Mostrando entradas con la etiqueta Roman Reigns. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Roman Reigns. Mostrar todas las entradas

sábado, 26 de agosto de 2017

Braun Strowman vs Samoa Joe vs Brock Lesnar vs Roman Reigns, WWE SummerSlam 2017



Llega SummerSlam 2017, y WWE nos prepara un main event por el Campeonato Universal en el que se dan cita los 4 mayores poderes de la empresa: Brock Lesnar, Samoa Joe, Roman Reigns y el gran Braun Strowman.

El General Manager de Raw, Kurt Angle, decidió que Lesnar tuviera que defender su título ante estos 3 adversarios. Ni La Bestia ni Paul Heyman estuvieron contentos con esto, y anunciaron que Lesnar dejaría la empresa si perdía su correa. Eso le da un toque interesante a la lucha, porque siempre hay sospechas de que Brock puede irse, y volver, una vez más, a UFC.

Por otro lado, hay mucha historia entre estas 4 bestias. Lesnar derrotó recientemente a Joe, y Strowman y Reigns se han estado matando durante todo el año. También hace tiempo que Brock y Reigns lucharon en Wrestlemania, y todo hace indicar que lo volverán a hacer.

La lucha es muy buena, y es muy divertida. Hay un storytelling bastante notable, pero más que por las historias pasadas, por las futuras: se acerca una rivalidad entre Lesnar y Strowman.

Porque esta lucha es, sobre todo, Lesnar vs Strowman, con la colaboración de los otros dos, que se ven muy inferiores a ellos. Pero empecemos por el principio.

La lucha empieza enloquecida. Hay un momento en el que es imposible seguir el ritmo, por el montón de cosas que pasan. Reigns destroza a Lesnar con un Spear contra las vallas, que acaban destruidas, pero recibe un STJoe sobre una mesa. El propio Joe vuela con un tope suicida desde el ring un poco después. Y es que, en estos minutos, todo pasa fuera del ring.

Strowman asesina a Brock, con un Running Power Slam contra una mesa, rompiéndola de forma muy violenta. No se contenta con ello, y después de librarse del resto de los rivales, aplica de nuevo ese ataque sobre otra mesa. Todo el mundo teme por la salud de Lesnar, porque ha recibido dos ataques demoledores. No es sufieciente, así que Strowman le tira la otra mesa encima.

Es interesante que una estrella como Lesnar se preste a recibir ataques tan peligrosos como estos. Trabajadores de la empresa, como Noble y Finlay, tienen que venir a liberarle de debajo de la mesa, y se lo llevan en camilla. Y recordemos que, si Lesnar pierde, se va de la empresa, así que esta lesión aparenta ser el último momento del campeón en WWE. El público le canta una despedida.

Joe y Reigns consiguen sacar un momento del juego a Strowman, y tienen un buen intercambio entre sí. Pero Braun vuelve, y aplica un doble chokeslam sobre ambos. Después de hacerlo, queda parado un rato... y Lesnar vuelve a escena.

La verdad es que aquí, Strowman falla un poco, porque se queda un tiempo excesivo mirando a la rampa, como si supiera que Lesnar iba a volver. O este tarda demasiado en salir. El caso es que no queda bien la transición, y no produce el efecto que debería. Pero lo importante es que la guerra entre Lesnar y Strowman renace.

Strowman aplica Running Power Slam sobre Samoa Joe, y sobre Roman Reigns, pero en ambos casos, Lesnar evita la cuenta. El ex-campeón de UFC se defiende panza-arriba, pero se ve sobrepasado por el inmenso poder de un Strowman que le ha sorprendido mucho. De nuevo, el barbudo se impone, y está a punto de aplicar Running Power Slam sobre el campeón, pero se come un Spear de Reigns, que lo saca de la escena. Brock es ahora quien aplica F5 sobre Joe y Reigns, y a la segunda, se lleva la victoria.

Es muy buena lucha, y la historia es brillante, con un par de vacíos. Hubiera sido mejor si Strowman hubiera estado presente en el final del combate, intentando evitar el conteo sobre Roman, o algo así, pero sigue siendo genial. Reigns vuelve a perder, supuestamente con el objetivo de que el público le quiera más, al ver que no se le regalan tantas cosas. Posiblemente, lo que estén consiguiendo es que no le quieran ni los que ya lo hacían. Parece que lo próximo para él es John Cena, lo que es muy interesante.

Puntuación: ****1/4

sábado, 12 de agosto de 2017

Roman Reigns vs Braun Strowman, Last Man Standing, WWE Raw 07/08/2017



La rivalidad entre Roman Reigns y Braun Strowman se está extendiendo durante mucho tiempo. Parecía que se iba a acabar hace mucho, pero WWE no se ha querido decantar por ninguno de los dos como gran dominador, así que no ha habido ninguna victoria determinante. Estos dos seres super-poderosos parecen tener mucho que decir en el futuro de la empresa.

Me gusta bastante esta rivalidad. Muy física, muy trabajada, sin claro dominio. Los dos luchadores están quedando bien, y eso es difícil, en una empresa que, normalmente, está claramente dividida en dos bandos: el de los jobbers y el de los que reciben push. 

No pensé que un push a un monster heel fuera a funcionar en la empresa de Vince. Normalmente, después de una buena racha, el monstruo en cuestión aburre a todo el mundo, y cae en picado. Al fin, después de muchos  años, aparace que WWE tiene a un gigante que pueda sustituir a los eternos Show, Kane y Taker.

Se trata de Braun Strowman, un tipo que ascendió al roster principal sin, prácticamente, ninguna experiencia, pero que ahora lucha con gran solutra, tan solo dos años después. En el último programa de Raw, y con una lucha de 4 personas estipulada para el SummerSlam, con Strowman, Reigns, Jow y Lesnar, pudimos ver un Last Man Standing entre el gigante y Roman. Bastante entretenido.

Estos dos luchadores han protagonizado momentos de gran violencia. Caídas, lanzamientos, y, en general, spots muy destacables. En un Last Man Standing, tienen la oportunidad perfecta para hacerlo de nuevo.

Tenemos, de nuevo aquí, un buen intercambio con algunos momentos buenos de gran poder. Strowman domina los primeros minutos, sin mucha oposición. Roman intenta tener un comeback, pero incluso el hecho de tumbar a Braun ya es complicado, así que mantenerlo 10 segundos abajo se presenta como algo casi imposible. El ex-miembro de Shield utiliza las escaleras de metal para tal fin.

Pero Strowman siguen siendo invencible, y aplica varios slams para ganar, Roman vuelve a aprovechar los objetos que su rival introduce para acercarse a él. El emperador usa Samoan Drop sobre una mesa, aunque la cuenta sigue lejos de 10. Debo decir que veo entre el público a varios seguidores tremendamente sobreactuados, y uno de ellos se parece mucho a Daniel Bryan. 

Strowman lanza una de las sillas de oficina sobre el héroe, en un momento bastante impresionante, y peligroso. Si algún lector trabaja en oficina, sabrá que esas sillas no pesan precisamente poco. Hay lucha entre el público, y los contendientes llegan a la parte alta del escenario, recordando anteriores eventos protagonizados por ambos, en los que ha habido buenas caídas. En este caso, tenemos un tremendo spear de Roman Reigns, con un sprint de 10 metros, que resulta muy impactante.

Pero Samoa Joe se encontraba entre el público, y agarra a Roman para ponerlo a dormir con el Coquina Clutch. Braun consigue despertar antes de la la cuenta llegue a 10, pero Roman no lo hace, así que el gigante gana,

Lucha muy entretenida, con ese corte de Joe que la estropea un poco pero que permite un final bueno para los dos luchadores involucrados. Veremos, en SummerSlam, una auténtica guerra entre estos 3 animales, y Brock Lesnar.

Puntuación: ***1/4

lunes, 12 de junio de 2017

Roman Reigns vs Samoa Joe vs Bray Wyatt vs Seth Rollins vs Finn Balor, WWE Extreme Rules 2017



Hace tiempo que Extreme Rules se convirtió en un evento en el que todas las luchas que había era con unas reglas distintas. Pero no necesariamente extremas. De hecho, muy poco extremas. Debería llamarse el PPV, simplemente, WWE Rules.

Más allá del nombre del PPV, lo más interesante de la edición 2017 de este evento era la lucha a cinco bandas, por hallar un nuevo retador por el Título Universal de WWE. Porque más que un retador a ese título, se buscaba un adversario para Brock Lesnar.

Se suponía que ese rival iba a ser Braun Strowman, el tipo más interesante que hay hoy en día en WWE. Por desgracia, se lesionó, y estará un tiempo fuera. Pero bueno, será una excusa para cocinar un poco más a esa gran estrella en la que se está convirtiendo. Primero, Lesnar tendrá que pelear contra uno de estos 5 tipos: Bray Wyatt, Seth Rollins, Roman Reigns, Finn Balor y Samoa Joe.

Esta es una lucha que la gente ha amado. Posiblemente, y una vez más, haya sido por el resultado: Samoa Joe ganó. Será genial ver a la Samoan Submission Machine meterse en Súplex City, pero hay que tener en cuenta que Lesnar no ha tenido una lucha de verdad desde mediados de 2015, en su última rivalidad con Undertaker. Esperemos, por lo que más queramos, que esto no sea un nuevo squash.

Esta lucha es muy diver, pero no es un MOTYC, ni de lejos, me temo. Tenemos unos primeros minutos bastante aleatorios, con ataques al azar sin mucha historia, hasta que Bray y Joe, los canallas gorditos de la batalla, se unen para apalizar a todo el mundo.

Incluso usan sillas, y hay varios momentos de dudas y tensión entre ellos. Estas dudas se diluyen cuando Wyatt utiliza a Joe como escudo en contra de un vuelo de Rollins. Ya no hay equipos.

Reigns destroza a Balor y Bray con un spear sobre las llamadas barricadas (si queremos hacer una de esas traducciones literales), mientras Rollins vuela sobre la mesa en la que estaba Joe. Así, aprovechan, por primera vez en la lucha, para enfrentarse los dos héroes, en un duelo interesante. Van entrando luchadores al ring, y hay finishers por todos lados, hasta que Joe consigue dormir a Balor con el Coquina Clutch. Samoa Joe gana, y se convierte en el rival de Brock Lesnar.

La pelea es buena, larga y divertida, pero no consigue transcender.

Puntuación: ***1/2

martes, 25 de abril de 2017

Roman Reigns vs The Undertaker, WWE WrestleMania 33




He intentado posponer la revisión de esta lucha, la que será posiblemente la última en la carrera de Undertaker. Me quedé dormido mientras veía WrestleMania 33 en directo. Por algún motivo, no soporté despierto a las 5 de la mañana la lucha entre Bray Wyatt y Randy Orton. Por eso, no había visto la lucha entre Undertaker y Roman Reigns hasta ahora.

Lo que había leído sobre la lucha era casi todo muy negativo. Pero no le daba mucho valor a esas críticas, dado que una victoria de Reigns sobre el Deadman va a ser vista con odio por cualquiera. Los críticos que han podido ver esto con menos prejuicios, o aquellos que no odian tanto a Roman, la han tenido en mejor consideración, así que no soy tan pesimista. En todo caso, lo importante es que la vea yo mismo, porque de las opiniones ajenas no puedo fiarme.

Por lo que se ha sabido, y por lo que se hablaba a principios de año, la idea original en WWE era que Undertaker derrotara a AJ Styles en Royal Rumble, y se convirtiera en campeón de WWE. Posteriormente, perdería el campeonato en Elimination Chamber, siendo eliminado de la jaula por John Cena, lo que llevaría a las dos leyendas a tener una batalla en el gran evento del año en WWE. Por otro lado, The Miz pelearía con Shinsuke Nakamura en WrestleMania con el título Intercontinental en juego. Vamos, que todo era bueno. Pero a alguien, posiblemente Kevin Dunn, se le ocurrió la historia de que Cena pidiera en matrimonio a Nikki Bella, quizás para ayudar a los ratings de Total Divas, que, en realidad, aún así siguen cayendo en picado. En consecuencia, el Enterrador se quedó con un nuevo rival, que era Roman Reigns.

Esta decisión destruyó una cartelera que hubiera sido espectacular, y hubiéramos tenido dos grandes batallas de Undertaker antes de su retiro. Pero no vale de nada lamentarse. WrestleMania no a estado tan mal, hay muchas luchas buenas, como se puede extrapolar de los reviews que he hecho últimamente. Pero Undertaker merecía más para acabar su carrera.

Roman Reigns es el nueva Ace de la empresa, y este es su tercer main event consecutivo en WrestleMania. Después de vencer a Braun Strowman y a Undertaker, tan solo le quedará por delante Brock Lesnar, para confirmarse como el más poderoso del cotarro. Y de eso va, en realidad la rivalidad. Reigns eliminó a Undertaker en Royal Rumble, y afirma que este es su cortijo ahora, que Undertaker es el pasado. Este quiere demostrar que sigue siendo el que manda aquí

No me parece muy justo eso, porque Undertaker nunca ha jugado ese papel. Quieren vender esto como un cambio generacional, y sería normal en un Reigns vs Cena, pero no con Undertaker, que  no es de la generación anterior, sino que es de hace 3 generaciones, y por tanto, dada su avanzada edad, no puede quedar creíble en una batalla de poder a poder. Por otro lado, el nunca ha sido el Ace de la compañía, nunca ha acumulado grandes victorias y títulos, sino que siempre se ha dedicado a contar historias secundarias, y a elevar a talentos nuevos. 

Pero, a pesar de que la historia no concuerda con la realidad, es buena. Undertaker se describe como el ser invencible de la empresa en el pasado, y Roman es ahora el que manda. Es la historia que se quiere contar, y se cuenta, de una forma notable. Undertaker comienza atacando sin piedad, y en varias ocasiones, lanza a Roman por encima de la tercera, haciendo referencia a su eliminación del rumble, y declarando, explícitamente, que es el rey del patio.

Tenemos, posteriormente, un duelo de golpes en la cara, de muy vieja escuela. Taker lanza puñetazos, patadas, y hace su famoso combo de Snake Eyes + Big Boot + Leg Drop. Roman usa sus patadas en la esquina del ring, y sus Superman Punch. Asimismo, en un nuevo intento de patada en el filo, es recibido con un puñetazo brutal.

Undertaker golpea la cabeza de Reigns contra las mesas de comentaristas, y aplica un ChokeSlam ahí. Cuando va a por un tombstone, se traga una lanza, rompiendo la mesa con su espalda. Por suerte, aquí no hay descalificación, no hay count out, así que tiene tiempo de sobra para volver al ring. 

Entran en juego las sillas. Taker las usa para atacar brutalmente a su rival, y consigue aplicar un Tombstone. Reigns sobrevive, y Taker se lamenta, porque sabe que le queda poco tiempo. Las fuerzas le abandonan. Roman escapa de una nueva tumba, e intenta reversarla, pero Undertaker no es físicamente capaz de hacer el movimiento. Es un botch, pero tiene sentido dentro de esta historia. Taker no es capaz de luchar como antes, y Reigns es el nuevo rey del patio.

Taker se arrastra para coger de nuevo la silla, pero Roman la bloquea con el pié, en una imagen de impotencia del Enterrador que lo dice todo. Roman comienza a lanzar Spear tras Spear, mientras el cansado, viejo e impotente Undertaker se empeña en seguir con esto. Roman lo mira ya con desprecio, pensando que Undertaker debe dejar de arrastrarse, lo que el público sanciona con un abucheo. 

Hay una imagen fantástica, con un plano seleccionado deliberadamente. Después de varios spears, Taker está tendido, y hace su típica resurrección, ante una gran explosión del público. Pero no consigue completarla, y la decepción es absoluta, y empieza a sentirse en el ambiente la aceptación de la realidad. Reigns corre de cuerda a cuerda, impulsándose, para hacer un spear final que acaba con la carrera de Undertaker.

Normalmente, la última lucha de WrestleMania acaba con el vencedor celebrando, pero esta vez no. Se permite a Undertaker vestirse, y quitarse los guantes, la capa y el sombrero, y dejarlo en medio del ring. El mensaje de que es el fin del personaje es claro. Undertaker se retira.

Creo que la historia está muy bien contada, a pesar de un par de botches, hay que tener en cuenta que Taker está luchando en el main event de WrestleMania, con 50 años, en una lucha de casi media hora. No se puede decir que este sea un mal combate, porque el objetivo es contar una historia, y aunque a nivel físico es mejorable, la historia está bien contada.

En el Raw siguiente, Reigns aparecería para recibir un gran abucheo, sin necesidad de decir una palabra. De Undertaker no sabemos nada, es de esperar una confirmación oficial de su retiro, y un exaltamiento al Salón de la Fam de WWE.

Puntuación: ***1/2

viernes, 3 de marzo de 2017

Samoa Joe vs Roman Reigns, WWE RAW 06/02/2017



Últimamente, hemos tenido main events en Raw que han llamado mucho la atención. Vamos a repasarlos.

Triple H y Seth Rollins al fin se vieron las caras después de mucho tiempo. Pero para defender al jefazo de NXT apareció Samoa Joe, que es algo así como su guardaespaldas. El ex-TNA nunca recibió una oportunidad, hasta que Hunter le fichó, y por eso le está muy agradecido. Samoa Joe le dio una buena paliza a Rollins, y le lesionó, de forma legítima. Por suerte, Rollins se recuperará para estar en WrestleMania. Tan solo faltaría, dada la horrible cartelera que vamos a tener, que tampoco estuviera este año Rollins. Su lucha frente a Triple H puede ser muy buena (o muy mala, con el Rey de Reyes nunca se sabe).

La semana siguiente, tendríamos una lucha entre Joe y Roman Reigns. Parece que el primero va a tener un buen push, al menos en primera instancia. Tiene su personaje antiguo de tipo feroz y asesino, aunque en WWE parece un poco raro, puesto que es pequeño y debil en comparación con sus rivales, pero su espíritu violento le permite jugar ese rol.

Esta lucha ha gustado mucho en Internet, aunque yo no le veo la gracia. Ver a Joe ganar a Reigns ha debido provocar muchos orgasmos, pero eso no justifica algunas notas que he visto por ahí. 

El nuevo ataca a Roman por la espalda, antes de comenzar la lucha. Se muestra muy violento, hace bien su trabajo. Reigns acepta luchar, a pesar de estar dañado, y la cosa comienza oficialmente, con un dominio absoluto de Joe, que utiliza golpes contundentes. El ritmo va decayendo, y Roman tiene un come-back final, que le acerca a la victoria, pero en ese momento aparece Braun Strowman, que le despista lo suficiente como para que Samoa Joe le agarre y le aplique un STJoe para ganar. Parece que este será su finisher a partir de ahora.

La lucha no me parece muy relevante.

Puntuación: **1/2

jueves, 9 de febrero de 2017

Kevin Owens vs Roman Reigns, WWE Royal Rumble 2017



Cómo decía cuando comenté la lucha entre Cena y Styles, Royal Rumble nos dejó una batalla real muy aburrida, pero dos combates por los títulos mundiales realmente buenos. No me sorprendió que la pelea entre John y AJ fuera de gran nivel, pero sí que me resultó llamativo que lo fuera el enfrentamiento entre Kevin Owens y Roman Reigns por el título universal.

No espero, en general, mucho de Owens y Reigns. Roman tiene poco talento en el ring, y poca capacidad oratoria, o sea, que es insoportable. Pero ha llegado a dar grandes luchas, apoyado en la categoría de súper hombre que le ha otorgado la empresa, que le da un toque de epicidad a sus batallas. En cuanto a Kevin, aunque tiene talento en ambos campos, su personaje no tiene definición ninguna, y eso hace que no me interese, si no es luchando frente a Zayn. Y es que, aunque sé quien era en las indies, no sé quien es en WWE. No es un bully, ese papel lo tenía Ryback. Owens, como decía Russo, solo es un chico gordito.

Pero dio una buena lucha en Royal Rumble 2016 frente a Ambrose, en una lucha sin reglas, sacando esa vena hardcore que mostró en CZW en su día, y un año después, vuelve a hacer lo mismo frente a Roman, aunque en este caso, en lugar de luchar por el título IC, defiende el campeonato mundial. Es un gran avance. 

La lucha es un brawl, una buena batalla. Recordad que Jericho está colgado en una jaula para tiburones, arriba del ring, para que no pueda meterse, como hizo en anteriores combates. Es algo que se aplicó en el pasado, sobre todo con Paul Ellering, manager de los Road Warriors, y actual manager de The Autors of Pain. Pero repasaremos esa historia en un par de días.

Hay poco que analizar de esta lucha. Son dos tíos matándose, con todos los objetos que encuentran. Está muy bien un frog splash de Owens sobre Reigns, desde el esquinero, cuando este estaba en una mesa en ringside. Es una ataque bastante impresionante. También está bien el momento en el que Owens pega un Super Man Punch con un puño de hierro que le pasa Jericho desde su jaula. Aún así, Roman no es derrotado. 

Reigns está a punto de ganar después de lanzar a Kevin sobre una estructura de sillas que él mismo había construido al principio del combate. Le remata con una power bomb sobre la mesa de comentaristas, y esto parece listo para sentencia. Hasta que aparece Braun Strowman, y destruye a Roman, aplicando un Running Power Slam sobre una mesa. Gracias a esto, Owens gana, y el público, que ha estado muy emocionado durante toda la lucha, se lo agradece al gigante, que cada vez se muestra más imponente.

Puntuación: ***3/4

lunes, 30 de enero de 2017

WWE Royal Rumble Match 2017



Tengo que confesar que tenía bastante 'hype' por el Royal Rumble Match de este año. Pobre de mí, que todavía confío en los bookers de WWE.

El evento Royal Rumble no ha estado mal. Las luchas titulares están bien, incluida la del título crucero, para variar. Ya las repasaremos durante los próximos días. Pero hoy voy a hablar del Royal Rumble Match, que es el que estropea la noche, sobre todo teniendo en cuenta que dura una hora, siendo una parte muy importante del PPV.

Royal Rumble es una lucha única. Solo se da una vez al año, y lo que ocurra, para bien o para mal, va a pasar a la historia, necesariamente. Por eso, sería de esperar que hubiera un equipo de guionistas,o bookers, escribiendo una historia interesante, para que la batalla sea recordada como algo grande. Pero no, como pasó en el Rumble de 2015, aquí nadie ha escrito nada, no pasa nada en toda la batalla, no avanzan, casi, rivalidades, ni hay actuaciones individuales especialmente reseñables.

No hay apariciones sorpresa interesantes, tampoco. Eso no es muy malo, porque las grandes estrellas de la batalla ya habían sido anunciadas, con el fin de llenar el AlamoDome de San Antonio. Pero Goldberg, Lesnar y Undertaker cobran mucho por combates reales, lo que significa que podían estar poco tiempo sobre el ring, así que llegan todos al final de la batalla. Mientras tanto, casi nada importa.

Empiezan Big Cass y Chris Jericho, que no hacen... nada. Entran Kalisto, Mojo Rawley, y Jack Gallagher como representante del programa 205, con su paraguas, haciendo un par de cosas divertidas. Luego entra Mark Henry, que tiene una buena reacción del público, ya que es texano, y elimina al crucero.

Posteriormente, entra Braun Strowman, que es lo mejor de todo el Rumble. Recordemos que, previamente, le había costado la lucha titular a Roman Reigns, pero a él no se le ocurre entrar a vengarse. Eso hubiera sido lógico.

Strowman elimina a todo el mundo, menos a Jericho, que es el único que tiene cabeza suficiente como para huir. Henry opone un poco más de resistencia, pero es inútil. Justo después entra Sami Zayn, el gran rival de Braun, que intenta realizar una nueva gesta, sin éxito en primera instancia. Luego llega Big Show, que tiene un buen duelo con Braun, pero sale derrotado, no sin antes dejar KO a Jericho con un puñetazo.

Con el número 10, entra, de NXT, Tye Dillinger, The Perfect 10. Era una entrada un poco obvia. Tye se une a Sami para intentar derrotar a Braun, que es demasiado fuerte. Otra sorpresa obvia es James Ellsworth, que no se atreve a entrar, hasta que sale el siguiente luchador, Ambrose, que le obliga a subir, tan solo para que sea destruido. El siguiente en entrar es Baron Corbin, que aprovecha una Helluva Kick de Zayn sobre Braun para eliminar al monstruo, de una forma un poco fría.

Y aquí muere la lucha. Hasta entonces había estado bien la cosa, pero ahora tenemos una media hora por delante en la que no pasa nada. Empiezan a entrar luchadores, pero ninguno sale fuera. Se amontonan. Kofi Kingston tiene su momento de escapar de la eliminación, agarrándose al poste  exterior del ring. Pero lo más llamativo es la eliminación de New Day por parte de la pareja formada por Sheamus y Cesaro, que justo después son sacados fuera por Chris Jericho.

Siguen entrando luchadores. Randy Orton y Bray Wyatt coinciden. Llega Luke Harper, y les ataca, continuando con la historia de la Familia Wyatt. Está a punto de aplicar un Sister Abigail a su señor, pero se come un RKO, como la mitad del ring.

También sale Dolph Ziggler, que aplica superkicks también a todo el mundo. Aparece Apollo Crews, que se supone que está en rivalidad con Dolph, pero este ni le mira. Luego se pasa la vida por los medios, hablando de lo bueno que es. La gente grita "booring" y "Bullshit", porque aquí no pasa nada.

La cosa se anima cuando llega Brock Lesnar, con el número 26, y asesina al ring completo. Y en el ring hay gente muy importante, como Bray, Orton, Jericho o Rusev. Lesnar elimina a Ambrose y a Ziggler, como si no valieran nada. Como tampoco han hecho nada destacable en toda la batalla, a nadie le importa. No hay ninguna referencia a la rivalidad pasada entre Lesnar y Ambrose. Con el número 27, tenemos la aparición sorpresa de... Enzo Amore. Lesnar le destruye con un clothesline, y le elimina.

Ahora llega Goldberg. Aplica un Spear a Lesnar, y le elimina. A este se le queda cara de tonto, porque le ha hecho lo mismo que en Survivor Series. Gran jugada, y gran preparación de cara a WrestleMania. Como WWE cuenta con pocas apariciones de los dos luchadores, y Goldberg no está en condiciones de luchar mucho, han creado una historia que se adapta perfectamente a esta falta de medios. Es parecido a lo que hizo Steven Spielberg en Tiburón, que podía mostrar poco, y mal, al bicho, lo que  hizo a la película ganar en tensión por el terror a sus contadas apariciones.

Llega Undertaker, y se mira cara a cara con Goldberg. Va a por ChokeSlam, pero se meten Rusev y Corbin, que acaban eliminados. Spear de Goldberg sobre Taker, pero cuando el ex WCW elimina a Harper, el Deadman le echa fuera. Da pena, porque no llega a haber emoción entre los 3 grandes, no hay grandes batallas entre ellos.

Con el número 30 sale Roman Reigns, a quien nadie espera, la verdad. Elimina a Undertaker, cuando este estaba sacando a Zayn. El público no reacciona nada bien a esto, porque teme que otra vez va a ganar Roman. Reigns consigue echar a Jericho y Wyatt del ring, pero no puede con Orton. Randy gana, y va a WrestleMania, lo que significa que su storyline con Bray tendrá el título de por medio.

Por cierto, ni rastro de Seth Rollins, ni de su rivalidad con Triple H. Lo sacaron del Rumble en Raw para... nada.

Puntuación: **1/2 

viernes, 25 de noviembre de 2016

Team Smackdown Live vs Team Raw, WWE Survivor Series 2016



Tras la separación de marcas en WWE, comenzó una pequeña rivalidad entre Raw y Smackdown Live. La marca azul pasaba a emitirse en directo los martes, en la misma cadena que Raw, USA Network, así que cabía, incluso, una batalla por los ratings.

Pero esa pelea ha sido bastante amistosa, porque los que mandan en Smackdown, Shane O Mac y Daniel Bryan; y los que mandan en Raw, Mick Foley y Stephanie McMahon; son todos face. Bueno, Steff seguramente no, tan solo lo está fingiendo, pero mientras tanto, no hace nada que sea muy odioso.

Llegamos a Survivor Series, y, aparte de la lucha entre Lesnar y Goldberg, el evento se centra en el enfrentamiento entre las dos marcas. Hay una lucha por el campeonato IC de Smackdown, una lucha por el campeonato Crucero de Raw, una lucha tradicional de eliminación entre equipos de mujeres, una lucha tradicional de eliminación entre equipos de tags, y una lucha tradicional de eliminación entre equipos de hombres. Esta última lucha es, a mi entender, lo mejor del PPV, a nivel luchístico.

Hay que recordar que Undertaker apareció en el Smackdown previo para amenazar a los miembros del equipo azul. Si perdieran, habría consecuencias. Además, ese tipejo que sale últimamente, James Ellsworth, hace de mascota de Smackdown.

En el equipo de Raw, están los super-amigos, Chris Jericho y el Campeón Universal, Kevin Owens. También están los dos principales faces de la marca, que están rivalizando con ellos, Roman Reigns y Seth Rollins. Cierra el team el bestiajo Braun Strowman, un tipo que nunca ha sido derrotado, y que da verdadero miedo.

En el Team Smackdown, están Dean Ambrose y el Campeón de WWE, AJ Styles, que rivalizan por el título desde hace tiempo. Les acompañan Bray Wyatt y el nuevo miembro de la familia Wyatt, Randy Orton, que tarde o temprano se levantará en armas contra su amo, demostrando que todo era una obvia farsa. Y el quinto miembro es el comisionado Shane, que sustituye a Baron Corbin, agredido en su momento por Kalisto.

Dado que el PPV duró 4 horas, sin contar el previo, y que el main event fue muy corto, para esta pelea les dieron a los luchadores todo el tiempo del mundo. Entre promo, entradas, lucha y post-match, la cosa durará como hora y media. Y está bien que así sea, porque aquí no hay participantes random, está lo mejor de cada casa, así que no sería correcto que hubiera aliminaciones que no estuvieran bien contadas. Todos tienen que mantener su papel, y creo que esa es la gracia del combate: todos hacen lo que tienen que hacer.

Comienza la cosa con varios enfrentamientos, muy normalitos y muy ordenaditos. Hasta que se arma la gorda. Empiezan a matarse todos los luchadores, algunos vuelan a ringside, y quedan en el ring, tan solo, dos luchadores de Smackdown, Aj Styles y Dean Ambrose. Se pelean entre ellos, aunque Shane intenta impedirlo. Cuando las cosas se calman, Styles ataca por la espalda al lunático, lo que aprovecha Strowman para destruirlo. Uno menos.

El monstruo de Raw arrasa con todos, nadie puede con él. Es muy poderoso, y así se muestra. Limpia una mesa de comentaristas, para aplastar a Shane contra ella, pero aparece Randy Orton de la nada, y le aplica un RKO. Entre The Viper y Wyatt sujetan a Strowman (que anteriormente había hecho caso omiso a las órdenes de su antiguo amo), para que Shane salte desde el esquinero del ring, con un Flying Elbow. Gran golpe.

Braun, a pesar del daño recibido, está a punto de llegar al ring antes del conteo de 10, pero lo impide James Ellworth, quien le sujeta desde debajo del cuadrilátero. Strowman es eliminado, y se enfada. Asesina a James, lanzándolo desde la rampa a unas mesas que había abajo.

Buena historia la de Strowman, y la cosa sigue en un 4 contra 4. De nuevo, la lucha es ordenada, castigando los rojos a Shane. Esto es así, hasta que los super amigos canadienses, que juegan en casa y, por tanto, tienen el apoyo del público, empiezan a meter la pata. Owens entra para defender a su compañero, pero lo hace atacando con la famosa lista de Jericho (dónde apunta a todos los estúpidos idiotas). Owens es descalificado, y Jericho se vuelve loco, recogiendo las hojas tiradas de su amada libreta. No han llegado las tablets, ni Microsoft Office, al wrestling, así que este tío va por ahí con un montón de folios. Al canadiense le cae un RKO Outta Nowhere, y queda eliminado. El equipo de Raw se mete en problemas, con un 2 vs 4.

Shane McMahon lucha contra Roman Reigns. Consigue un poco de ventaja, y decide realizar un Coast to coast sobre el Imperio Romano. Pero recibe un fuerte spear en vuelo. El referee va a hacer un conteo, pero este no llega a 3. Algo va mal, Shane se ha llevado un buen golpe, y es eliminado por KO. La gente se preocupa, pero se queda en un susto.

La batalla pasa al ringside. Hay golpes por todos lados. Vuelve Dean Ambrose, y se une a los otros miembros de The Shield para atacar a AJ Styles. El campeón de Smackdown recibe una triple powerbomb sobre una mesa, y claro, perece. La cosa se vuelve a igualar. 

Roman Reigns y Seth Rollins se enfrentan a Bray Wyatt y Randy Orton. Luke Harper, aparece para despistar y atacar a los ex-Shield en los momentos precisos. Gracias a ello, Seth Rollins se traga un RKO de la nada, y Reigns un Sister Abigail. El equipo de Smackdown sale victorioso.

Gran victoria para la familia Wyatt, que vuelve a los primeros planos. Parecía que la rivalidad entre Bray y Orton era algo secundario, pero son dos luchadores muy importantes, y hay que tenerlos en cuenta. La lucha está muy bien, todos los wrestlers son valiosos, y todos hacen su parte, avanzando en todas las historias: la amistad entre Jericho y Owens, y la tontería de la lista; la nueva Familia Wyatt con Randy Orton; la rivalidad entre Ambrose y Styles; la coincidencia de los ex-shields como faces; el poder de Braun Strowman; las tonterías de James Ellworth; y el papel clásico de Shane: utilizar saltos peligrosos para tapar sus carencias como luchador. 

Puntuación: ****

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Roman Reigns vs Seth Rollins vs Braun Strowman vs Chris Jericho vs Kevin Owens, WWE RAW 07/11/2016



Estamos a unos días de Survivor Series 2016. un evento que WWE ha construido para que vuelva a ser uno de los 4 principales PPVs del año. Es muy temático, con importantes luchas de eliminación en el marco RAW vs Smackdown, y con un Lesnar vs Goldberg muy esperado en el main event.

Es interesante, porque los luchadores principales de cada marca están en el RAW vs Smackdown, no hay luchas por los títulos mundiales. Incluso Shane McMahon estará en esa batalla. También es arriesgado, porque eso implica que muchas grandes estrellas tendrán que salir derrotadas de esa batalla, que es justamente lo que siempre se ha intentado evitar.

En el pasado Raw, los 5 miembros del grupo de Raw se enfrentaron entre sí. Las luchas grupales en el programa de los lunes por la noche siempre son buenas, aunque en esta hay demasiada gente, y nada en juego. Pero viene bien, a veces, relajarse y ver algo no muy exigente.

Participan en la contienda Seth Rollins, Roman Reigns, Braun Strowman, Chris Jericho y el Campeón Universal, Kevin Owens.

La lucha es poca cosa. Sirve para ver a Strowman en un reto de verdad, y, de hecho, los primeros minutos de la contienda giran en torno a él. Puede contra todos, de manera individual, pero también cuando le atacan en grupo. Finalmente, le pegan todos su mejor golpe en la cara, para sacarlo del ring, y permitir un poco de lucha.

Tenemos a los dos faces, Rollins y Reigns, que se unen para luchar contra el equipo Jeri-KO. Después de unos minutos, Rollins le pega el Pedegree a Jericho, mientras Reigns le pega el Super Man Punch a Owens, que cae sobre su compatriota, y la cuenta llega a 3.  Victoria para el campeón, aunque no muy digna, como su irrelevante reinado en general.

Puntuación: **3/4

lunes, 1 de agosto de 2016

Roman Reigns vs Sami Zayn vs Chris Jericho vs Sheamus, WWE RAW 25/07/2016



Ya comentamos la primera Fatal 4 Way del RAW del 25 de julio. Finn Balor ganó, y como consecuencia, se enfrentaría, en el main event, al ganador de la segunda pelea de 4, con la intención de conseguir una plaza en la lucha por el nuevo campeonato universal de WWE en SummerSlam.

La segunda batalla clasificatoria es un pelín peor, pero sigue siendo un espectáculo terriblemente entretenido, con un público enfervorecido. Participan Roman Reigns, tachado de perdedor previamente, Sami Zayn, Jericho y Sheamus. No está mal la participación, tampoco, en este caso.

Los dos malos se van, directamente, a por Reigns. Sami vacila, no sabe qué hacer, y acaba uniéndose al ataque. Pero Sheamus y Jericho se van a ringside, a cargarse allí al medio samoano, mientras Sami observa sin hacer nada.

Grave error, puesto que, ahora, estos dos van a por él. Después de una paliza un poco aburrida, Sami consigue librarse de ellos. Pero es ahora, Roman, el que ataca al canadiense por la espalda. Su dominio sobre él también se hace un poco pesado.

Pero la cosa se va animando, poco a poco, la epicidad de la batalla aumenta. LLega un punto en el que todos buscan ganar de forma desesperada, así que caen Helluva Kicks, Brogue Kick, Walls of Jericho, Super Man Punch, Code Breaker... Hasta que Roman caza a Jericho con un Spear para ganar.

Muy divertida, un poco peor que la anterior.

Puntuación: ***1/4

sábado, 30 de julio de 2016

Roman Reigns vs Dean Ambrose vs Seth Rollins, WWE Battleground 2016



Cuando The Shield debutó en 2012, ayudando a CM Punk a retener su WWE Championship ante Ryback, si no me equivoco, yo no daba mucho crédito al stable. Pensé que WWE volvía a hacer otra tentativa en esto de los stables, pero que no sería capaz de llevar el storyline hacia delante, porque no es capaz... nunca.

Pero Shield no fue Nexus, a estos no los dejaron en ridículo a la primera de cambio, sino que los mantuvieron invictos durante meses y meses, quedando, sus miembros, como grandes luchadores, y ahora, son los 3 principales main eventers de la compañía. Mientras tanto, de los 9 miembros de Nexus originales, solo quedan dos activos, Heath Slater y Darren Young, y los dos son de chiste.

Era obvio que Reigns acabaría siendo el superhéroe de la empresa, y Rollins el malote más malote. Pero no esperaba, hace unos meses, ver a Ambrose al nivel de ambos. Desde que formaron su tercia, todo el mundo esperaba ver una triple amenaza entre ellos, y parecía que era algo que WWE se guardaría para SummerSlam o WrestleMania, pero, finalmente, y después de la separación de rosters, la hemos visto en Battleground 2016.

La lucha ha gustado bastante. Me parece buena, muy entretenida, aunque muy centrada en los finishers. Y con algunas perspectivas de cámara extrañas, porque en dos vuelos, vemos caer, primero a ROllins, y luego a Ambrose, aparecentemente desde el cielo.

Comienzan las hostilidades, con las duplas Stephanie/Foley (Raw) y Shane/Bryan (Smackdown) en ringside. Tanto Smackdown como Raw quieren quedarse el campeonato (recordemos que Ambrose se queda en Smcakdown, mientras que los otros dos son de Raw).

Rollins intenta chocar los puños con sus rivales, el gesto típico de The Shield. Pero a cambio, lo tratan como una mierda, y le echan del ring. Cada vez que intenta subir, le hacen lo mismo, y resulta humillante. El combate transcurre con intercambios entretes pero un poco superficiales entre los tres, con Reigns buscando Super Man Punch por todos lados. Entre Rollins y Ambrose, en un bonito guiño a The Shield, aplican una Super Powerbomb contra la mesa de comentaristas en español, que se jala el samoano.

Rollins y Ambrose luchan entre sí, con el primero destrozando la espalda del segundo, después de un buen sillazo. Vuelve Reigns, y aplica dos grandes Power Bombs a sus enemigos, devolviéndoles la jugada. Rollins y Reigns quedan solos, Reigns soporta el Pedegree, y consigue impactar con el Spear, pero Ambrose aprovecha la confusión, y le pega un Dirty Deeds sorpresivo, con el que le gana.

De nuevo, tras la suspensión, Reigns es derrotado limpiamente, algo que no podríamos ver antes. El título se queda en Smackdown, Shane y Bryan celebran, como todo el roster de Smackdown, que aparece, comandado por John Cena.

La lucha es emocionante, y tiene muchas referencias a The Shield, aunque no es muy muy buena.

Puntuación: ***1/2

viernes, 24 de junio de 2016

Seth Rollins vs Roman Reigns, WWE Money in the Bank 2016




La tercera gran lucha del evento Money in the Bank 2016, es la lucha titular, una lucha que se venía esperando desde hace mucho tiempo: Seth Rollins vs Roman Reigns. En principio, con un Rollins volviendo tras una larga lesión, se esperaba un doble turn, que es lo que viene queriendo la gente. Pero no existió, así que tenemos al malo aplaudido, y al bueno abucheado.

Sin embargo, sería el propio Roman, chutándose algo, el que se ocuparía de cumplir con los deseos del público, forzando a WWE ha dejarlo fuera de acción durante un mes. Pero vayamos a la lucha.

La lucha está muy bien. Y de hecho, Roman Actúa como heel, dominando buena parte del principio de la contienda. La cosa se anima cuando Seth comienza con su comeback. Como su finisher es el Pedegree, va en consonancia con todos los ataques a la cara que propina, incluidos dos topes suicidas seguidos. Los ataques de Rollins son fantásticos, siempre con un objetivo. Por desgracia, a pesar de que el finisher de Roman es un Spear, no tiene ningún movimiento en su repertorio contra el estómago. Pero pega una Power Bomb muy poderosa.

Gran rodillazo, y Frog Splash de Rollins. Después, trabaja también la espalda de su rival, con sus típicas powerbombs en el esquinero, con las que lisió a Sting, además de un par de power slams más. 

Los dos guerreros se miran en el suelo, con mucho odio. Roman consigue aplicar el Super Man Punch, y va a por el Spear en ringside, pero Rollins esquiva, y el medio samoano se traga los protectores. Está mal, los doctores vienen a atanderle, muy mareado. Seth lo mete en el ring, intenta sacar ventaja, pero se come, ahora sí, un Spear.

Hubiera sido perfecto, en ese punto, que Roman hubiera vendido el golpe anterior, puesto que al aplicar un Spear, golpea con la misma parte dañada. Pero no tiene cabeza para eso, estropea algo que hubiera quedado genial, sobre todo teniendo en cuenta que en el siguiente intento de Spear, Rollins convierte el ataque en una especia de Pedegree. La cuenta no llega a 3, pero posteriormente, otro Pedegree si que da como resultado la victoria de Rollins, que vuelve a ganar el título que nunca perdió.

Después del combate, ocurre lo que yo había imaginado tras ver el Raw anterior. Ambrose llega, ataca por la espalda a Rollins con el Maletín de dinero en la banco, y lo cobra para ganar el título. De esta manera, en la misma noche tenemos a los 3 Shields como campeones mundiales de WWE, y tendremos la esperada Triple Amenaza entre ellos en Battleground, si bien lo suyo, por el nivel de la lucha, sería haberla visto en SummerSlam. 

Aunque por primera vez en mucho tiempo, WWE ha tomado una gran decisión de bookeo, que dio como resultado una gran alegría para el público presente y una gran subida de audiencia, parace que el motivo subyacente de esta decisión es el fallo en el test antidrogas de Roman, que estará 30 días fuera de circulación, pero parece que llegará a tiempo para Battleground.

Puntuación: ***1/2

domingo, 12 de junio de 2016

Cody Rhodes y Goldust vs Roman Reigns y Seth Rollins, Raw 14/10/2013



Como pequeño homenaje a Cody Rhodes tras su salida de WWE, estamos repasando el entretenido feudo entre La Autoridad y la familia Rhodes.

Como vimos previamente, Cody se atrevió a cuestionar los designios de Triple H, y este le obligó a jugarse su carrera frente a Randy Orton. Fue derrotado, y por tanto, despedido.

La semana siguiente, Goldust volvió a la empresa. Recibió una oportunidad para recuperar el empleo de su hermano, luchando también contra Randy Orton. Si ganaba, Cody Volvería a la empresa, pero si perdía, él no podría volver jamás. Perdió.

La tercera semana nos deparó la aparición de Dusty Rhodes, el padre de ambos. Stephanie McMahon intentó humillarle, y este la mandó al infierno. Como consecuencia, se le ordenó al Big Show noquear al American Dream de un puñetazo.

Recibiendo tal ataque, Dusty consiguiendo que sus hijos tuvieran la oportunidad de recuperar su trabajo, enfrentándose a los Shields, campeones en pareja. Pero, si perdían, también Dusty perdería su trabajo en el Performance Center. Cody y Dustin lucharon, con el apoyo de su padre desde ringside, frente a Reigns y Rollins en Battleground, en una muy buena lucha, de la que salieron triunfantes. 

Después de eso, tendrían la posibilidad de luchar por los títulos Tag, en manos de ROllins y Reigns, en un programa de Raw. Y esta lucha titular es también de un nivel alto, un nivel parecido al de la lucha de PPV, aunque sin Dusty de por medio. Y eso se nota, porque esta lucha es sin DQ, aqí que las interferencias de Ambrose ni están penadas.

The Shield domina, pero los comeback de los Rhodes son tremendos. Después de un hot tag, Cody entra con todo, con su Disaster Kick, y su MoonSault. Ambrose se une a la batalla como uno más, aunque Goldust se los quita a todos de encima a base de sillazos. 

A pesar del buen trabajo de Cody, este acaba fuera de juego, después de recibir una powerbombs sobre las vallas por parte de Rollins. Goldust lucha contra los 3 Shields, como una bestia, pero Reigns acaba aplastándolo a él también contra las vallas, después de un Spear. Todo parece perdido para los Rhodes, pero aparece el Big Show, y los masacra a todos. Tras un puñetazo a Rollins, Cody hace el conteo sin problemas.

Show se va entre el público, gritando Yes! Yes! Yes! mientras aparece Triple H para mostrar su enfado. Esto debería haber acabado en una lucha entre ellos, pero no fue así, se cargaron la rivalidad con un Show vs Orton que fue muy malo.

Puntuación: ***1/2  

miércoles, 25 de mayo de 2016

Roman Reigns vs AJ Styles, WWE Extreme Rules 2016



Roman Reigns es el centro del mundo del Wrestling actual. Entre WWE, que lo ha convertido, por narices, en su gran campeón, y  el público, que se divide entre los que le odian y los que le aman, todos están pendientes de él. Mientras, lo que a Roman le preocupa es demostrar que no es tan mal wrestler como se piensa.

Con su lucha en WrestleMania frente a Triple H, no consiguió demostrarlo, desde luego. Después de eso, y de forma probablemente deliberada, WWE le puso en una rivalidad con AJ Styles, para que luchara con un worker con el que poder demostrar sus cualidades. Y misión cumplida, porque las dos luchas que ha tenido son bastante buenas.

Durante la rivalidad, se han metido Anderon y Gallows, formando The Club, version de WWE de The Bullet Club, pero AJ no acaba de dar el paso a rudo, la historia va para largo, y ya veremos si Balor tiene algo que decir. Por su parte, Reigns tiene en su esquina a sus primos, los Uso. En Extreme Rules, AJ y Roman luchan por el título de WWE en un extreme rules match.

Una lucha bastante buena, en la que el público es bastante importante, porque ya, desde el comienzo, le grita a Roman "You can't wrestle" y "You sucks", y la pelea va sobre eso, en buena medida, sobre el campeón intentando demostrar que es mentira. Pronto, los dos luchadores se lían en una brawl, matándose entre el público.

vuelven a la zona de lucha, e intentan tirarse sobre las mesas. Ambos intentan finishers ahí, pero al final es AJ el que vuelva, con la ayuda de Reigns, sobre una mesa. Aún así, el público grita "You Still Sucks!" (todavía apestas), de forma bastante injusta.

Roman deja la espalda de AJ en carne viva, con una gran powerbomb, mezcla de varios tipos de powerbomb. De nuevo, fuera del ring, Reigns reversa un intento de tijeras en golpes contra el ring y contra los protectores, y lo vuelve a tirar contra una mesa, que se rompe de nuevo.

Roman Reigns se muestra como una bestia, que es lo que realmente le hace falta. Parece que puede ocurrir algo parecido a lo que pasaba con Batista, que no convencía cuando era héroe, tan solo cuando podía mostrarse con una bestia desalmada, algo complicado en un face en WWE, puesto que en las luchas face vs heel de esta empresa, generalmente lleva el dominio del combate el rudo.

AJ intenta su comeback, provocando que Reigns se mate contra la valla. Va al ring, a por un antebrazo volador, pero recibe Superman Punch, seguido de spear en ringside. Va Roman a por la cuenta, pero llega The Club, y le aplica su finisher.

Buen uso también de los stables aqui. Los Usos vienen, sacan a los rudos, y le dan frog splash a AJ, pero la cuenta de Roman no llega a 3. Roman vence a los calvos, y lucha contra AJ. Este está a punto de ganar, después de un Styles Clash sobre una silla, pero uno de los Usos lo evita. Es Reigns quien gana después de una Spear.

Una lucha muy buena, y muy distinta a la primera, en la que Roman muestra su lado animalesco, y los stables hacen su parte, mientras AJ vende todo lo que recibe.

Puntuación: ****

miércoles, 4 de mayo de 2016

AJ Styles vs Roman Reigns, WWE Payback 2016




En el main event de Payback 2016, el primer PPV de la nueva era de WWE, tenemos a un recién llegado, después de grandes éxitos en TNA, ROH y NJPW, AJ Styles, como cabeza de cartel, luchando por el WWE World Heavyweight Championship, frente al forzado nuevo héroe de la empresa, Roman Reigns. Una lucha, por cierto, bastante buena, posiblemente la mejor lucha de Reigns desde su enfrentamiento con Lesnar en WrestleMania 31, un poquito mejor que su Last Man Standing con el Big Show.

Se trata de un duelo face vs face. Dock Gallows y Karl Anderson ya han debutado, apoyando al fenomenal, y atacando a Roman. Por ahora, AJ no acaba de pasarse al lado oscuro, pero no me cabe duda de que se consolidará, tarde o temprano, el Bullet Club como stable rudo, quizás con Finn Balor, que ya ha perdido el título de NXT, para estar preparado para subir al main roster.

Antes del main event de Payback, hay un segmento entre Vince y sus dos hijos, en el que el Charman dio poderés a ambos, al 50-50. Vamos, una cosa sin interés que podrían haber dejado para Raw, y poner una lucha más. Pero esto tendrá consecuencias para el main event. 

La lucha, como decía, es bastante buena, creo que se queda a nada de las 4 estrellas. Comienza con un AJ que no se deja ni tocar, lo esquiva todo, y tiene ventaja. Hasta que Roman lo engancha, y luce fortísimo. AJ vende sus ataques como los de un verdadero animal.

A AJ le caen los golpes por todos lados, hasta que vuela con un impresionante Phenomenal Forearm, aplastando a Roman, que estaba en ringside, contra la mesa de comentarios. AJ llega al ring, pero no puede llevar a tiempo al campeón, así que AJ le derrota por Count-out, y se queda sin título.

Ante la decepción del público por el final, aparece Shane McMahon, y dice que en la nueva era, un main event no puede acabar así. Se reanuda la lucha, sin count-out. AJ va a por el 450 splash, lo conecta, pero sobre las rodillas de Roman. Buen golpe en el estómago, útil para acabar ganando con el spear. Va a por otro puñetazo en el estómago cuando AJ salta desde la esquinas, pero le da en sus partes. Aunque es sin querer, Reigns es descalificado, y AJ vuelve a ganar, pero tampoco se lleva el título. Aparece Stephanie para emular a su hermano, y la lucha se reaunuda sin DQ.

La lucha está siendo muy buena hasta ahora, aunque los parones no le ayudan. AJ va a por otro Forearm volador, pero Reigns le alcanza primero con un Superman Punch, en una secuencia también extraordinaria. Le pega otro, y Styles está grogui. Pero llegan Gallows y Anderson, y le salvan el culo. Entre los dos, agreden a Roman, le aplican su finisher conjunto, y lo dejan en manos de AJ, que le pega otro golpetazo más en la cara, un Phenomenal Forearm. Reigns llega a la cuerda, mientras que llegan los Usos a tacar a los Calvos del Bullet Club. AJ vuelva sobre los 4, y luego es Roman el que hace lo propio por encima de la tercera. AJ se libra, y le pega un Phenomenal FOrearm desde el protector del público, seguido de un 450 splash desde la tercera. Reigns sobrevive a estos increíbles ataques. Styles va a por el Styles Clash, pero el campeón se libra, esquiva el siguiente antebrazo volador, y engancha un spear que le da la victoria. La gente está feliz con la lucha, muy buena, independiente del resultado. Sin tanto parón, hubiera sido un MOTYC seguro.

Los jefes hablan en backstage, y están deacuerdo en que AJ merece una revancha. Será un extreme rules match en Extreme Rules 2016.

Puntuación: ***3/4

jueves, 14 de abril de 2016

Triple H vs Roman Reigns, WWE WrestleMania 32




Seguimos repasando el evento WrestleMania 32. por ahora, hemos tenido luchas bastante buenas, pero ninguna espectacular. ¿Podrá el main event convertir este WrestleMania en un evento épico? Ni de coña.

WWE se ha empeñado en convertir a Roman Reigns en su super héroe nuevo. Y forzar al público a quererlo. Ya pasó algo parecido con John Cena, quien también se consagró en WrestleMania, ante un Triple H rudo, y entre abucheos. Pero la era de la web 2.0 es distinta, las redes sociales hacen que el odio se extienda de manera más veloz.

Teníamos a la Autoridad en Raw, molestando siempre, pero si hacer absolutamente nada, ni bueno ni malo. Y a Reigns, que después de perder su primera oportunidad en el main event de WrestleMania, estaba metido en una rivalidad con los Wyatts. Con las lesiones de Rollins, Cena y Sting, de nuevo era hora de convertir a Roman en el Super Héroe que Vince quería, aunque no hubiera nadie que lo tragara. Así que El Imperio Romano destrozó a Triple H, y el propio Vince volvió a escena, para intentar que el público quisiera más al ex-Shield. EL resultado fue un storyline extremadamente infantil, con La Liga de Las Naciones como esbirros de Vince, y este quedando en ridículo, semana tras semana, frente a Reigns.

Esa Storyline diseñada para retrasados, acabó en un Royal Rumble en el que Roman perdió el título de WWE, de forma "muy muy injusta", ante Triple H en la batalla real. Nadie lo hubiera dicho. Tendríamos, obviamente, una lucha entre ambos en WrestleMania, en la que al fin triunfaría el bien.

Entre tanta tontería propia de la WWF del año 90, la cosa se puso un poco interesante unas semanas antes de WrestleMania, cuando Triple H le reventó la nariz a Roman Reigns a base de hostias. El odio entre ambos subió de nivel.

Con esa lesión real, y siendo el pedegree el finisher de Triple H, había cimientos para montar una buena lucha, aunque fuera solo en ese aspecto. Pero no llegan ni a eso. El main event de WrestleMania 32, resulta ser extremadamente mediocre.

Junto a Triple H, aparece en el estadio de Dallas un ejército de calaveras, capitaneadas por Stephanie McMahon. Luego llega Roman Reigns, con fuegos de artificio.

La lucha no es mala en sí, pero no tiene mucho significado. A Triple H, como digo, no se le ocurre pegarle en la cara a un tío al que le rompió la nariz. Tienen una primera parte de brawl normalito, sin nada destacable.

Steph se mete en el ring, y espera media hora en la esquina, discutiendo por nada con el referee, para comerse un obvio Spear. Posteriormente, Triple H ataca los brazos de Roman, para evitar una futura lanza, pero con esos brazos dañados, Reigns lo levanta y le pega bombazos. Nada sirve para nada. Al final, el ex-shield gana con un spear, y se lleva el título.

Todo muy normalito, y sin mucho significado.

Aunque me falta por ver la lucha entre New Day y League of Nations, voy a hacer un juicio del WrestleMania en conjunto. Es un evento que tiene dos luchas muy buenas (charlotte/Banks/Lynch y Styles/Jericho), y otras dos bastante buenas (Ladder, Taker/Shane). Además, tiene mucho espectáculo por la aparición de estrellas (O'Neal, Rocky, Austin, Cena, Michaels, Foley, DDP, Sting...). Pero no tiene ningún MOTY, ninguna lucha genial. Así, queda como un evento entretenido, sin nada rematadamente malo, pero sin nada recordable de verdad, lo cual es trágico para un WrestleMania con 100.000 supuestos espectadores.

Puntuación: **1/2 

jueves, 25 de febrero de 2016

Dean Ambrose vs Brock Lesnar vs Roman Reigns, WWE FastLane 2016



Tercera lucha de FastLane bastante buena, aunque lejana a las 4 estrellas. Creo que llega a esa puntuación en WWE, a estas alturas, va a ser muy complicado. A ver si se recuperan John Cena y Cesaro, que parecen de los pocos luchadores del roster regular capacitados para dar grandes luchas.

El bookeo tampoco ayuda nada. Aquí tenemos una lucha para dilucidar el rival de Triple H en WrestleMania, por el WWE World Heavyweight Championship. Pero todo el mundo sabe que su rival va a ser Roman Reigns, un tipo cuya capacidad está siempre en duda. Y lo ponen en una triple amenaza contra dos faces mucho más queridos que él. No es muy inteligente.

La lucha es muy original. Es un clásico David vs Goliat, pero con dos "davides". O sea, Lesnar es una bestia, con un poder sobre-humano, y los otros dos, que además son amigos, tienen que unir fuerzas a todas horas contra él. Pero esto no se queda en un simple handicap match en el que dos castigan constantemente a uno, porque ese uno es Lesnar, y siempre consigue llevar ventaja, a pesar de enfrentarse a dos rivales.

Lesnar consigue ventaja, pero cada vez que va a acabar con Reigns o con Ambrose, el tercer hombre aparece para conseguir evitar que la lucha se acabe. 

Pero los dos miembros de The Shield acaban aplicando su clásica powerbomb contra la mesa de comentaristas, para conseguir librarse de Lesnar. Ahora, comienzan a luchar entre ellos. Tienen un bonito intercambio, hasta que Ambrose nota que Lesnar se está recuperando, y en ese momento, para de luchar, y le pegan otro bombazo. Nadie sobreviviría a eso.

Ambrose y Reigns vuelven a luchar entre sí, en un enfrentamiento que no está mal, pero que no tiene nada destacable, hasta que Roman va a aplicar un Samoan Drop, y Lesnar les pega a los dos un Suplex muy potente. Lesnar, de nuevo, se propone ganar la lucha, pero Ambrose coge una silla y mata a sus dos rivales con ella, expulsando a la bestia del ring. Roman aprovecha ese momento para aplicar un Spear, y ganar.

Final simple y anticlimático, que se carga una lucha que iba muy bien, y nos deja con sabor a nada. Los sillazos de Ambrose abren una rivalidad con Lesnar, que les llevará hasta WrestleMania, quedándose Chris Jericho, así, sin rival.

La historia contada en la lucha, en sí, es muy buena, aunque con una ejecución mejorable.

Puntuación: ***1/2

martes, 26 de enero de 2016

WWE Royal Rumble Match 2016



El Royal Rumble más interesante de los últimos años está aquí, con el título de Roman Reings en juego, y muchas dudas sobre quién aparecerá.

Veamos, Vince está forzando al público, de una forma casi vejatoria, a amar a Roman Reigns. En realidad ya lo amaban bastante hasta, precisamente, el Rumble 2015, por utilizarlo de forma incorrecta. Pero, en los últimos meses, con Rollins, Cena, Bryan o Sting fuera por lesión, todo a girado en torno a Roman Reigns.

Cada programa de Raw ha ido sobre lo mismo, y cada semana, tanto la Autoridad como La Liga de las Naciones, han quedado como tontos y débiles a pies de Reings. Realmente parece que nos toman por tontos, con cosas que valían con John Cena hace 10 años, pero ahora no. Y valían porque  no había redes sociales, no estaba todo el mundo desproticando conta la empresa 24 horas al día, y porque Cena tiene carisma, y hace grandes promos, mientras que Reigns no sable hablar, y es ridículo verle hacer los típicos gestos de mal actor que hace.

Todo WWE gira alrededor de Roman Reigns, y también lo hace el Rumble. Se ha vendido como 1 contra todos, el primer Rumble en el que está el WWE World Heavyweight Championship en juego, lo que es bastante insultante para la inteligencia de los fans, porque todo el mundo sabe que el título vacante en el 92 fue ganado en el Rumble por Ric Flair. Pero claro, se escudarán en que el campeonato se llamaba de otra forma...

Y Roman, por supuesto, entra con elnúmero 1 en la batalla. Con el 2 entra el poderoso Rusev, de la Liga, que sin embargo, es eliminado pronto. 

Con el numero 3 entra AJ Styles, que debuta en WWE. Es presentado con su nombre de siempre, y con el apodo de "Phenomenal", y la gente lo ama. Gran momento, y gran participación del ex-camepón de TNA.

Algo bueno de este Rumble es que no participan muchos jobbers, la mayoría de los entrantes son gente con currículum, y los que tienen menos opciones, cumplen bien con su personaje. Y no hay parejas, tan solo Kofi de los New Day. Es una pena por gente tan querida como los DUdley o los Usos, pero nadie cree en los miembros de parejas para un campeonato individual, y ocupan dos plazas para nada.

Breeze entra y no dura mucho, y llega Axel, con los Social Outcast, un stable divertido. Todos son aniquilados por Reigns y Styles, y Curtis se va, este año sí, eliminado.

Y llega Chris Jericho, que se ha reservado sin luchar desde que volvió, así que es su primer combate televisado en meses, y le sigue Kane, quien tampoco había salido mucho en pantalla últimamente. Buena participación hasta ahora. El ring se va llenando, y tiene un momento fantástico con R-Truth apareciendo y cogiendo una escalera para intentar llegar hasta un maletín de money in the bank que no existe. El hombre, una vez más, se ha equivocado, y es eliminado por Kane, que suma un punto más a su leyenda en los rumbles.

Sigue apareciendo gente, pero la lucha nunca se hace aburrida, porque la gente que hay es de nivel. Llega Big Show, y se juntan los tres mantodontes de la familia Wyatt. Strowman elimina a Show, Kane y mark Henry, y probando que es el más poderoso. Aparece Owens, que elimina a Styles, y luego aparece otra de las sopresas del rumble, Zami Zayn, que se lía a mamporros con su viejo amigo. Es bueno ver como esa rivalidad sigue manteniendose más allás de las empresas y de las marcas, como las viejas rivalidades mexicanas, que nunca mueren.

Zayn se libra de Owens, y aparece la bestia encarnada, Brock Lesnar, que siembra el caos. Fuera los tres miembros de la familia Wyatt, justo antes de que aparezca el patriarca, pero los 4 se encargan de echarle fuera. The miz hace un buen papel también, apareciendo y lléndose a la mesa de comentaristas mientras todas esas malas bestias desaparecen, para subir al ring justo cuando no están Lesnar, Reigns o los Wyatts grandotes. Pero luego es eliminado pronto.

Porque Roman Reigns pasa buena parte de la batalla fuera. Resulta que aparece Vince McMahon con League of Nations, Rusev, Del Río y Sheamus, y le pegan una golpiza al campeón. Rusev salta sobre él en la mesa de comentaristas en Español, destrozándolo, y haciendo que se lo lleven en camilla, pero no tienen, los malos, luces suficientes para eliminarlo de la battle royal. Se van muy contentos, Rusev se lleva hasta una tele (bromeará en Twitter diciendo que es el Television Champion), alegre por haberse vengando tras su pronta eliminación, pero lo único que consiguen es que Reigns vuelva luego, saltándose media batalla.

Entran Ziggler, Del Río, Sheamus y, finalmente, Triple H, que como era de suponerse, vuelve a por Roman, tras estar fuera después de la paliza que este le metió en Survivor Series. Nada más entrar, le mete un Pedegree a Ziggler. Entre él y Sheamus, consiguen eliminar al gran Bray Wyatt. Persisten Ambrose, Ziggler, Roman y Jericho, ademas de estos dos rudos. Los guerreros restantes intercambian sus finishers, Ziggler va con una Superkick sobre Hunter cuando este está en la parte exterior del ring. Parece que cae fuera, pero se sujeta a la cuerda, y acaba eliminando al Show off. Jericho le pega un codebreaker al CEO, pero Ambrose le elimina, fomentando la rivalidad que empezó en Night of Champions, y que seguramente les lleve a enfrentarse en WrestleMania, después de que Chris se pase a rudo de nuevo.

Roman elimina a Sheamus, y Triple H elimina a Roman, ante el clamor popular. Finalmente, Hunter se convierte en campeón del mundo por decimocuarta vez tras eliminar a Ambrose. 

Me parece un buena Rumble, no aburre nunca, hay muchas rivalidades en juego (Ambrose-Owens, Zayn-Owens, Hunter y League of Nations - Roman Reigns, Ambrose-Jericho...), tenemos el debut de AJ Styles en WWE, el debut de Zayn en Rumble, la participación de Lesnar, la muestra de poder de los Wyatt, La aparición de Triple H, y su victoria después de ganar en 2002, hace 14 años, la vuelta a los rings de Jericho... muchísimas cosas, que convierten a esta batalla real en una muy buena forma de entretenimiento.

Puntuación: ****

miércoles, 23 de diciembre de 2015

Roman Reigns vs Sheamus, WWE RAW 14/12/2015



Sheamus derrotó a Roman Reigns en TLC 2015, gracias a sus compis de The League of Nations, reteniendo así su campeonato. Esto desató tal locura en Roman Reigns, que los masacró a todos, incluyendo a Triple H, quien llegaba buscando calma. Por fin, vemos a Reigns con la actitud que tenía cuando era miembro de the Shield.

En el siguiente programa de RAW, vimos algunos cambios en WWE, como si, por primera vez en muchos años, hubiera interés de arriesgar y dar un programa diferente. No por amor al arte, tampoco, sino por la incesante caída de en la audiencia. Por un lado, tuvimos la culminación de esa rivalidad entre Los Wyatts y los ECW originales, con un Extreme Rules Match, y por otro, la rivalidad a tres bandas entre Roman Reigns, La Liga de las Naciones, y la Autoridad.

Roman destrozó a Triple H, y nada más comenzar el programa, llegaba Steph, su mujer, muy enfadada. Le mete muchos tortazos a Roman Reigns, quién insulta a su familia. Posteriormente, en el programa, el propio Vince K. McMahon llegaría para insultar a Roman, y meterle una patada en los huevos. Además, entre unas cosas y otras, con la aparición de Sheamus, acabamos teniendo para el main event de la noche, una lucha entre el irlandés y el samoano con el World Heavyweight Championship en juego, así como la carrera de Roman en el aire.

Y con un público metidísimo, que ya ha disfrutado de lo lindo en el extreme rules match, comienza una lucha con mucha tensión, y con Vince en ringside. No tenemos un gran despliegue luchístico, de hecho, el combate es mediocre, pero el público está onfire, y cada ataque se ve interesante (justo lo contrario a lo que pasaba la noche anterior). 

La cosa se pone interesante. Vince impide que el referee haga la cuenta de tres cuando Roman le pega un superman-punch al campeón, y Rusev y Del Río aprovechan para atacarle también. Pero Roman saca superman-punch para todos, incluido Vince, y acaba aplicando una spear que tumba a Sheamus y le da el título.

El público está en júbilo. Con la historia puesta sobre la mesa, ha desaparecido, al menos por una noche, la división de opiniones con respecto a Roman Reigns. Ahora sí, es campeón mundial de los pesos pesados de WWE. Vamos a ver como sigue la historia.

Puntuación: ***

martes, 22 de diciembre de 2015

Roman Reigns vs Sheamus, WWE TLC 2015



Esta lucha no es muy llamativa por sí misma, pero sí por las implicaciones que tiene, así que, después de pensarlo un poco, he decidió ponerla en el blog.

El campeón pesado de WWE, Seth Rollins, se lesionó, dejando el título en manos del ganador de un torneo totalmente irrelevante y bookeado de tal manera, que pareciera que no había nada en juego. El ganador de ese torneo, sin épica ninguna, fue Roman Reigns, aquel a quién, parece, WWE quiere meter con calzador en el corazón de la gente, sí o sí.

Pero apareció Sheamus con su maletín de Dinero en el Banco, y le robó el título, para alegría de muchos. Posteriormente, formó la Liga de las Naciones, una Liga de extranjeros en la que, aparte del Irlandés, están el Mexicano Alberto del Río, el Búlgaro Rusev y el inglés Wade Barret. Si estuviera con ellos el suizo Cesaro, sería genial, lástima de esa lesión.

Roman Reigns tendría su revancha en TLC, en un Tables, Ladders and Chairs Match por el WWE World Heavyweight Champion. Lucha, que parte con un público muy poco interesado, que llega a pedir a Cena (vivir para ver), mientras los dos adversarios se pegan porrazos con sillas, escaleras y mesas, pero sin mucho ritmo, y el público no acaba de meterse, a pesar de que hay buenos spots. Finalmente, sí que les llama la atención un Samoan Drop de Reigns a Sheamus sobre una escalera colgada entre la segunda cuerda del ring y la mesa de comentaristas, cayendo  Sheamus visiblemente dolorido de forma legítima. Después de la lucha, mostraría una espalda destrozada por los golpes.

Al final, cuando van a subir la escalera para coger la correa, la Liga de las Naciones impide que Reigns lo consiga, y Sheamus logra conectar una Brogue Kick, que deja el cinturón al alcance de su mano, reteniendo así.

Después de la lucha, ya con la Liga de las Naciones fuera de combate por ataques anteriores, Roman masacra al campeón con una silla. La autoridad intenta poner paz, pero Roman explota, como no lo hacía desde que abandonó The Shield, y mata a sillazos a Triple H, le aplica una Power Bomv sobre la mesa de comentaristas, y acaba con una Spear. Triple H vende muy bien el ataque, y Steph llora como una loca.

Este altercado, que dará obviamente lugar a una entre Triple H y Roman Reigns en WrestleMania (aunque algunos todavía especulan con otras cosas, pobres), también da paso a una interesante storyline, a partir del día siguiente en Raw. Mañana repasamos la siguiente lucha entre Roman y Sheamus, de nuevo por el título, a ver si es mejor que esta en términos de lucha.

Puntuación: **1/2