarrándose al poste  exterior del ring. Pero lo más llamativo es la eliminación de New Day por parte de la pareja formada por Sheamus y Cesaro, que justo después son sacados fuera por Chris Jericho.

Siguen entrando luchadores. Randy Orton y Bray Wyatt coinciden. Llega Luke Harper, y les ataca, continuando con la historia de la Familia Wyatt. Está a punto de aplicar un Sister Abigail a su señor, pero se come un RKO, como la mitad del ring.

También sale Dolph Ziggler, que aplica superkicks también a todo el mundo. Aparece Apollo Crews, que se supone que está en rivalidad con Dolph, pero este ni le mira. Luego se pasa la vida por los medios, hablando de lo bueno que es. La gente grita "booring" y "Bullshit", porque aquí no pasa nada.

La cosa se anima cuando llega Brock Lesnar, con el número 26, y asesina al ring completo. Y en el ring hay gente muy importante, como Bray, Orton, Jericho o Rusev. Lesnar elimina a Ambrose y a Ziggler, como si no valieran nada. Como tampoco han hecho nada destacable en toda la batalla, a nadie le importa. No hay ninguna referencia a la rivalidad pasada entre Lesnar y Ambrose. Con el número 27, tenemos la aparición sorpresa de... Enzo Amore. Lesnar le destruye con un clothesline, y le elimina.

Ahora llega Goldberg. Aplica un Spear a Lesnar, y le elimina. A este se le queda cara de tonto, porque le ha hecho lo mismo que en Survivor Series. Gran jugada, y gran preparación de cara a WrestleMania. Como WWE cuenta con pocas apariciones de los dos luchadores, y Goldberg no está en condiciones de luchar mucho, han creado una historia que se adapta perfectamente a esta falta de medios. Es parecido a lo que hizo Steven Spielberg en Tiburón, que podía mostrar poco, y mal, al bicho, lo que  hizo a la película ganar en tensión por el terror a sus contadas apariciones.

Llega Undertaker, y se mira cara a cara con Goldberg. Va a por ChokeSlam, pero se meten Rusev y Corbin, que acaban eliminados. Spear de Goldberg sobre Taker, pero cuando el ex WCW elimina a Harper, el Deadman le echa fuera. Da pena, porque no llega a haber emoción entre los 3 grandes, no hay grandes batallas entre ellos.

Con el número 30 sale Roman Reigns, a quien nadie espera, la verdad. Elimina a Undertaker, cuando este estaba sacando a Zayn. El público no reacciona nada bien a esto, porque teme que otra vez va a ganar Roman. Reigns consigue echar a Jericho y Wyatt del ring, pero no puede con Orton. Randy gana, y va a WrestleMania, lo que significa que su storyline con Bray tendrá el título de por medio.

Por cierto, ni rastro de Seth Rollins, ni de su rivalidad con Triple H. Lo sacaron del Rumble en Raw para... nada.

Puntuación: **1/2 

viernes, 25 de noviembre de 2016

Team Smackdown Live vs Team Raw, WWE Survivor Series 2016



Tras la separación de marcas en WWE, comenzó una pequeña rivalidad entre Raw y Smackdown Live. La marca azul pasaba a emitirse en directo los martes, en la misma cadena que Raw, USA Network, así que cabía, incluso, una batalla por los ratings.

Pero esa pelea ha sido bastante amistosa, porque los que mandan en Smackdown, Shane O Mac y Daniel Bryan; y los que mandan en Raw, Mick Foley y Stephanie McMahon; son todos face. Bueno, Steff seguramente no, tan solo lo está fingiendo, pero mientras tanto, no hace nada que sea muy odioso.

Llegamos a Survivor Series, y, aparte de la lucha entre Lesnar y Goldberg, el evento se centra en el enfrentamiento entre las dos marcas. Hay una lucha por el campeonato IC de Smackdown, una lucha por el campeonato Crucero de Raw, una lucha tradicional de eliminación entre equipos de mujeres, una lucha tradicional de eliminación entre equipos de tags, y una lucha tradicional de eliminación entre equipos de hombres. Esta última lucha es, a mi entender, lo mejor del PPV, a nivel luchístico.

Hay que recordar que Undertaker apareció en el Smackdown previo para amenazar a los miembros del equipo azul. Si perdieran, habría consecuencias. Además, ese tipejo que sale últimamente, James Ellsworth, hace de mascota de Smackdown.

En el equipo de Raw, están los super-amigos, Chris Jericho y el Campeón Universal, Kevin Owens. También están los dos principales faces de la marca, que están rivalizando con ellos, Roman Reigns y Seth Rollins. Cierra el team el bestiajo Braun Strowman, un tipo que nunca ha sido derrotado, y que da verdadero miedo.

En el Team Smackdown, están Dean Ambrose y el Campeón de WWE, AJ Styles, que rivalizan por el título desde hace tiempo. Les acompañan Bray Wyatt y el nuevo miembro de la familia Wyatt, Randy Orton, que tarde o temprano se levantará en armas contra su amo, demostrando que todo era una obvia farsa. Y el quinto miembro es el comisionado Shane, que sustituye a Baron Corbin, agredido en su momento por Kalisto.

Dado que el PPV duró 4 horas, sin contar el previo, y que el main event fue muy corto, para esta pelea les dieron a los luchadores todo el tiempo del mundo. Entre promo, entradas, lucha y post-match, la cosa durará como hora y media. Y está bien que así sea, porque aquí no hay participantes random, está lo mejor de cada casa, así que no sería correcto que hubiera aliminaciones que no estuvieran bien contadas. Todos tienen que mantener su papel, y creo que esa es la gracia del combate: todos hacen lo que tienen que hacer.

Comienza la cosa con varios enfrentamientos, muy normalitos y muy ordenaditos. Hasta que se arma la gorda. Empiezan a matarse todos los luchadores, algunos vuelan a ringside, y quedan en el ring, tan solo, dos luchadores de Smackdown, Aj Styles y Dean Ambrose. Se pelean entre ellos, aunque Shane intenta impedirlo. Cuando las cosas se calman, Styles ataca por la espalda al lunático, lo que aprovecha Strowman para destruirlo. Uno menos.

El monstruo de Raw arrasa con todos, nadie puede con él. Es muy poderoso, y así se muestra. Limpia una mesa de comentaristas, para aplastar a Shane contra ella, pero aparece Randy Orton de la nada, y le aplica un RKO. Entre The Viper y Wyatt sujetan a Strowman (que anteriormente había hecho caso omiso a las órdenes de su antiguo amo), para que Shane salte desde el esquinero del ring, con un Flying Elbow. Gran golpe.

Braun, a pesar del daño recibido, está a punto de llegar al ring antes del conteo de 10, pero lo impide James Ellworth, quien le sujeta desde debajo del cuadrilátero. Strowman es eliminado, y se enfada. Asesina a James, lanzándolo desde la rampa a unas mesas que había abajo.

Buena historia la de Strowman, y la cosa sigue en un 4 contra 4. De nuevo, la lucha es ordenada, castigando los rojos a Shane. Esto es así, hasta que los super amigos canadienses, que juegan en casa y, por tanto, tienen el apoyo del público, empiezan a meter la pata. Owens entra para defender a su compañero, pero lo hace atacando con la famosa lista de Jericho (dónde apunta a todos los estúpidos idiotas). Owens es descalificado, y Jericho se vuelve loco, recogiendo las hojas tiradas de su amada libreta. No han llegado las tablets, ni Microsoft Office, al wrestling, así que este tío va por ahí con un montón de folios. Al canadiense le cae un RKO Outta Nowhere, y queda eliminado. El equipo de Raw se mete en problemas, con un 2 vs 4.

Shane McMahon lucha contra Roman Reigns. Consigue un poco de ventaja, y decide realizar un Coast to coast sobre el Imperio Romano. Pero recibe un fuerte spear en vuelo. El referee va a hacer un conteo, pero este no llega a 3. Algo va mal, Shane se ha llevado un buen golpe, y es eliminado por KO. La gente se preocupa, pero se queda en un susto.

La batalla pasa al ringside. Hay golpes por todos lados. Vuelve Dean Ambrose, y se une a los otros miembros de The Shield para atacar a AJ Styles. El campeón de Smackdown recibe una triple powerbomb sobre una mesa, y claro, perece. La cosa se vuelve a igualar. 

Roman Reigns y Seth Rollins se enfrentan a Bray Wyatt y Randy Orton. Luke Harper, aparece para despistar y atacar a los ex-Shield en los momentos precisos. Gracias a ello, Seth Rollins se traga un RKO de la nada, y Reigns un Sister Abigail. El equipo de Smackdown sale victorioso.

Gran victoria para la familia Wyatt, que vuelve a los primeros planos. Parecía que la rivalidad entre Bray y Orton era algo secundario, pero son dos luchadores muy importantes, y hay que tenerlos en cuenta. La lucha está muy bien, todos los wrestlers son valiosos, y todos hacen su parte, avanzando en todas las historias: la amistad entre Jericho y Owens, y la tontería de la lista; la nueva Familia Wyatt con Randy Orton; la rivalidad entre Ambrose y Styles; la coincidencia de los ex-shields como faces; el poder de Braun Strowman; las tonterías de James Ellworth; y el papel clásico de Shane: utilizar saltos peligrosos para tapar sus carencias como luchador. 

Puntuación: ****

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Roman Reigns vs Seth Rollins vs Braun Strowman vs Chris Jericho vs Kevin Owens, WWE RAW 07/11/2016



Estamos a unos días de Survivor Series 2016. un evento que WWE ha construido para que vuelva a ser uno de los 4 principales PPVs del año. Es muy temático, con importantes luchas de eliminación en el marco RAW vs Smackdown, y con un Lesnar vs Goldberg muy esperado en el main event.

Es interesante, porque los luchadores principales de cada marca están en el RAW vs Smackdown, no hay luchas por los títulos mundiales. Incluso Shane McMahon estará en esa batalla. También es arriesgado, porque eso implica que muchas grandes estrellas tendrán que salir derrotadas de esa batalla, que es justamente lo que siempre se ha intentado evitar.

En el pasado Raw, los 5 miembros del grupo de Raw se enfrentaron entre sí. Las luchas grupales en el programa de los lunes por la noche siempre son buenas, aunque en esta hay demasiada gente, y nada en juego. Pero viene bien, a veces, relajarse y ver algo no muy exigente.

Participan en la contienda Seth Rollins, Roman Reigns, Braun Strowman, Chris Jericho y el Campeón Universal, Kevin Owens.

La lucha es poca cosa. Sirve para ver a Strowman en un reto de verdad, y, de hecho, los primeros minutos de la contienda giran en torno a él. Puede contra todos, de manera individual, pero también cuando le atacan en grupo. Finalmente, le pegan todos su mejor golpe en la cara, para sacarlo del ring, y permitir un poco de lucha.

Tenemos a los dos faces, Rollins y Reigns, que se unen para luchar contra el equipo Jeri-KO. Después de unos minutos, Rollins le pega el Pedegree a Jericho, mientras Reigns le pega el Super Man Punch a Owens, que cae sobre su compatriota, y la cuenta llega a 3.  Victoria para el campeón, aunque no muy digna, como su irrelevante reinado en general.

Puntuación: **3/4

lunes, 1 de agosto de 2016

Roman Reigns vs Sami Zayn vs Chris Jericho vs Sheamus, WWE RAW 25/07/2016



Ya comentamos la primera Fatal 4 Way del RAW del 25 de julio. Finn Balor ganó, y como consecuencia, se enfrentaría, en el main event, al ganador de la segunda pelea de 4, con la intención de conseguir una plaza en la lucha por el nuevo campeonato universal de WWE en SummerSlam.

La segunda batalla clasificatoria es un pelín peor, pero sigue siendo un espectáculo terriblemente entretenido, con un público enfervorecido. Participan Roman Reigns, tachado de perdedor previamente, Sami Zayn, Jericho y Sheamus. No está mal la participación, tampoco, en este caso.

Los dos malos se van, directamente, a por Reigns. Sami vacila, no sabe qué hacer, y acaba uniéndose al ataque. Pero Sheamus y Jericho se van a ringside, a cargarse allí al medio samoano, mientras Sami observa sin hacer nada.

Grave error, puesto que, ahora, estos dos van a por él. Después de una paliza un poco aburrida, Sami consigue librarse de ellos. Pero es ahora, Roman, el que ataca al canadiense por la espalda. Su dominio sobre él también se hace un poco pesado.

Pero la cosa se va animando, poco a poco, la epicidad de la batalla aumenta. LLega un punto en el que todos buscan ganar de forma desesperada, así que caen Helluva Kicks, Brogue Kick, Walls of Jericho, Super Man Punch, Code Breaker... Hasta que Roman caza a Jericho con un Spear para ganar.

Muy divertida, un poco peor que la anterior.

Puntuación: ***1/4