Mostrando entradas con la etiqueta njpw. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta njpw. Mostrar todas las entradas

viernes, 16 de febrero de 2018

Hiroshi Tanahashi vs Minoru Suzuki, NJPW New Beginning in Sapporo 2018



En el anterior post del blog, comentamos el legendario enfrentamiento entre Hiroshi Tanahashi y Minoru Suzuki en The King of Pro Wrestling 2012, cuya calidad está fuera de toda duda. Me dio por verlo ahora, porque el duelo entre ambos luchadores se ha repetido, casi 6 años después.

En New Beginning in Sapporo, Hiroshi Tanahashi  defendió su Campeonato Intercontinental ante, de nuevo, Minoru Suzuki. El tiempo ha pasado y se nota. Tana no es ya el gran héroe invencible de la New Japan. Kazuchika Okada le quitó ese título hace tiempo. Suzuki está ya muy viejo, aunque también está más cabrón. En general, el desempeño de ambos en el ring no parece haber empeorado. Si bien algo inferior a la anteriormente citada, esta lucha es también fantástica.

Hay un pequeño intento de continuar la lucha que tuvieron en 2012. Tanhashi busca las piernas de Suzuki, y este va a por el brazo de su rival. Los problemas en el brazo de Tanahashi son bien conocidos por todos. Ahora, habitualmente, lleva una especie de funda para su brazo, que es muy decorativa, pero que esconde las vendas que necesita para su codo. Suzuki, que es malísimo, se la quita, por supuesto, y le castiga esa zona. También los ataques del héroe son buenos, rematados por el Texas Cloverleaf.

Tanahashi se pone por delante. Comienza a atacar con mucha fuerza, con sus Moves habituales, incluido un buen Cross Body. Pero algo ocurre. Al llevar a cabo ese movimiento, se hace daño en la rodilla. Tanahashi ha cavado su propia tumba.

Suzuki se olvida del brazo del campeón, y va a por su pierna. Y el resto de la lucha es una absoluta tortura, en la que uno puede alabar la gran resistencia de Hiroshi, pero se da cuenta claramente de que de ahí no puede escapar. Durante montones de minutos, Suzuki usa una variante de Figura 4 muy dolora, así como algunas palancas a las piernas. También va enterrando el espíritu de Tana con sus Sleepers. El héroe intenta contraatacar de vez en cuando, y consigue aplicar un Texas Cloverleaf. Pero su pierna está mucho peor que la de su contrincante. Se niega a rendirse una y otra vez, pero no hay salida. Finalmente, Red Shoes, el referee de siempre en New Japan, para el combate y le da la victoria a Suzuki, para evitar una catástrofe.

Gran lucha, con una historia muy buena. Refleja el fin de la supremacía de Hiroshi Tanahashi. Recuerda, en ese sentido, un poco al Undertaker vs Triple H de WrestleMania 27, pero con un final distinto.

Puntuación: ****1/2

miércoles, 14 de febrero de 2018

Minoru Suzuki vs Hiroshi Tanahashi, NJPW The King of Pro Wrestling 2012



Hace un par de semanas, tuvo lugar una lucha entre Hiroshi Tanahashi y Minoru Suzuki, en la que este último gano el Campeonato Intercontinental. La lucha ha recibido muy buenas críticas, así que la comentaremos en el próximo artículo.

Pero en este no. Porque Suzuki y Tanahashi se enfrentaron en The King of Pro Wrestling 2012, en una lucha a la que el Wrestling Observer Newsletter le dio 5 estrellas, y que resulta ser uno de mis combates favoritos en la historia de la New Japan. Por eso, me apetecía comentarlo antes de ponerme con la nueva batalla que disputaron recientemente estos dos wrestlers.

Estamos en 2012. Eso significa que Tanahashi era el Ace absoluto de NJPW, y su campeón máximo. Era invencible, y se parecía al mismísimo Son Goku. Por su parte, Suzuki ya había formado el Suzuki Gun. Estaba mucho más joven, y más fornido, más gordo. Aunque la vejez le pone cara de malo, de mafioso de la Yakuza, lo cierto es que aquí ya era igual de cabrón que ahora.

Comienza la lucha con un Tanahashi que va de sobrado, casi vacilando a un irascible Suzuki. No es buena idea. Es difícil enfrentarse a Tanahashi en el apogeo de su poder, pero el rudo se las sabe todas.

Tana tiene una venda en el brazo, y su rival lo aprovecha. Se aprovecha mucho de su lesión. Suzuki ataca de una forma muy prolongada el brazo de Tanahashi, utilizando muchas llaves y ataques. Le quita las vendas, a pesar de la reticencia del referee. Aunque sea con la boca, se la quiere quitar, para hacerle todo el daño del mundo.

Por supuesto, Tanahashi aguanta sin rendirse. Pero está manco. Y lo vende bastante bien, se le ve en clara desventaja, al no poder usar el brazo izquierdo. Por eso, tiene que igualar las tornas, atacando la pierna del retador.

No recuerdo si Tanahashi usaba ya en estos tiempos el Texas Cloverleaf. Al menos en esta lucha, no lo hace. Ataca muy bien la pierna, pero le falta ese gran ataque. No obstante, aplica una Figura 4 durante minutos, y Suzuki también tiene que hacer un esfuerzo memorable para aguantar tanto dolor.

Porque él también lo vende de maravilla. A la hora de correr, se ve incapaz, y cae ante los ataques de Tanahashi. Ahora, va a ponerle a dormir con sus sleepers. Para eso no se tiene que mover mucho, y no es fácil escapar de ellos con sólo una mano.

Tanahashi sangra por al boca mientras aguanta headlocks durísimos. Pierde totalmente el aliento. De hecho, en un momento dado, queda aparentemente KO. Es un zombie. Encima, Suzuki se ceba con él, y le pega un montón de guantazos en la cara.

Suzuki y Tana se reversan algunos piledrivers, y ataques a las piernas, y también sleepers. Los últimos momentos son muy emocionantes, y los dos luchadores tienen cara de estar destrozados. El castigo ha sido genial, y nada relacionado con los Big Moves. Sin embargo, Tanahashi consigue aplicar de forma muy rápida un Crossbody fortísimo, y un Frod Splash, para dejar fuera de juego a Minoru, y ganar la lucha, reteniendo así el IWGP Heavyweight Championship.

Gran victoria de Tanahashi en una lucha de un nivel muy alto, muy bien escrita y muy bien ejecutada, de esas en las que todo tiene sentido y yo me siento muy satisfecho viéndolas. Perfecto.

Puntuación: ***** 

sábado, 3 de febrero de 2018

Hiroshi Tanahashi vs Kota Ibushi, NJPW Power Struggle 2017



Aunque la lucha de Hiroshi Tanahashi en Wrestle Kingdom 12 fue bastante irrelevante, el veterano Ace de la New Japan sigue dando grandes luchas. En el anterior post, vimos su gran combate ante Zack Sabre Jr en Destruction in Hiroshima 2017. En noviembre del mismo año, su rival sería Kota Ibushi, otro grande.

Kota no aceptó el contrato de WWE, ni de NJPW, así que se mantuvo como freelance. Sin embargo, en 2017, su trabajo en la empresa número 1 de Japón fue aumentando, y parece que en 2018 será un habitual. En Power Struggle 2017, Ibushi y Tanahashi se enfrentaron con el Título Intercontinental en juego.

Tanahashi domina la mayor parte de la lucha. Sabe que las piernas son las principales armas del joven Kota, y va a por ellas. Los ataques sobre la extremidad inferior de su rival son brutales, con montones de llaves y ataques. Kota, por supuesto, lo vende muy bien.

Cuando el dolor de Kota disminuye, este consigue utilizar algún ataque aéreo que pone en peligro el campeonato de Tanahashi. Es algo progresivo, no empieza a dar saltos sin cabeza. Pero no le dura mucho la alegría. Tana vuelve a la carga, y cierra un Texas Cloverleaf, una de sus principales técnicas. Ibushi llega a las cuerdas, aunque recibe algún ataque más en la pierna.

De nuevo, Kota va recuperando la movilidad de su cuerpo, y la lucha va subiendo de nivel con golpes gloriosos por ambos bandos. Hay un momento en el que se le va la pinza a los dos, y empiezan a darse hostias en la cara sin parar. Kota no se corta por ser el más joven, y hunde a Tanahashi en el esquinero. Aunque el referee trata de impedírselo, busca cualquier resquicio para golpear con el puño cerrado al campeón. Este se levanta enfadado y le pega más fuerte, pero se traga un Lariato asesino que casi acaba con su reinado.

Hay muchos cánticos, el ambiente es caldeado, y se caldea más a medida que van pasando los minutos. Los luchadores se dan con todo, y utilizan sus respectivos finishers. Finalmente, el campeón retiene después de aplicar dos Frog Splashs consecutivos.

Aunque Kota le ha faltado mil veces al respecto a su rival, ahora le da un abrazo, y hace muchos gestos de respeto. La sociedad japonesa está muy jerarquizada, y es bueno que el joven muestre sumisión ante el veterano. Tanahashi tiene palabras de admiración para él, aunque no todo es alegría, porque mientras Hiroshi celebra, vemos el vídeo de presentación de Switchblade Jay White, que viene a por su campeonato.

Puntuación: ****1/4

viernes, 2 de febrero de 2018

Hiroshi Tanahashi vs Zack Sabre Jr, NJPW Destruction in Hiroshima 2017



Hiroshi Tanahashi fue el principal perjudicado en la construcción de la cartelera de Wrestle Kingdom 12. Mientras Okada, Naito, Jericho, Suzuki y Omega tenían un gran bookeo entre ellos, Tanahashi tuvo que defender su Campeonato Intercontinental en el mayor evento del año ante Jay White, un tipo que estrena un personaje bastante guay, pero al que todavía le falta un poco para ser considerado para un puesto como este. Aunque la lucha no fue mala, se sintió como un gran retroceso en la gran carrera de Tanahashi, acostumbrado a los combates principales.

Pero en los meses anteriores tuvo muy buenas defensas ante Zack Sabre Jr y Kota Ibushi, y unas semanas después perdió el campeonato en una gran lucha ante Minoru Suzuki. Ya que su lucha en Wrestle Kingdom no es muy interesante, vamos a ver estas, empezando por la que disputó ante Zack Sabre Jr en Destruction in Hiroshima.

Tanahashi había coincidido ya en el G1 Climax con el luchador inglés. Este es conocido por su gran técnica, pero en Japón también es el último miembro de la Suzuki Gun. Sabre, desde el comienzo, muestra toda su técnica, para intentar hacer rendir al campeón. Tanahashi tiene problemas en su brazo, y por supuesto, Sabre lo aprovecha, centrando ahí casi todo su ataque. Le rompe el protector que lleva en el brazo, y las vendas de debajo, para intentar hacerle más daño.

Tanahashi no se rinde, e intenta vengarse, atacando la pierna de Zack. Sus ataques son bienintencionados, pero están lejos del daño que está recibiendo en el brazo. Pero comienza a pegar con más fuerza, y en lo relativo a la potencia, Sabre no puede hacer nada ante Hiroshi. Con un crossbody hacia ringside, el campeón se acerca a la victoria, pero aparece Minoru Suzuki para apoyar a su lacayo. Michael Elgin consigue llevarse al villano, y Tanahashi cierra un gran comeback con un Frog Splash que termina con el combate. Buena defensa para el japonés, aunque el Suzuki Gun no perdería de vista la correa.

Puntuación: ****

lunes, 22 de enero de 2018

Minoru Suzuki vs Hirooki Goto, NJPW Wrestle Kingdom 12




El Suzuki Gun es mi stable favorito de la New Japan. Porque es un stable de verdad, con sus maldades, sus objetivos y sus trampas, no como el Bullet Club, que es, efectivamente, un club de amigos que realmente no se ven beneficiados, apenas, por formar parte del club, más que sentirse tipos guays. La prueba de ello es que Kenny Omega tuvo una lucha bastante violenta contra Chris Jericho, en la que este abusó de todo el mundo, y los Young Bucks no hicieron absolutamente nada. Para eso se podían haber ido a su casa.

El Suziki Gun es un stable de la New Japan, pero es independiente, de manera que, en 2015, todos sus miembros dejaron la empresa y, durante año y medio, se quedaron en NOAH, enfrentando, allí, al roster de la compañía creada por Mitsuharu Misawa. Incluso tuvieron sus propios shows. Pero, en diciembre de 2016 fueron expulsados de allí, y tras Wrestle Kingdom 11, hicieron su regreso a NJPW.

Cuando Suzuki y sus lacayos volvieron, reactivaron su rivalidad con Chaos, el stable afín a la dirección de New Japan. Parecía que Shibata sería su principal rival, pero con su lesión, Goto ocupó ese puesto. Suzuki quería todos los títulos posibles en su stable, como ya consiguió en NOAH. No pudo conseguir el IWGP Heavyweight Championship, pero le quitó el campeonato NEVER a Goto. Comenzó así su gran rivalidad, que culmina en Wrestle Kingdom 12, con una pelea de Cabellera vs Cabellera.

Creo que es una pelea muy bien llevada, con una historia muy clara. No es una gran lucha, porque no creo que tenga pretensiones de serlo. Es una lucha pequeña, de mitad de cartelera, pero llevada de forma correcta, sobre todo por parte de Minoru, que es un gran heel. 

A los pocos minutos de lucha, aplica por primera vez su sleeper. Desde el esquinero, levanta a Goto ahorcándolo, lo que supone un movimiento muy peligroso. Goto queda KO en el ring, y los médicos vienen a atenderlo. Suzuki no se lo permite, y sigue con su ataque, incluidos golpes con sillas.

Goto intenta salir una y otra vez de la presión de Suzuki. Este aplica millones de sleepers siempre que puede. Goto consigue aplicar varios Goto Shiki, haciendo mucho daño a su rival, que intenta aprovechar la aparición de los miembros de su equipo, para poner a dormir al de Chaos. No obstante, acaba cayendo ante el GTR de Hirooki, que se queda el campeonato y la no muy larga cabellera de Minoru Suzuki.

Puntuación: ***1/2

sábado, 20 de enero de 2018

KUSHIDA vs Will Ospreay vs Marty Scurll vs Hiromu Takahashi, NJPW Wrestle Kingdom 12




Volvemos a hablar de Wrestle Kingdom 12. Este es un evento en el que NJPW presentó bastantes cosas que se alejan del formato clásico japonés. Quizás no sea la mejor edición de Wrestle Kingdom, pero tiene cosas chulas.

Ya hablamos hace poco de que había cambios sustanciales respecto al título Junior. Es un título de un prestigio inmenso, y sus campeones suelen defenderlo con su vida. Will Ospreay, después de varios intentos, consiguió vencer al mítico KUSHIDA, y llevarse el campeonato. Pero su rival de toda la vida, Marty Scurll, se lo quitó justo después, humillándolo, una vez más.

Para Wrestle Kingdom 12, se fijó un tipo de lucha muy poco corriente en Japón: una Fatal Four Way, entre Ospreay, Kushida, Scurll e Hiromu Takahashi, que durante la primera mitad del año tuvo una buena rivalidad con KUSHIDA. Así, los cuatro campeones IWGP Junior Heavyweight de este año estarán presentes en la lucha de Wrestle Kingdom.

Y, por su disposición, esta lucha es propia de los títulos Cruiserweight de Estados Unidos. Una lucha llena de spots, de diversión, buenos movimientos e intentos de rendición, pero sin la más mínima historia. Es una pena, pero esas rivalidades previas que ha habido entre los 4 luchadores, no aparecen durante el combate.

Scurll entra con su personaje de urraca, pero, esta vez, incorporando unas alas negras. Su entrada es muy llamativa, muy oscura, pero no tiene nada que ver con su forma de luchar, así que no sirve para nada.

En los primeros minutos de lucha, destacan los movimientos aéreos de Ospreay, incluido algún vuelo alto desde una estructura. Todos tienen su minutos de demostrar su estilo y sus principales técnicas. Puede ganar cualquiera, pero la lucha acaba cuando Scurll deja KO a los dos japoneses golpeándoles con el paraguas, pero sucumbe ante el OsCutter de Will. El inglés se vuelve a llevar el título, ya veremos lo que hacen con él. 

Lucha divertida, pero no muy valiosa.

Puntuación: ***1/4

sábado, 6 de enero de 2018

Tetsuya Naito vs Kazuchika Okada, NJPW Wrestle Kingdom 12




NJPW anunció un doble Main Event para Wrestle Kingdom 12: El Jericho vs Omega por el US Championship; y el Naito vs Okada por el IWGP World Championship. Aunque Jericho, por supuesto, decía que el main event era su pelea, lo cierto es que el último lugar en la cartelera lo ocupó el combate por el título máximo de la compañía.

Tetsuya Naito está subiendo como la espuma, y se ha convertido en el tipo más interesante de la New Japan. Ganó el G1 Climax de 2017, y se ganó esta posición en Wrestle Kingdom. Okada es el gran Super Héroe de esta época, es invencible, y no pierde su correa ni por narices. Y es que, en Japón, alguien a quien se quiere convertir en el Ace de la empresa, debe tener un reinado muy largo, de años. Nos quejamos por lo que hacen en WWE con John Cena o Roman Reigns, pero esto es mucho peor.

Llega la oportunidad de Naito. Esta es la forma de convertirlo en una estrella de manera definitiva: ganarle al campeón mundial en el mayor evento de todos. No había mejor lugar para que eso ocurra. Pero no. Okada vuelve a ganar. Y como parece que el próximo rival de Tetsuya será Jericho, la rivalidad no continuará por ahora. La pregunta es: ¿Contra quién luchará, ahora, Okada? Ya ha podido con todo el mundo.

La lucha entre Naito y Okada es muy buena, como no podía ser de otra manera. Pero también es muy rutinaria, no tiene nada que la haga especial. Uno espera algo distinto para el main event de Wrestle Kingdom, pero este combate bien podría haber estado en la noche 3 del G1 Climax. No hay nada en él que nos informe de que este es el combate más importante del año.

Si algo bueno tiene Tetsuya Naito, es que, cuando encuentra un objetivo durante la lucha, nunca lo olvida, y siempre lo busca. Aplica un Neck Breaker contra las vallas metálicas, y un segundo en ringside. El cuello y la nuca de Okada sufren mucho, y los headlocks de su rival son muy duros. Durante toda la lucha, Tetsuya aplica miles de Neck Breakers.

Pero entre muchas patadas y golpes en cuello y nuca, Okada sale corriendo por ringside, y hunde a Naito con un Big Boot en carrera, impecable. Aplica varios DDTs. Por supuesto, Okada también, durante toda la lucha, utilizará ataques frontales. Se está cuajando un Destino vs RainMaker.

Así, después de muchos golpes de ambos tipos, llegamos a un final en el que los dos finishers se aplican una y otra vez. Cae el primer RainMaker, casi de la nada, pero Naito sobrevive sin muchos problemas. Cuando Okada busca el Tombstone, su oponente escapa, y aplica Destino. Hay una guerra de codazos, y después de una extraña Hurracarrana, Naito busca de nuevo su golpe mortal, pero Okada escapa y conecta RainMaker. No suelta la mano del Ingobernable, aunque están los dos en el suelo. Se levanta, va a por el nuevo Lariato, pero lo que aparece de nuevo es Destino. Okada se salva por milésimas.

La lucha puede ser considerada como una guerra de Big Moves sin cabeza, pero, aunque hay Big Moves, sí que hay cabeza. Toda la rutina se ha escrito buscando esta rivalidad de finishers. Okada conecta el Tombstone, pero una vez más, un Rainmaker es convertido en Destino. Pero el siguiente Destino es convertido en Tombstone, y la lucha es cerrada con un Rainmaker.

Muy buena lucha. La historia es clara y facilona, pero está bien contada.

Puntuación: ****1/4

Chris Jericho vs Kenny Omega, NJPW Wrestle Kingdom 12




Llegó el gran día. El 4 de enero de 2017, tuvo lugar Wrestle Kingdom 12, el gran evento anual de New Japan Pro Wrestling, que siempre deja cosas importantes que comentar. En esta edición, la batalla entre el Alpha y el Omega ha colmado todos los titulares.

Durante 2017, vimos luchas de más de 5 estrellas del WON entre Kenny Omega y Okada; el supuesto retiro de Undertaker; a Dr. Wagner Jr perdiendo su máscara en TripleManía; o el regreso de los Wargames. La historia del wrestling se hace cada día, y últimamente, hay muchas cosas que comentar. Pero la batalla entre Chris Jericho y Kenny Omega es una de las cosas más interesantes de los últimos años.

Chris Jericho tuvo una corrida en WWE entre 2016 y 2017, que fue bastante buena a nivel de storylines. Su personaje volvió a evolucionar mucho, como a él le gusta. Tuvo un par de luchas buenas también, en especial, la que tuvo frente a AJ Styles en WrestleMania 32. Pero, posiblemente, a nivel in-ring no ha estado al nivel de otras etapas de su vida. Se ha dicho que no está en su mejor momento de forma, pero también es cierto que la generación de los Rollins, Owens, Ambrose o Balor no acaba de cuajar en ese aspecto.

Por su parte, Omega ganó el G1 Climax 26, y tuvo un gran año 2017, con grandes batallas frente a Kazuchika Okada, al que no pudo quitarle el IWGP Championship.

Ambos son canadienses, de Winnipeg, la capital de Manitoba. Jericho se considera el mejor de la historia, mientras que Kenny piensa que es el mejor del mundo, actualmente. Cuando un fan comentó esto a través de Twitter, se montó la gorda.

Jericho despreció a Omega, y a la New Japan. Para él, eso es lucha indy, sin ninguna importancia. Nadie conoce a Kenny Omega. Jamás será como él, él es una estrella, que solo lucha en las grandes ligas. Omega no solo no es el mejor del mundo, sino que ni siquiera es el mejor de Winnipeg.

Omega entró al trapo, y le dijo a Jericho que era el perro de una gran corporación. Estos insultos parecían bastante reales, una bronca típica a través de Twitter. Pero, con  Jericho, uno nunca sabe si habla el personaje, o la persona. Lo que sí que se sabe es que es un gran rudo, y lo sigue siendo a través de Internet. Los comentarios que hace desde su personaje, en realidad, no se alejan mucho de lo que piensa en realidad. Obviamente, New Japan no es una indy, y Wrestle Kingdom no es un evento cualquiera, pero dudo mucho que Jericho vea Puroresu.

Esto no tenía más importancia. Nadie esperaba que Chris apareciera, nunca, en un evento de Wrestling que no fuera de WWE. Fue una gran sorpresa verle aparecer en una pantalla, para retar a Kenny Omega a una lucha en Wrestle Kingdom 12. Y parecía que sería cosa de un día: "voy a Japón, peleo, me lo llevo muerto, y me vuelvo a mi casa". Pero no fue así, Jericho se lo curró, y vendió muchas entradas para el gran evento. Además, enseñó mucho a New Japan y a Omega sobre márketing.

En una promo de Kenny, Jericho apareció para atacarle por la espalda. Le pegó una buena paliza, y le hizo sangrar. En New Japan, como en el resto de las empresas grandes de Japón, no es habitual ver sangre, por eso supuso un acto muy violento, como el que se llevó a cabo en la rueda de prensa de Wrestle Kingdom. En este caso, fue Omega el que atacó, pero Jericho no se echó atrás, y acabó tirándole una mesa que golpeó a todo el mundo.

Omega ha dado grandes luchas, muy grandes. Pero nunca se ha enfrentado a esto, a una pelea callejera entre hombres. Toda su excelencia como wrestler no sirve de nada ante un tipo que se ha matado contra todo y contra todos en su vida. La lucha es sin descalificación. Se quiere crear algo nunca visto en New Japan, una guerra, entre el Alpha y el Omega. Y se consigue, con creces.

La pelea es locura desde el mismo comienzo. Jericho está violento, muy violento. Desde el principio, aplica Walls of Jericho, y el referee le molesta cuando Omega hace el Rope Break. Esto es confuso, porque al ser un combate sin DQ, no debería haber problemas. En realidad, aunque no haya descalificaciones, el referee tiene que asegurarse de que la lucha sigue unas normas. Otra cosa es que los luchadores puedan ser descalificados por las infracciones.

Normalmente, en el wrestling americano, si no hay descalificación, los luchadores pueden hacer lo que quieran. Esa es la tradición, pero no es eso lo que significa, literalmente, el término. Lo que significa es que la lucha no acaba así, no que dejen de existir los rope breaks, o los count out. Creo que mucha gente le ha bajado la nota a la lucha por esto, pero creo que la confusión entre Jericho y el referee forma parte del realismo de la lucha. 

Omega vuela a ringside. Jericho se aparta y su paisano se destroza contra una mesa, rompiéndola. Rompe la mesa, los televisores, los móviles que había encima, y hace daño a alguna de las personas que había por ahí. Arrasa con todo.

Jericho aprovecha este KO de Omega para volver a aplicarle las murallas. El árbitro vuelve a molestarle, y Jericho le ataca, a él, y a uno de los pobres young lions que están en ringside. Esto, que en WWE puede ser muy habitual, en NJPW causa un revuelo enorme. No hay honor ninguno, Jericho es un loco violento.

Omega también se aprovecha de que Jericho ataque a otros. Lo lanza contra los televisores, y el veterano se hace una pequeña herida en una ceja. Le vendrá bien a su rival, a la hora de intentar derrotarle a base de rodillazos. Por lo pronto, Kenny se lanza con un curb stomp, con una mesa por delante. Buen golpe.

El referee vuelve al ring y hace la cuenta de 20. Recordemos que perder por count out no es lo mismo que perder por DQ. Pero no hay problema, los luchadores vuelven al ring. Omega va a volar, apoyándose sobre la tercera, pero se lleva una dropkick en el aire, sobre la pierna, cayendo, de nuevo, sobre las cuerdas. Se hace mucho daño.

Jericho sabe mucho más de usar la violencia. Ha tenido una carrera muy intensa, con luchas de todo tipo. Por eso, lleva ventaja en la mayor parte del combate. Uno podría haber pensado que venía aquí a que un luchador en mejor forma le hiciera tener un buen combate, pero es al revés. Aplica una bomba en ringside, y saca un montón de sillas. También le roba la cámara a un fotógrafo, para hacerle fotos a su rival herido, y hacerse selfies haciendo una peineta al público. Este está muy asombrado por lo que ve.

El público también reacciona muy bien ante el Lionsault de Jericho, pero este no ha venido aquí a lucirse, sino a matar a su rival. Coloca una silla en la esquina, con unas intenciones muy malvadas. Después de un gran vuelo, Kenny tiene unos minutos de dominación, utilizando su estilo habitual en New Japan, y coloca su primer rodillazo en la cabeza. Jericho le frena con unas nuevas murallas, muy dolorosas, de las que Omega solo puede librarse disparándole con un spray que hay debajo del ring. Se hace el chulito, usándolo como desodorante, y echándoselo por todo el cuerpo, incluida la entrepierna. Pero no es tiempo de reir, porque Jericho está muy loco. Ataca al referee, y lanza a Kenny contra la silla de cabeza, mientras se limpia los ojos con una toalla.

El uso de la silla es enfermizo y abusivo. Jericho lanza a Omega contra ella, una y otra vez, y este se pega unos golpes tremendos. No se protege con las manos, así que los impactos son brutales. Chris lo lanza muchas veces, y Omega acaba sangrando por la frente como en las luchas clásicas de toda la vida.

Jericho golpea la frente sangrante de Omega con el puño cerrado, pero este aplica un rodillazo, y un montón de súplexs. Cuando su victoria está cerca, Jericho le rompe la silla en la cara, lanzándosela sin corazón. De nuevo, le tortura con golpes de todo tipo con el objeto metálico. Pero, cuando va a lanzarse desde la esquina con la silla, recibe una dropkick, y cae sobre una mesa que él mismo había colocado debajo. Es el principio de su final.

Estoy siendo muy explícito con esta lucha. Pasan muchas cosas, y todas buenas, todas significan algo. Los dos luchadores están heridos en varias partes de su respectivo cuerpo. Ahora comienza el dominio de Omega, con muchos rodillazos. Chris todavía consigue reversar un One Winged Angel, y aplicar unas nuevas murallas. Las aplica durante mucho tiempo, incluso las transforma en Liontamer en un momento dado. Sangrando por la boca por alguno de los rodillazos recibidos, exige que suene la campana y se le declare ganador. Pero Omega no se rinde. Consigue llegar a las cuerdas, y aunque no hay DQ, no se puede obtener la victoria por rendición cuando hay Rope Break, así que Jericho le suelta. Cuando va a por el Code Breaker, se come dos rodillazos y un One Winged Angel. Sorprendentemente, toca las cuerdas, y la cuenta no llega a tres.

De nuevo, hay gente que piensa que esto en un error, por ser la lucha sin descalificación. Pero esto no es WWE, Rope Break y DQ no tienen nada que ver.

Guau, vaya lucha. No esperaba nada tan bueno, ni remotamente. Y todavía sigue la cosa. Vaya paliza que se están dando estos dos. Jericho aún consigue resucitar y evitar un vuelo para sorprender a Omega y conectar el Code Breaker. Tarda demasiado en hacer la cuenta, y Omega se libra. Le pone una silla encima y busca el Lionsault, pero cuando está apoyado sobre la segunda cuerda, Kenny lo agarra y aplica un One Winged Angel sobre la misma silla, para acabar con cualquier oposición posible. Victoria para el de casa.

Gran final para una lucha que ha sido increíble en todo momento. Todo ha sido bueno, y no hay casi nada del combate que uno se pueda perder. Además, es muy distinto a lo visto habitualmente en la empresa, lo que es muy interesante, porque el próximo rival de Jericho será Naito, que es el único tipo de la empresa que puede rivalizar con él en cuanto a carisma.

Creo que casi nadie se ha atrevido a darle 5 estrellas a esto, pero yo sí. No tengo excusa para no hacerlo. Por cierto, el combate era por el Campeonato de Estados Unidos, si es que le importa a alguien. 

Puntuación: *****

lunes, 25 de diciembre de 2017

Will Ospreay vs Marty Scurll, NJPW Power Struggle 2017



Como decía en el anterior post, Will Ospreay se convirtió en el campeón Junior de New Japan Pro Wrestling, al derrotar a KUSHIDA. Pero se cruzó en su camino su viejo archirival, Marty Scurll, que ya le quitó el título de televisión de Ring of Honor cuando solo lo había portado durante 2 días. Ahora, le ha deshonrado, al convertirle en el campeón Junior con un reinado más corto en la historia de la correa.

Ospreay y Scurll se vieron las caras en Power Struggle 2017, en una lucha bastante mala. En Japón, no se suele jugar con los campeonatos de esta manera, es una lástima. Por eso, cuando alguien consigue ser campeón, suele tener un reinado digno. Pero New Japan se está occidentalizando, y ha decidido hacer algo más llamativo con este campeonato. No me disgustaría, si no fuera por la calidad del combate.

Tenemos una lucha llena de acción, aunque muy descerebrada. Hay pocas conclusiones que sacar. Will utiliza todo su arsenal, y Scurll mezcla algún ataque puntual al brazo, y buenos clotheslines y chops. Pero todo muy arbitrario, sin ninguna rutina concreta. Por supuesto, hay algunos de esos ataques en los que es obvio que el que los recibe ayuda más que el que los ejecuta, como el Rainham Maker, o el Essex Destroyer. Finalmente, entre intentos de conteo, uno llega a 3, y le da la victoria a Marty.

Will Se queja, piensa que se levnató antes de la tercera palmada, mientras el referee se niega a a cambiar su veredicto. Llega KUSHIDA, que mira a Ospreay con desprecio, por haber perdido el título tan pronto. Exige a  Scurll una lucha titular, y le llama hijo de puta. Will le dice que coja su Delorian y se vaya, en referencia a su inspiración en Regreso al Futuro. El último en llegar es Hiromu Takahashi, que también quiere una oportunidad. Scurll acepta enfrentarse a los 3... al mismo tiempo. En Wresle Kingdom 12, tendremos Fatal Four Away entre los últimos 4 campeones JR de la empresa.

Puntuación: **1/2

domingo, 24 de diciembre de 2017

Will Ospreay vs Kushida, NJPW King of Pro Wrestling 2017



Después de un tiempo en el que parecía que no habría rival posible para Kushida en la división Junior de New Japan, la cosa está ahora muy movida. Por un lado, Hiromu Takahashi volvió de México, y se convirtió en su principal amenaza, derrotándole en Wrestle Kingdom, y convirtiéndose en campeón. Kushida, no obstante, no pasó a un segundo plano. Ganó el Best of Super Juniors, y reconquistó su campeonato.

Pero las nuevas amenazas llegaron desde Reino Unido. Will Ospreay lleva haciendo de las suyas un tiempo en Japón, asombrando a todos con su agilidad sobrehumana. Llegó a la final del Best of Super Juniors 2017, y opuso una gran resistencia frente a Kushida. Se ganó una batalla titular en King of Pro Wrestling, y, sorprendentemente, salió victorioso. 

No le duró mucho la alegría. Marty Scurll le humilló, quitándole el campeonato, y convirtiéndole en el campeón menos longevo de la historia. La relación entre ambos se remonta a tiempos de RPW, y ya en Ring of Honor, le hizo algo parecido, desponjándole del título de televisión después de, solo, dos días de reinado. 

Después de todas estas idas y venidas, en Wrestle Kingdom 12, tendremos una lucha de 4 esquinas, con Kushida, Takahashi, Ospreay y Scurll. Se presenta interesante, sobre todo teniendo en cuenta que este tipo de combates no es nada común en Japón.

Repasemos, pues, previamente, las dos luchas en las que el campeonato ha cambiado de manos, empezando por el enfrentamiento entre Kushida y Will Ospreay en King of Pro Wrestling.

De nuevo, es un combate bastante bueno, aunque un poco inferior a la final del Best of Super Juniors. No obstante, está muy bien. Los luchadores comienzan enloquecidos, pegándose, y protagonizan algunos movimientos bastante duros y espectaculares en ringside.

Kushida ataca las piernas de su rival, para entorpecer sus vuelos, pero sobre todo, su brazo. Esos castigos no dan buenos resultados en primera instancia, porque Ospreay tiene sus comebacks aéreos. Aún así, los ataques de Kushida sobre su brazo acaban haciéndole bastante daño.

La tensión aumenta, y el público acaba muy metido en el combate. Hay muchos ataques espectaculares, de hecho, excesivamente espectaculares. A veces, los golpes aéreos son tan resbuscados, que uno no sabe quién se supone que es el atacante, y quién el atacado. Ospreay resiste todos los ataques a su brazo, y consigue ejecutar al campeón con su Oscutter.

La lucha es bastante buena. El ataque al brazo de Kushida siempre es de calidad, y los vuelos de Ospreay hacen que la gente le ame. El inglés muestra bastante emoción por convertirse en campeón de tan preciado título.

Puntuación: ****

viernes, 1 de diciembre de 2017

Kenny Omega vs Tetsuya Naito, G1 Climax 2017 Finals




En el G1 Climax 26, Tetsuya Naito y Kenny Omega tuvieron la mejor pelea del torneo, y una de las mejores del año en la industria mundial. Este año, se vuelven a ver las caras, pero esta vez, lo hacen en la final. Esta lucha no llega a los niveles de aquella, pero es también muy buena.

El líder de Los Ingobernables de Japón se enfrenta al líder del Bullet Club, que llega acompañado de sus compañeros de The Elite, los Young Bucks. Kenny ha luchado varias veces este año frente al campeón, Okada, así que su victoria hoy no parece probable. Recordemos que el premio para el ganador es un puesto en el main event de Wrestle Kingdom, por el título IWGP, en manos del RainMaker.

Aunque el final sea previsible, la lucha es muy buena. Tetsuya Naito hace un trabajo genial. Tenemos unos primero minutos de marcar territorio, y otros, después, con algunos movimientos divertidos de Omega. Pero llega el momento de que Naito haga su trabajo. 

Tetsuya destroza a Kenny con varios golpes en la nuca. Después de una zancadilla, Kenny cae sobre el borde del ring, haciéndose daño en la parte posterior del cuello. Seguidamente, aplica Neckbreaker en ese mismo borde, y, a continuación, uno en ringside. Y no para a la cosa, porque Naito sigue pegándole en esa zona. Aplica un piledriver en la mesa de comentaristas, que hace que el canadiense se pegue con el borde de la mesa. Mucho castigo y muy bueno, ha llevado a cabo Naito en unos pocos minutos.

Omega consigue hacerse hueco en el combate, con varios ataques a la espalda de su rival. Consigue que se haga daño en la cara, después de in par de golpes en el esquinero bastante duros. Continúa el occidental debilitando la voluntad de su rival, mediante un montón de rodillazos en la cara.

Los decibelios van subiendo, al mismo ritmo en que lo hacen los golpes de los dos finalistas. Las hurracarranas, los neckbreackers, las quebradoras y los súplexs, se suceden. Naito convierte una bomba desde el esquinero en una hurracarrana de una forma impresionante. Los dos wrestlers hacen un gran trabajo, pero a la hora de aplicar los finishers, Omega no consigue cerrar el One Winged Angel, mientras que Naito aplica varias veces el Destino. Eso es lo que, después de varias secuencias de ataques enloquecidos, hace que el Ingobernable gane el G1 Climax 2017.

Así, Tetsuya Naito se enfrentará a Kazuchika Okada en Wrestle Kingdom 12, mientras que Kenny Omega peleará con Chris Jericho, después de una breve rivalidad a través de las redes sociales. Ambos combates se presentan tremendamente interesantes, y lo comentaremos a partir del 4 de enero.

Puntuación: ****1/2

jueves, 30 de noviembre de 2017

Kazuchika Okada vs Kenny Omega, NJPW G1 Climax 2017 Day 18




Así como Tanahashi y Naito cerraron su rivalidad en la noche 17 del G1 Climax 27, Kazuchika Okada y Kenny Omega hicieron lo propio en la 18. Ya sabíamos que Tetsuya Naito sería uno de los finalistas. Tan solo quedaba por ver quién sería su rival.

Kenny Omega ganó el G1 Climax de 2016, lo que le dio la oportunidad de enfrentarse a Okada por el título principal de la IWGP en Wrestle Kingdom. No consiguió triunfar, como es obvio, puesto que el hacedor de rayos aún porta el campeonato. Parecía que Omega podía abandonar NJPW, pero acabó renovando, y volvió a verse las caras con Okada en Dominion. En esa ocasión, el combate quedó empatado, al llegar el límite de tiempo sin que hubiera un ganador. Kenny se estaba acercando al campeón.

En la noche 18 del G1 Climax 27, Omega y Okada se enfrentan, con una plaza en la final en juego. Esta vez no hay título de por medio. Y tienen la que, creo, es la mejor lucha de la trilogía, en términos de ejecución. Las otras tuvieron inicios bastante irregulares, pero esta es muy buena de inicio a fin.

Lo primero que hacen ambos es intentar aplicar su respectivo finisher al otro, por sorpresa, para no meterse en el lío de luchar otra vez, durante horas. Pelean en ringside, y Okada consigue aplicar un crossbody muy bueno, por encima de la barricada. Pero el campeón tiene vendas en la chepa, en la parte posterior de su cuello. Omega no tarda mucho en aprovecharlo, y aplicar buenos candados.

Okada y Omega pelean, pero esa minusvalía le cuesta cara a Kazuchika. Se lleva una Reversal Hurracarrana en ringside, seguida de un súplex en el filo del ring. Los referees se plantean parar el combate, porque Okada apenas se mueve. Omega aplica una nueva quebradora, y Okada sobrevive milagrosamente. El dolor en el cuello parece definitivo.

Pero Okada todavía tendrá espacio para resistir un poco. Después de algunos golpes, cuando va a recibir el One Winged Angel, lo reversa en un buen Tombstone Piledriver. Anteriormente lo había intentado, pero su cuello se lo había impedido. Posteriormente, aplica varias Missile Dropkick bastante efectivas. Busca ahora conectar el Rainmaker, pero Kenny lo evita una y otra vez. Aplica un slam al cuello muy doloroso, pero eso le da fuerzas a Okada para conseguir pegar un RainMaker, que ahora sí, da en el clavo.

A la desesperada, Omega busca intentos de conteo veloces, pero su desesperación provoca que se coma dos Rainmakers consecutivos. a Kazuchika no le vale con eso y busca un tercero pero es esquivado. Omega conecta varios súplexs y otra reversal Hurracarrana, que siguen destrozando la parte posterior del cuello de Okada. El japonés resiste a duras penas, sobre todo después de recibir un piledriver. También se resiste a recibir el One Winged Angel, pero el castigo es excesivo y Omega acaba conectándolo para ganar.

Creo que la lucha es casi perfecta en lo que a ejecución se refiere. Eso sí, no llega a los niveles de batalla campal de la versión de Wrestle Kingdom. Una mezcla entre ambas daría forma a una lucha verdaderamente perfecta.

Puntuación: ****3/4

martes, 28 de noviembre de 2017

Hiroshi Tanahashi vs Tetsuya Naito, NJPW G1 Climax 2017 Day 17




Vamos ya con los tres combates principales del G1 Climax de 2017. Durante el año, las dos principales rivalidades de la empresa se reprodujeron tanto en Wrestle Kingdom como en Dominion. Y tuvieron una gran finalización en el G1 Climax, sirviendo como semifinales en el torneo, ya que, en ellas, se dilucidaron los dos finalistas. Se tratan de los enfrentamientos entre Kazuchika Okada y y Kenny Omega, e Hiroshi Tanahashi y Tetsuya Naito.

Naito derrotó a Hiroshi Tanahashi en Wrestle Kingdom, quitándole el Título Intercontinental. En Dominion, Tana se rehizo, y volvió a llevar a su saco su preciada correa. En la noche 17 del G1 Climax, La rivalidad se cierra. El ganador de este tercer combate, llegará a la final del torneo.

Creo que es la mejor lucha que ha habido entre los dos. Las 3 han sido geniales, en todo caso. Comenzamos con algunos minutos de trolleo y calentamiento del ambiente, hasta que Naito comienza con sus ataques al brazo del rival. Muy buenos.

Tetsuya aplica palancas, golpes y llaves de todo tipo en el brazo de Hiroshi. También usa algunas buenas desnucadoras. Acabar con su finisher, Destino, es su objetivo. Poco después, Tanahashi comienza a aplicar estiramentos a la pierna de su rival. Aunque lo intenta, su trabajo es menos intenso y tenaz que el del lider de Los Ingobernables de Japón. Eso sí, sus Crossbodies son espectaculares, y ayudan a dañar el estomago de Tetsuya. No obstante, el Frog Splash del Campeón Intercontinental falla.

Tanahashi aguanta muchos ataques al brazo, y conecta el Texas Cloverhold. Durante minutos, Naito soporta un gran dolor sobre su pierna, pero resiste, y llega a las cuerdas. Naito está cojo, y Tanahashi manco. Se pegan muchos codazos y súplex, y más ataques a pierna y brazo. Pero es el rudo el que sale victorioso, tras conectar varias veces el Destino.

Creo que es una gran lucha, con gran trabajo zonal, y pocas cosas que sobren. Muy bien cerrada, y muy ordenada.

Puntuación: ****1/2 

martes, 7 de noviembre de 2017

Kazuchika Okada vs Minoru Suzuki, NJPW G1 Climax 27




Seguimos repasando luchas del torneo G1 Climax de la New Japan en 2017. Veremos hoy la lucha entre Okada y Suzuki, en la noche 16 de competición, antes de afrontar, dentro de unos días, las tres principales batallas de la competición (lo que podríamos considerar semifinales y final).

El campeón, Okada, que está haciendo un gran torneo, con luchas muy buenas, se enfrenta al lider del Suzuki Gun, el señor Minoru Suzuki, que también lo está dando todo. Es el main event de la noche, y sin duda, una de las mejores peleas del campeonato.

Okada viene con una venda en la parte posterior del cuello, como consecuencia de las anteriores jornadas de competición. Obviamente, Suzuki no tarda mucho en aprovecharlo. Primero, el campeón comienza con fuerza, pero pronto le frenan los miembros del Gun que están en Ringside. Suzuki es el tipo más malo de la empresa, y tiene que dejarlo claro en cada combate. Después de esa ayuda, le quita las vendas a Okada, y aplica llaves al cuello, incluyendo una con la ayuda de las vallas metálicas. Luego intenta matar a su rival con una silla, pero el referee consigue frenarle.

Okada tampoco es un santo. NJPW no es muy estricta a la hora de mantener el papel de héroes y villanos en sus luchadores. En realidad, ese estatus depende mucho del contexto. Pero en una lucha frente a Suzuki, uno siempre es el bueno. Okada recibe una gran cantidad de castigo sobre su cuello, y el público está con él. Consigue tener su comeback, y golpear con sus típicos ataques frontales. Incluso conecta una Tombstone Piledriver. Pero cuando va a por la segunda, Suzuki la reversa, y es él quién la la usa.

El dolor en el cuello de Okada aumenta. Cada vez que recibe un candado, con brazos o piernas, o una sleeper, la gente se duele. El dolor está bien vendido. Suzuki busca otra piledriver en varias ocasiones, pero una y otra vez, Okada resiste antes de permitirle usarla. Recibirla sería fatal para él.

Kazuchika consigue sacarse de la nada un RainMaker. No suelta a su rival, aún en el suelo, y aplica un segundo finisher. Por desgracia para él, tarda mucho en cubrir a Suzuki, así que la cuenta no llega a tres.

Después de eso, el villano comienza a darle guantazos. Sus slaps son muy fuertes. Okada le responde con lo mismo, lo que es peor para él, porque enfada al mafioso. Los dos se matan, dándose slaps sin parar, que son claramente reales.

El reloj avanza. Hay varios avisos de que el tiempo límite de 30 minutos se acerca. Estos dos locos siguen matándose a hostia limpia, hasta que el campeón aplica otro RainMaker de la nada. Pero no le da tiempo a intentar la cuenta. De hecho, parecía, durante los últimos minutos, que estaba perdiendo tiempo, para conseguir un empate que podía beneficiarle si ganaba en la lucha final de la liguilla.

La lucha queda empatada, pero en este caso, el final no me parece malo, creo que queda genial así, porque en el modo liguilla, si que puede ser muy útil un empate. Además, de cara al futuro, las fuerzas de los dos wrestlers quedar muy igualadas.

Por lo demás, la lucha me ha encantando, hay pocas cosas que sobren, todo tiene un sentido, y el final, a hostia limpia, con todo el espíritu del mundo, es un gran remate.

Puntuación: ****1/2

domingo, 5 de noviembre de 2017

Tomohiro Ishii vs Yuji Nagata, NJPW G1 Climax 2017 Day 11




Seguimos avanzando por los días de torneo del G1 Climax de este año, 2017. Hay tantas luchas buenas en ese torneo (quizás no tan buenas, para mí, como dicen otros, pero bastante buenas), que es muy difícil elegir las que poner, porque obviamente, por razones de tiempo, no podemos poner 20 combates. Por el camino, me estoy dejando muchos que posiblemente merecerían estar aquí, quizás incluso por encima de los que pongo. Pero, claro, yo, en el primer vistazo a una lucha, no le doy un rating, porque prefiero disfrutarlas en "modo fan", que es la única manera de disfrutarlo. Así, quizás, a la hora de hacer racionalizaciones a posteriori de combates, es posible que los que elija no sean los mejores, sino, tan solo, los que más me apetecía ver de nuevo, por el recuerdo lejano que tengo de ellos.

Me voy a la noche 11, en la que se encuentran Tomohiro Ishii y el legendario Yuji Nagata. No es el main event de la velada, pero está muy bien. Comienzan los tos tipos a darse bien en la cara, y Yuji cae a ringside, doliéndose de la cara. A Ishii no le gusta ese síntoma de debilidad, y le grita y, supongo, insulta. En el ring, sigue increpándole, y le golpea con odio, y con desprecio. Pero todo tiene un límite.

Yuji se enfada y patea a Ishii como un loco. Sus patadas, como casi todo en el combate, son muy stiff. Nagata se lleva un par de buenos golpes en la espalda, hasta que consigue conectar su palanca al brazo de Ishii, y la cámara enfoca sus ojos, en blanco. No obstante, Tomohiro llega a las cuerdas.

Nagata resiste bien los codazos de Ishii, y le pega, él, uno mucho más poderoso, que lo deja tieso. Le sigue golpeando en el suelo, pero Ishii no se rinde. Comienza la fase de todo combate al strong style, en la que los dos contendientes se matan con súplexs, bombas, lariatos y finishers sin parar, sin que uno pueda llevar la cuenta de lo que está pasando. Cualquiera puede ganar, pero es Ishii el que lo hace, después de aplicar cabezazos, Clothesline y Brainbuster.

Puntuación: ***3/4

viernes, 3 de noviembre de 2017

Tiger Mask II vs Bret Hart, WWF/NJPW/AJPW Summit 1990




En verano, revisamos 5 grandes luchas en la carrera de Mitsuharu Misawa, como parte de un homenaje por el aniversario de su trágico fallecimiento. Quería, como comenté entonces, comentar otro par de combates, en este caso, menos canónicos, esto es, que no formen parte del conjunto de grandes hitos en su carrera. Algo menos convencional, y que nos dé otra perspectiva del personaje.

En 1990, tuvo lugar un gran evento en Japón, en el que participaron 3 empresas: WWF, AJPW y NJPW. Se llamó Summit, y en él, participaron estrellas de los 3 bandos, conformando uno de los mayores carteles jamás vistos en un evento de lucha libre. Solamente hay que ver el listado de wrestler participantes, para saber de lo que estamos hablando. Estaban Hulk Hogan, Mitsuharu Misawa, Jushin Thunder Liger, The Ultimate Warrior, André The Giant, Giant Baba, Kenta Kobashi, Genichiro Tenryu, Jumbo Tsuruta, Randy Savage, Bret Hart, Masa Chono, Stan Hansen o Curt Hennig. Casi nada.

Hogan luchó frente a Hansen en el main event, mientras que Savage se enfrentó a Tenryu. Las combinaciones fueron deliciosas. Por su lado, Misawa, aún como Tiger Mask, tuvo la lucha más larga de la noche, frente al tipo más hábil de la expedición americana: Bret Hart. Y no fue casualidad. Los organizadores sabían en qué momento de la noche colocar una lucha entre wrestlers eminentemente técnicos, para que hicieran su función en la velada.

El combate entre ambos se da, sobre todo, a ras de lona. Tiger ataca el brazo de Hitman, mientras que este, cuando consigue librarse, aplica fuertes headlocks. Las llaves de Misawa no son muy técnicas, pero hace un gran trabajo, desgastando el brazo del canadiense. Este, no obstante, lo usa para aplicar sus candados. No vende mucho el dolor por el momento, pero sí que se le ve más desgastado al final de la contienda. 

El público estudia la lucha, consciente de que se encuentra ante luchadores con clase. Pero Hart se encarga de animar el ambiente, fingiendo una lesión en la rodilla, para atacar impunemente a Tiger Mask con un clothesline. Estos actos por parte del candiense encienden a los espectadores, que ahora sí, ven la lucha con mucha más pasión. 

Misawa sigue atacando el brazo de Hart. Después de un vuelo a ringside, Bret empieza a dolerse, aunque consigue poner a dormir al japonés, que está a punto de caer en los brazos de Morfeo. Sin embargo, consigue permanecer insomne. En los últimos minutos, tenemos un enfrentamiento con mucha igualdad, hasta que suena la campana, que anuncia el fin de la lucha, que tenía un límite de 20 minutos.

La verdad es que el combate está muy bien, y va mejorando. Es una lástima que no haya ganador, aunque jugaba ese rol en el cartel: mostrar a los luchadores más hábiles a nivel técnico, luchar en igualdad son conseguir discernir quién es mejor. Pero un buen final hubiera convertido a un buen combate en un gran combate.

Puntuación: ***3/4

domingo, 15 de octubre de 2017

Michael Elgin vs Kenny Omega, NJPW G1 Climax 2017 Night 8




Saltamos a la noche 8 del torneo G1 Climax de 2017. En el main event, se encuentran Kenny Omega y Michel Elgin, dos tipos que se conocen bien. En el G1 Special USA, se vieron las caras con el título de USA en juego. Aunque esa lucha fue casi tan admirada, en general, como la de ahora, a mí me pareció de un nivel claramente inferior. Aquí hay un ambiente y una psicología de guerra mucho mayores. Ya sé que la diferencia a la hora de evaluarlas está basada en lo intangible, pero eso es algo primordial en una modalidad tan relacionada con la energía como es el wrestling.

Elgin, como en su lucha frente a Okada, comienza en ringside, haciendo un Súplex demoledor para la espalda de Omega. Pero este frena su embestida, con una potente superkick.

Tenemos bastantes minutos de pelea sin cabeza, y a medida que pasa el tiempo, va subiendo el nivel, y la tensión. Elgin utiliza buenos ataques frontales, y potentes golpes a la espalda, mientras Omega destroza la cabeza de su rival, con patadas, rodillazos, y ataques aéreos. El enfrentamiento se va convirtiendo en una auténtica guerra. Sorprendentemente para mí, Michael itera 4 ataques fuertes seguidos, y se lleva un punto vital para sus opciones en el torneo. Buena batalla.

Puntuación: ****

sábado, 14 de octubre de 2017

Kazuchika Okada vs Michael Elgin, NJPW G1 Climax 27 Night 4




Entramos ya en la noche 4 del G1 Climax de 2017. En el main event, se encuentran el campeón de peso completo IWGP, Kazuchika Okada, y el canadiense Michael Elgin. Nada malo puede salir de aquí.

Tenía bastante fe en este combate, y no me ha defraudado. Elgin comienza muy bien, aplicando Body Slams en ringside a su rival, que vende muy bien el dolor en la espalda. A partir de ahí, el occidental aplica muy buenos ataques zonales.

Es interesante que a esas alturas del siglo 21, un ataque tan básico como el Body Slam juegue un papel tan importante. Eso es luchar sin complejos. Pero ya en el ring, Elgin utiliza todo tipo de Súplexs y bombas para seguir golpeando en la espalda de Okada.

El campeón pone en práctica sus ataques frontales. tenemos buenos intercambios de codazos y golpetazos, y muy buenos ataques en la espalda por parte de Michael. Okada busca el RainMaker, pero en su lugar, se come dos clotheslines de su rival, seguidos de una Power Bomb potentísima. Okada está acostumbrado a las grandes batallas, así que consigue salir con vida.

Elgin vuelve a la carga, usa un Súperplex demoledor, y se pone cerca de la victoria. Nueva bomba, pero Okada es un super guerrero, y sobrevive una vez más. Se libra del siguiente slam, y conecta el RainMaker. No suelta la mano de Elgin, lo levanta, y suelta por segunda vez su finisher. Elgin intenta contrarrestar su potencia, pero recibe un tombstone, seguido de otro poderoso Rainmaker. El campeón se lleva la victoria.

La lucha es muy buena y Elgin hace un trabajo genial. Okada, con el aura de campeón invencible, lo resiste todo, lo que tiene lógica, por las luchas que le hemos visto durante los últimos años. Muy buen trabajo.

Puntuación: ****1/2   

sábado, 30 de septiembre de 2017

Kota Ibushi vs Zack Sabre Jr, NJPW G1 Climax 27 Night 3




La noche 3 del G1 Climax de 2017 volvió a tener un nivel bastante alto. Creo que, de esa noche, revisaré dos luchas, empezando por la que mantuvieron Kota Ibushi y Zack Sabre Jr.

Esta lucha es la final que todos queríamos ver en el CWC de WWE. Ibushi y Sabre eran los grandes favoritos para ganar ese torneo. Pero ninguno de los dos firmó para quedarse en WWE, en la división crucero, así que no se les podía poner en la final: luchadores de la empresa debían tener ese privilegio. Así, los dos perdieron en semifinales.

Pero en el G1 de NJPW pueden enfrentarse como luchadores de peso completo. Esto no es una final, ni siquiera es el main event de la noche, así que no tiene la intensidad a la que se podría llegar en otro contexto. Pero sigue siendo genial.

Zack Sabre Jr tiene una habilidad infinita. Está haciendo un año muy bueno. Ibushi se ve totalmente anulado por él, no consigue hacer ninguno de sus grandes movimientos aéreos. Y es que, toda la lucha está compuesta por llaves del británico, y reversals de los ataques del japonés. Cada vez que este intenta algo, Sabre lo agarra y lo transforma en un movimiento nuevo.

Los dos luchadores se dan buenos golpes en la cara también. Tienen una pataleta, y nunca mejor dicho, porque se enfadan, y empiezan a darse patadas muy stiff en el suelo, para después, darse buenos codazos. Cuando se calman, Sabre vuelve a tomar el control con sus llaves, hasta que Ibushi convierte una palanca al brazo en una tremenda Power Bomb que le da la victoria.

La lucha está bastante bien, sobre todo por parte de Sabre. La victoria de Ibushi parece muy poco merecida. 

Puntuación: ***3/4

jueves, 28 de septiembre de 2017

Kenny Omega vs Minoru Suzuki, NJPW G1 Climax 2017 Night 2




Después de un buen comienzo en la noche 1 del G1 Climax 27, tuvimos una noche 2 mucho más sosegada. El main event, no obstante, fue bastante destacable. El lider del Bullet Club, Kenny Omega, se enfrentó al lider del Suzuki Gun, el intimidante Minoru Suzuki.

Kenny se tiene que poner serio en este combate. A suzuki no le van las tonterías. Después de un breve escarceo, el japonés encaja la pierna de su rival entre las vallas protectoras. ataca y destroza su rodilla, con llaveo de todo tipo y de todos los colores.

Suzuki demuestra una buena capacidad técnica, mientras que Omega lo vende bien... A veces. Aunque se toca la rodilla, la mayoría de sus golpes los hace correctamente. Y comienza a dar rodillazos.

Suzuki usa al referee como escudo, y los dos quedan KO. Esto lo aprovechan los miembros del Suzuki Gun para atacar al rubio, hasta que viene el enorme Bad Luck Fale y acaba con todos. Kenny vuela sobre ellos desde el esquinero hasta una zona del público, de una forma espectacular, como si tuviera la pierna perfecta.

Pero a su regreso, Suzuki sigue atacándole ahí. Reversa un One Winged Angel, y lo convierte en Ankle Lock. Después, empieza a aplicar dormilonas para dejar a su rival KO. Pero Omega vuelve a conectar varios rodillazos. Finalmente, el miembro del Bullet Club utiliza el One Winged Angel, esta vez correctamente, para llevarse la primera victoria en la competición.

Una lucha bastante buena, aunque creo que podría haber sido mejor.

Puntuación: ***3/4