Mostrando entradas con la etiqueta cesaro y sheamus. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta cesaro y sheamus. Mostrar todas las entradas

viernes, 27 de octubre de 2017

Kurt Angle y The Shield vs The Miz, Braun Strowman, Kane y The Bar, WWE TLC 2017



Así, casi por sorpresa, ha ocurrido algo que llevábamos esperando mucho tiempo: el regreso de Kurt Angle a un ring de WWE. Ha pasado por accidente, pero ha pasado. Estudiemos las circunstancias.

TLC se presentó como un evento exclusivo de Raw, esta vez, sin Brock Lesnar ni John Cena. No estaba el título de la WWE en juego, así que hubo que preparar algo especial para poder vender entradas y suscripciones a la WWE Network. Para eso, la empresa se sacó de la manga el regreso de The Shield.

Seth Rollins y Dean Ambrose ya estaban haciendo pareja desde hace un tiempo. No había planes de ponerlos cerca del título mundial, así que se les juntó para una rivalidad frente a Sheamus y Cesaro que está siendo muy buena. Los dos integrantes de The Shield se llevaron las correas de campeones en parejas de Raw, al mismo tiempo que Roman Reigns vencía a John Cena y se consolidaba como la gran estrella de WWE en esta época.

Para tener un gran main event en TLC, WWE decidió unir de nuevo a la mítica tercia, que haría equipo para enfrentarse a The Bar, y a The Miz, apoyados, en última instancia, por el poderoso Braun Strowman. Yo no entendía muy bien la necesidad de convertir esto en un handicap match, ya que un 3 vs 3 ya estaba bien. Pero algo había que hacer con el gigante, y la verdad es que no me quejo: nunca sobra.

La primera gran sorpresa se dio en el programa de Monday Night Raw previo al PPV. Durante una lucha en jaula entre Strowman y Roman Reigns, apareció Kane, desde debajo del ring. El enmascarado castigó a Roman, con ChokeSlam y Tombstone, para que Strowman pudiera rematarle con su Running Power Slam. The Miz anunció que Kane sería el quinto miembro de su equipo en el Tables Ladder and Chairs que ocurriría el domingo siguiente.

Esta entrada de Kane era un poco rara. Quizás se habían vendido pocas entradas para el evento, y la presencia el monstruo rojo le daba visibilidad. Si alguien duda de ello, solo hay que ver el número de visitas que tiene el vídeo de su regreso en Raw: unos 4 millones. Hay que tener en cuenta que no había puesto un pie en un ring en todo un año, ni siquiera en Royal Rumble o en WrestleMania. El tipo está muy centrado en su carrera política.

Hay que darle un aplauso a un lcuhador como ese, que con 50 años, todavía está haciendo cosas interesantes. Nunca ha sido el mejor wrestler, pero, mientras unos consiguen tener una gran carrera a base de talento, otros tienen otras virtudes: esfuerzo, resistencia, lealtad... Kane los tiene todos. Todavía se mantienen bien físicamente, y en la lucha de TLC, tiene un papel muy protagonista.

Pero en WWE había un brote de alguna enfermedad rara. Varicela, creo que era. Algunos luchadores se quedaron fuera del evento, entre ellos Bray Wyatt, que debía tener su combate definitivo ante Finn Balor, poniendo piel, por fin, a la sister Abigail. Y Roman Reigns también cayó. WWE se encontró en una situación crítica, y tuvo que tirar de... Kurt Angle.

Kurt Angle se fue de WWE en 2006, al no poder soportar por más tiempo el calendario agotador de la empresa. Necesitaba vivir de otra manera. Así, se fue, y debutó en TNA poco después, compañía en la que tuvo, también, una buena carrera. Durante mucho tiempo, no quiso volver a WWE, para no volver a sufrir con ese agotador calendario. Ahora, su problema es el contrario.

Debutó justo después de WrestleMania, y se convirtió en el General Manager de Raw. Estaba deseando luchar, pero Vince no le dio el visto bueno. Si en su día, estaba cansado de pelear más de la cuenta, ahora, 11 años después, no tenía la oportundida de hacerlo nunca. Pero en realidad, lo único que ocurría es que Vince se lo estaba guardando para una mejor ocasión, para sacarle rendimiento a ese retorno. Ya que se quedó sin la vuelta de The Shield para TLC, tuvo que improvisar, y utilizar a Kurt Angle para que la gente no saliera muy aburrida de la arena.

Kevin Owens también se puso enfermo en Smackdown, al mismo tiempo que AJ Styles tenía que dejar la expedición azul para aparecer en TLC y luchar contra Balor, en lugar de Wyatt. Por eso, Triple H tuvo que vestirse de corto ese fin de semana, y luchar en un House Show de Smackdown. La vieja escuela salió al rescate de WWE en un momento de necesidad. En el caso de Kurt Angle, el luchador debutó después de 11 años y medio fuera de WWE, pero hay que tener en cuenta que nunca se ha retirado. En marzo, luchó frente a Alberto El Patrón en WCPW. Eso significa que Kane lleva más tiempo sin luchar que él, así que no hay que dudar mucho de sus capacidades. 

Los 5 malvados llegan al ring primero, mientras que los buenos lo hacen en segunda instancia, desde las gradas, con la música de The Shield. Angle viste de negro, como sus camaradas. Por ahora, no escucharemos su música, no podremos corear eso de "You Suck".

Tenemos una batalla muy larga, con mucha historia. De hecho, es puro storytelling. Lucha no hay mucha, pero sí que se cuentan montones de cosas. Los buenos entran como motos. Ambrose y Rollins están por todo lados, parece que pueden con todo el mundo, mientras Angle se mantiene en segundo plano. Los dos miembros de The Shield vuelan sobre Kane y Strowman, destrozándo a los dos monstruos sobre las mesas de comentaristas.

Pero los malos atacan con sillas. Torturan a Angle, como si fuera un viejo jubilado. Pero le habían subestimado. Comienza a pegar súplexs sin parar, quitándose de encima, así, a sus tres rivales. Kane resucita justo en ese instante, pero recibe el Ankle Lock del Hall of Famer.

Strowman aprovecha que Angle está ocupado, para atacarle a traición. Aplica un poderoso Running Power Slam sobre una mesa, dejándolo medio muerto. Los oficiales de WWE tienen que llevarse al General Manager de Raw en camilla, con lo que Rollins y Ambrose se quedan solos ante 5 bestias.

El equipo de villanos ataca sin cesar a los dos buenos. Se ríen, se burlan de ellos. The Miz hace un gran papel, como jefe bocazas y odioso del grupo. Prácticamente no hay ninguna oportunidad de que Ambrose y Rollins ganen. Pero algo pasa, que tendrá repercusiones importantes: Kane se equivoca, y golpea con una silla a Braun Strowman. Este, le empuja, tirándolo al suelo como si fuera un muñeco. Los compañeros consiguen calmar a los dos gigantes... al menos, por ahora.

Los villanos deciden tirar a la basura a The Shield. Literalmente. Llega un camión de la basura, y los dos guerreros son lanzados en su interior. Pero se rehacen, y vuelan sobre sus rivales. Estos tardan poco en volver a tener ventaja, pero, entonces, tiene lugar la traición definitiva de Kane. Ataca a Strowman, aplica un ChokeSlam, lanzándolo desde la rampa, y le tira todo el decorado de sillas colgantes encima. No obstante, Strowman es sobrehumano, y vuelve a la carga tras pocos minutos. El resto de los compañeros de los monstruos intentan detenerlo, pero este les ataca. Entre todos, consiguen dominarlo, y lo echan en el camión de la basura, que se lo lleva.

Las posibilidades de victoria del equipo técnico aumentan muchísimo gracias a esto. Encima, Angle vuelve, ahora sí con su tema clásico de entrada, y aplica Olimpic Slam sobre Sheamus y Cesaro. Rollins y Ambrose le quitan a Kane de encima, aplicando una doble lanza contra las barricadas. The Miz aplica Skull Crushing Finale, pero Angle sobrevive. El bocazas no se rinde con el Ankle Lock, pero los tres miembros de esta versión de The Shield le acosan, y y le aplican una triple Power Bomb para terminar con el combate.

Una batalla made in WWE, en la que todo es storytelling, muy entretenida, y con mucho sentido.

Puntuación: ****

domingo, 1 de octubre de 2017

The Bar vs The Shield, WWE No Mercy 2017




Nor Mercy 2017 se presentaba como un evento muy interesante, con dos luchas propias de un WrestleMania: Roman Reigns vs John Cena; y Brock Lesnar vs Braun Strowman. Aunque parece ser que a nadie le han gustado esos combates, yo los comentaré de todas maneras, porque son importantes.

Pero primero, veré una lucha tag que se ha llevado los elogios de todo el mundo. Y es que, en los últimos PPVs de WWE, los equipos han rendido a muy buen nivel. Han soportado buena parte del peso de los eventos, en cuanto a calidad. En concreto, la pareja que forman Sheamus y Cesaro mola muchísimo.

Son dos tipos altos, musculosos y fuertes. Pero también son muy hábiles en el ring, y tienen mucho carisma luchando. Forman una pareja de rudos europeos violentos, que se meten en peleas de bar muy a menudo. Y encima, trabajan en equipo muy bien. Componen una pareja como las de antes, y, aunque tienen calidad como para ser main eventers a nivel individual, es bueno tenerlos cumpliendo esta misión.

En No Mercy, The Bar se enfrenta a The Shield. Y es que, Ambrose y Rollins se han alejado un poco de los main events, y cuando WWE no sabe qué hacer con dos luchadores, los junta. Así, tenemos una recreación del equipo que tantas alegrías nos dio hace unos años, y al ponerlos frente a los europeos, el resultado ha sido tan bueno o mejor como el de antaño.

La lucha comienza muy bien, con Cesaro estampando a Ambrose contra las escaleras metálicas. Le hace mucho daño en el brazo, y en los minutos posteriores, el lunático recibe mucho castigo ahí. Dean lo vende bien, y lo mantiene durante todo el combate. En todo momento, se agarra el brazo, como si se le hubiera salido el hombro. Buen trabajo.

Dean consigue quitarse de encima a Cesaro mandándolo contra el esquinero con una resortera. Pero Cesaro vuela hasta el poste de la parte de fuera, y se parte los dientes. Sangra, y se queda sin paletas, mientras Seth Rollins entra como una bala, atacando a ambos rivales. Pega una superkick en la cara a Cesaro, y en ese momento, todo el mundo comprueba el estado en el que está.

Seguramente este evento durante la lucha ha provocado que los ratings aumenten más de la cuenta. Pero sigue siendo una gran lucha. The Bar domina en todo momento, con ataques muy stiff, y buenos movimientos en equipo. Aplican varios golpes geniales, que deberían haber acabado con la lucha, pero Ambrose y Rollins sobreviven a todo. Tanto es así, que Sheamus y Cesaro acaban muy enfadados con el referee. ¡Cuenta más rápido!

Sheamus ataca a Dean Ambrose con el White Noise, mientras Cesaro, desde el esquinero, lanza encima del lunático a Rollins con una Power Bomb. El ataque en conjunto es impresionante, pero Ambrose sobrevive. Los malos no se lo creen, pero continúan atacando.

Cesaro obliga a Rollins a mirar, mientras Sheamus acaba con su amigo. Pero la Brogue Kick del irlandés falla, y golpea al suizo, lo que aprovechan los Shield para golpear. Primero, Rollins pega un rodillazo en la cara de Sheamus, que al girarse, encaja el Dirty Deeds. Victoria para los Shield, en una muy buena lucha.

Puntuación: ***3/4

domingo, 16 de julio de 2017

The Hardy Boyz vs Sheamus y Cesaro, WWE Great Balls of Fire 2017



Me parece bastante increíble ver a los hermanos Hardy venir a WWE en pleno 2017 a... luchar. A luchar, no como leyendas, no como grandes estrellas, sino a matarse todas las semanas, y a disputar los títulos en parejas. Y es que, pensaba que sus carreras, básicamente, habían acabado hace mucho tiempo.

Jeff Hardy abandonó WWE en 2009, Después de convertirse, definitivamente, en main eventer. Pero el horario inflexible de la empresa, y su política antidrogas, no combinaban bien con su forma de vida. Al año siguiente, después de perderse en el mid-card, y tras varias peleas con la WWE, también su hermano Matt consiguió irse.

Los dos estaban muy tocados, y pensaron que serían más felices dejando WWE. Pero la cosa fue de mal en peor. Sin normas, se metieron en problemas mayores con las drogas, la bebida, problemas con la ley, accidentes de tráfico, problemas de sobrepeso... Pero hay quien dice que lo malo del vicio es quedarse corto. Los Hardy tocaron fondo, y eso se vio en la lucha entre Jeff y Sting en Victory Road 2010. En ese combate, Hardy se presentó borracho, y Sting tuvo que castigarle, derrotándole con un squash. Cuando uno toca fondo, es cuando se da cuenta de que debe cambiar.

Los Hardy acabaron levantando cabeza, y se convirtieron en las grandes estrellas de TNA, liderando a esa empresa en la peor época de su existencia. Incluso en ese momento, Matt sacó algo grande, creando el Broken Universe, y montando una de las grandes storylines de los últimos años en el mundo del wrestling.

En 2017, Los Hardy abandonaron Impact Wrestling, y ficharon por WWE, previo paso por Ring of Honor. Pero TNA se quedó con los derechos del Broken Universe, y los Hardy todavía no han conseguido comprarselos, aunque parece que eso ocurrirá más tarde que pronto. Matt y Jeff volvieron a la empresa de Vince McMahon en WrestleMania 33, y se convirtieron en campeones por parejas.

Y, aunque Matt hace algunos gestos de su nuevo personaje, no puede, por ahora, explicitar su personalidad broken. Así, en los primeros meses de los Hardy en la empresa, Han luchado como miembros más del roster de RAW, sin que sus inmensas carreras llamen demasiado la atención. Su rivalidades son bastante normalitas, porque ya sabemos que WWE tampoco tiene guionistas que merezcan tal nombre. No obstante, es probable que, cuando consigan recuperar los derechos sobre el broken universe, monten alguna historia interesante.

Jeff y Matt perdieron los títulos en parejas frente al equipo formado por Sheamus y Cesaro, dos tipos muy fuertes, que han hecho, recientemente, un turn-heel, convirtiéndose en una pareja muy poderosa. En el evento Great Balls of Fire, tenemos la revancha entre estas dos formidables parejas, en un 30 minutos Iron Man Match.

He dicho antes que no esperaba ver a Los Hardy venir a luchar a WWE, y realmente luchan, y lo hacen al estilo vieja escuela. Pasaron a la historia por su combates con escaleras, y en TNA, por su Broken Universe. Aquí vemos una lucha tag team muy clásica, algo no muy habitual en esta pareja. Y lo hacen muy bien.

Pero sobre todo, lo hacen bien Sheamus y Cesaro, que dominan la mayor parte del combate, con trampas, con golpes fuertes, y con perdidas de tiempo. Y es que, empiezan ganando desde el principio, cuando, al comenzar la lucha, Sheamus aplica un Brogue Kick a Matt, pillándole por sorpresa.

Con un movimiento en equipo, los rudos ponen el 2-0 en el marcador, y se dedican a hacer trampas y a perder tiempo para mantener su ventaja. Pero los buenos consiguen pegar un buen comeback, y cubren a Cesaro, vía Twist of Fate. Pero el 3 - 1 llega cuando los malos consiguen forzar el count-out de Matt.

La lucha, como digo, es de vieja escuela. No hay prisas, no hay desorden, tenemos 30 minutos por delante de unos malos usando una psicología de wrestling clásico muy buena, y unos buenos usando el gran apoyo del público para conseguir reponerse.  Con una jugada muy habilidosa, Jeff consigue embolsar a Cesaro en una posición de la que no puede escapar de ninguna manera, consiguiendo, así, un punto para su equipo. Posteriormente, intenta un montón de conteos rápidos para empatar, que ponen al público a 100, a falta de 5 minutos para el final. Cesaro consigue evitar la cuenta de forma polémica, porque parecía que esta había llegado a 3, después de que Matt conectara un Moonsault sobre Sheamus, pero el mayor de los Hardy consigue el punto igualmente, con un Twist of Fate desde el top rope. La cosa queda empatada a falta de 3 minutos, y está extremadamente interesante.

Doble vuelo de los hermanos sobre Sheamus, sin que la cuenta llegue a tres, aunque Matt se abre una ceja, y comienza a sangrar sin parar. El último minuto es de locura. Jeff conecta Swanton Bomb, Pero es Cesaro el que estaba activo, y no el que la recibió, Sheamus, así que el Suizo hace el conteo sobre Hardy, poniendose por delante. Quedan segundos, Jeff persigue a Cesaro, aplica de nuevo su finisher, pero el tiempo se acaba. Los Hardy pierden, y el público se lleva las manos a la cabeza muy decepcionado.

Gran lucha, old school.

Puntuación: ****

miércoles, 5 de abril de 2017

The Hardy Boyz vs Luke Gallows y Karl Anderson vs Cesaro y Sheamus vs Enzo Amore y Big Cass




Para WrestleMania 33, teníamos programada una triple amenaza por los campeonatos mundiales en pareja de Raw, mientras que los de Smackdown se quedaron en la Battle Royal. En realidad, parecía un combate que podía ocurrir, fácilmente, en el preshow, lo que no creo que hubiera sido especialmente malo, porque pienso que no hay diferencia práctica entre el preshow y el PPV posterior, y no entiendo a la gente que se escandaliza porque una lucha acabe ahí (sobre todo si es Baron Corbin vs Dean Ambrose, que jamás puede ser buena). Pero, para esta Ladder, había algo especial reservado.

Para mí, la aparición de los Hardy para participar en la batalla sí que fue una gran sorpresa. Aunque había habido algún rumor sobre ello, los rumores sobre regresos en WrestleMania siempre se quedan en nada, porque todos los billetes están vendidos ya, y porque para las storylines viene mejor empezar a partir del Raw siguiente. Además. los míticos hermanos habían tenido una gran batalla la noche anterior en Ring of Honor, y eso sí que es extremadamente novedoso: que dos luchadores que ha peleado en otra empresa 24 horas antes, luchen en WWE, sin pruebas médicas ni nada de por medio. Es algo muy raro. 

Yo ni lo tenía en mente. Por eso, cuando New Day aparecieron para anunciar que otra pareja se uniría a la fiesta, yo caí en la trampa, y pensé que se referían a ellos mismos, que eran los hosts del show, e iban vestidos con ropa de Final Fantasy XIV. Cuando vacilaron un poco, me di cuenta de que se referían a otro equipo, y después de cavilar, pensé en los Hardy, justo antes de que sonara el tema musical de Jeff. Tuvimos entonces una gran reacción del pasivo público de WrestleMania.

Ya veremos si los Hardy llegan a usar los personajes del Universo Broken. En principio, no lo han hecho, pero tampoco han sido muy explícitos a la hora de hablar. Quizás, cuando los problemas legales con TNA se acaben, alguna storyline los lleve a transformarse. Y es que, como muchos sabrán, Impact Wrestling reclama el derecho intelectual sobre los personajes Broken de Matt y Jeff, y hay un lío ahí montado. No creo, en cualquier caso, que una empresa pueda impedir a trabajadores hacer su trabajo, más allá de usar nombres o logotipos, que es lo que se puede registrar.

Los Hardy aparecen en WrestleMania, y comienza la batalla con escaleras, bastante entretenida. Big Cass pega Big Boot a todo el mundo, y la pareja de Sheamus y Cesaro tienen algunos momentos muy buenos, como aquel en el que Cesaro está aplicando su ruleta, al mismo tiempo que Sheamus pega sus puñetazos en el pecho. Hay muchos golpes con escaleras, y algunos vuelos.

Matt Hardy consigue aplicar un doble Twist of Fate sobre los campeones, Gallows y Anderson, uno de ellos desde la escalera. Por su parte, Jeff ejecuta un nuevo salto suicida desde una escalera sobre Cesaro y Sheamus, que estaban sobre otra. De esta manera, los Hardy se quedan sin rivales, y Matt consigue agarrar las correas, para convertirse, después de mucho tiempo, en campeones en parejas de WWE (o en este caso, de Raw).

Puntuación: ***1/2